Empresas & Mercados

Rodríguez & Asociados recibió inversiones hasta el mismo día en que se autodenunció ante Fiscalía

Bárbara Sifón A. 03/06/2016

Al menos un cheque por más de $50 millones fue recibido por la firma el lunes en que los socios acudieron al Ministerio Público.

Más de una semana sin pagar a sus inversionistas llevaba Rodríguez & Asociados el día en que sus socios, los hermanos Claudio y Carlos Rodríguez Flores, acudieron a las oficinas de la Fiscalía de Las Condes para autodenunciarse por esta situación.

Sin embargo, ese mismo día -en las oficinas que tenía la compañía en Badajoz- los clientes no tenían conocimiento al respecto. De hecho, al menos uno de ellos entregó un cheque y firmó un contrato de inversión por cerca de $50 millones, sin ser informado de la nueva situación de la firma. 

Pero dos meses antes que los hermanos Rodríguez indicaran al Ministerio Público que había cesado  el pago de sus obligaciones financieras luego de que muchos de sus clientes intentaran rescatar sus inversiones tras tomar conocimiento de la investigación sobre AC Inversions, la compañía envió a sus clientes un mail con el objetivo de tranquilizarlos.

“Lamentamos profundamente los hechos que afectan a los clientes de la empresa AC Inversions, quienes ayer (1 de marzo) se enteraron de que habían sido víctimas de una estafa. Por ello, queremos aprovechar esta instancia para compartir contigo las fortalezas que hacen único a Rodríguez Asociados”, se lee en la misiva firmada por Claudio y Carlos Rodríguez. 

El texto destaca que poseen doce años de experiencia “cuidando el capital de nuestros clientes como si fuera nuestro, entregando un servicio serio, comprometido y cercano”.

Por esto mismo, continúa el correo, aseguran que sólo trabajan con instituciones financieras que son fiscalizadas: en Chile, por la SVS y la SBIF y en EEUU por la SEC.

Pese a que destacan que lo anterior es “suficiente para otorgar seguridad, aun así decidimos certificarnos voluntariamente e inscribirnos en la Superintendencia de Valores y Seguros, al igual que las grandes instituciones con las que trabajamos”. 

Aunque efectivamente la administradora de fondos de inversión que posee R&A está inscrita ante el regulador, éste último sólo tiene la facultad de supervigilar la situación del único fondo privado que administraban -tenía seis aportantes- y no todas las inversiones que realizaban.

“Paralelamente, creamos nuestra área de Compliance y nos certificamos voluntariamente bajo la Ley 20.393 contra lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y cohecho; y decidimos ser informantes de la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (Fatca), que nos obliga a requerir a nuestros clientes información tendiente a determinar si son o no contribuyentes de Estados Unidos”, continúa el correo que fue enviado el 2 de marzo a los clientes.

Finalmente, señala que “todo nuestro quehacer apunta hacia una misma línea: Seguridad”.