volvo transantiago

RxM

Volvo espera incorporar 2.000 buses al Transantiago

Efraín Moraga 19/10/2017

Una vez que se realice la licitación del sistema de transporte público capitalino, la firma sueca apunta a instalar un plan que permita coordinar en tiempo real las máquinas que transitan en la ciudad. Además, adelantaron que los operadores se han mostrado más interesados en realizar leasing que atenerse a las alternativas de financiamiento ofrecidas por bancos internacionales.

La nueva licitación del Transantiago ha despertado el interés de múltiples fabricantes de buses para participar del proceso. Volvo es uno de ellos. En la actualidad, la firma sueca mantiene más de 2.800 buses en el sistema, poco más del 50% de las máquinas que transitan por las calles de la capital.

A pesar de que el proceso de licitación aún no se inicia -dado que las bases volvieron a ingresar a la Contraloría-, Volvo ya prepara su propuesta a los operadores que participarán de esta instancia.

“Pensamos que el sistema está en una posición que tiene ventajas y desventajas. Es necesario que Transantiago vaya al siguiente nivel, en beneficio de los usuarios y todos los demás. Queremos ayudar a lograr esos objetivos”, señala Häkan Agnevall, presidente de Volvo Buses a nivel global.

En esa línea, Volvo no sólo ofrece las máquinas para operar el Transantiago, sino que su oferta consiste en un sistema tecnológico integral de transporte.

“La conectividad es tener el GPS y la telemática del vehículo, no se trata sólo de extraer los datos. Esta consiste en usar la información de manera de mejorar la operación y la experiencia del usuario”, manifiesta Agnevall.

Por ejemplo, los buses de la marca se pueden programar para transitar a una velocidad segura en sectores de escuelas u hospitales. Esto gracias a la tecnología Gestión de Zona. “Con Google Maps, nosotros podemos definir una zona donde la velocidad máxima sea de 40 km/h. Esa información se entrega de forma remota al bus y aunque el conductor intente aumentar la velocidad, no podrá”, explica.

En Brasil, los buses del transporte público se pueden rastrear a través de una aplicación móvil, lo que le permite a los usuarios saber en todo momento dónde está la máquina de su reccorrido. Esta es una de las tecnologías que la marca desea incorporar en el Transantiago.

En cuanto a motorización, la oferta de Volvo es variada. Tienen buses diésel, que cumplen con la norma Euro VI, vehículos eléctricos y también unidades híbridas.

Este es un aspecto que Volvo destaca, puesto que es de interés de los operadores que los buses que ofrezcan en el proceso de licitación tengan características sostenibles, además de incluir tecnologías como aire acondicionado y Wifi. Estos son aspectos darán puntos ante la entidad evaluadora cuando ocurra la licitación.

“Nuestra oferta al Transantiago tiene un pilar, que es el bus y otro que es el servicio de posventa, además de un tercer elemento que es la conectividad y, finalmente, el financiamiento para poder hacer funcionar todo el sistema”, sostiene.

Financiamiento

La oferta de Volvo para entrar al sistema también considera alternativas de financiamiento para los operadores, de manera que estos puedan soportar la carga de unidades requeridadas para el Transantiago.

“Sabemos que el financiamiento es una parte muy importante, puesto que entre más competitiva sea, mejor es el sistema”, dice el representante de la marca sueca.

Así, Volvo ofrece a los operadores el acceso a sus unidades gracias a una mezcla de créditos de bancos internacionales, financiamiento directo y la posibilidad de arrendar sus buses.

Desde Volvo comentaron que los operadores que esperan postular a este nuevo proceso de licitación del Transantiago, se han interesado en la modalidad de leasing.

“Creemos que el paquete total de buses que integraremos al Transantiago estará entre los 1.500 y 2.000 buses. Nosotros tenemos la estructura necesaria para tomar todos los pedidos del sistema”, indica Agnevall.

El ejecutivo manifiesta que la apuesta que están realizando en Chile también se ha visto reflejada en otros países de la región.

“En Bogotá tenemos más del 60% participación del mercado y va a haber una renovación el próximo año. Además, estamos en Guatemala, Quito y operamos unos 1.400 buses en Panamá. También hay proyectos en Paraguay y Argentina. Somos líderes en Latinoamérica”, dice Agnevall.