1963593_500.JPG

Santander emitirá bonos por US$60.000 millones en dos años

Cinco Días

El banco comienza a adaptarse a la normativa de absorción de pérdidas para bancos sistémicos.

Banco Santander ha comenzado a diseñar la estrategia con la que adaptarse a los nuevos requisitos regulatorios que comenzarán a aplicarse de forma gradual a partir de enero de 2019 y por los que las entidades deberán contar con un nuevo colchón de deuda capaz de absorber pérdidas. Esta nueva regulación, conocida como TLAC por sus siglas en inglés, sigue la filosofía por la que los bancos deben ser capaces de rescatarse a sí mismos y si bien aún está en fase de que quede aprobada de forma definitiva, y que deberá ser de aplicación general para la banca sistémica, Santander ha decidido empezar anticiparse a su entrada en vigor.

En una presentación remitida a la CNMV, la entidad explica que este año y el próximo concentrará su plan de financiación en la emisión de deuda que cumpla los requerimientos TLAC, también con el fin de optimizar el coste de capital. Así, la adaptación a esta nueva normativa exige la emisión de una nueva clase de deuda senior no-preferente que en escenarios de resolución o insolvencia se situaría por debajo de la deuda senior, pero por delante del capital y de instrumentos subordinados, según explica el banco. De este modo, en caso de insolvencia, los tenedores de deuda TLAC tendrían que acudir al rescate de la entidad y convertir estos activos en acciones, por detrás de los tenedores de deuda subordinada. El conjunto de la nueva deuda senior no-preferente, de la deuda senior y de los híbridos (conocidos como cocos) servirá para absorber pérdidas y convertirse en capital en caso de problemas de solvencia. 

Santander avanza que este año emitirá un total de entre US$25.250 y US$36.700 millones  de los que entre US$16.800 y US$21.400 millones corresponderán ya a deuda senior no-preferente, según el criterio TLAC, y que en su mayoría serán lanzados por la filial española, con entre US$12.620 y US$14.700 millones. El grupo financiero también recuerda en la presentación que sus filiales son autónomas e independientes en cuanto a capital y liquidez.  Las filiales británicas y estadounidenses emitirán este año entre US$2.100 y US$32000 millones en el nuevo tipo de deuda elegible para TLAC cada una. 

Para 2018, la previsión, que está sujeta a cambios, es que el grupo emita deuda por un total de entre 19.000 y US$26.300 millones , de los que entre US$12.600 y US$13.600 millones corresponden a bonos según el nuevo requisito TLAC, también emitidos en su mayoría por la filial española. El grupo también prevé emitir en 2017 y 2018 deuda senior y cocos, aunque en mucha menor cuantía.