2278463_500.jpg

Empresas & Mercados

SEC tilda a Chang de "despilfarrador" y lo investiga por tres delitos

PULSO 20/05/2016

El persecutor de Estados Unidos indaga al dueño y fundador del Grupo Arcano por violación a dos leyes de valores y una de intercambio.

Son tres los delitos financieros que investiga la Securities and Exchange Commission (SEC) –símil de la SVS en Chile- de Estados Unidos contra Alberto Chang, el dueño y fundador del Grupo Arcano.

Según consigna La Tercera, la SEC dice tener pruebas contra el empresario que afirman que Chang consiguió captar millonarias sumas de dinero de inversionistas estadounidenses.

“La SEC tiene pruebas de que Chang transfirió más de US$ 7,5 millones del dinero de los inversores a sus propias cuentas bancarias personales, incluyendo su cuenta bancaria en JP Morgan, y gastó gran parte de este dinero en viajes, restaurantes y alojamiento”, sostuvo el regulador.

Esta declaración se da en el marco de una respuesta hecha por el organismo al juez que analizó la moción que presentó Chang para que el regulador de Valores no pueda acceder a sus cuentas en el banco JPMorgan. No obstante, la moción fue rechazada este miércoles.

Las platas captadas en EEUU por el empresario que se encuentra en Malta alcanzarían los US$4 millones, de acuerdo a la SEC.

Según lo que han indicado hasta ahora, el organismo regulador indaga a Chang por tres delitos:  por violar la Sección 5 de la Securities Act (Ley de Valores) de 1933 -que obliga a registrar los valores que se ofrecen ante la SEC-, por haber vendido valores violando la Sección 17 (a) de esa misma ley, y por presuntamente haber violando la Securities Exchange Act de 1934 (Ley de Intercambio) en cuanto a la prohibición de usar dispositivos, sistemas o artificios para defraudar.

“Despilfarrador”

El regulador de Valores de EEUU tilda a Chang como “despilfarrador” de dineros que no eran suyos: “La SEC tiene pruebas de que Chang despilfarró gran parte de este dinero en artículos tales como restaurantes, alojamiento y viajes, incluyendo al menos US$ 1.800.000 en el arrendamiento de un avión Gulfstream G450 para su uso”, relata el informe que presentó ante la Corte.