2240313_500.jpg

Empresas & Mercados

Riesgo país de Argentina se ubica bajo el de Brasil por primera vez en nueve años

P. Breschi - B. Sifón - Agencias 14/01/2016

El indicador llegó ayer a 463 puntos básicos para los títulos argentinos, mientras que el brasileño cerró ayer en 531 puntos.

El riesgo país de Argentina logró ubicarse por debajo de su similar de Brasil por primera vez en nueve años a fines de 2015, de acuerdo con el indicador EMBI elaborado por JPMorgan.

El indicador cerró ayer en 463 puntos básicos para el caso de Argentina, mientras que el brasileño llegó a 531 unidades. Sin embargo, el riesgo país de Argentina comenzó a ubicarse por debajo de Brasil el 10 de diciembre, día en que el ex empresario de centroderecha Mauricio Macri asumió la presidencia en el país vecino.

“El mercado descuenta que Argentina sale del default. El riesgo país está por debajo de Brasil y en línea con los emergentes”, dijo a Reuters el economista Fausto Spotorno.

Representantes argentinos iniciaron ayer el diálogo con un mediador judicial y con fondos de inversión que reclaman el pago de bonos en default, en medio de una batalla legal de más de una década que mantiene al país prácticamente aislado de los mercados de crédito internacional.

Macri, quien asumió la presidencia argentina el 10 de diciembre, dijo el martes que su Gobierno demostrará la intención de solucionar el litigio que mantiene con los llamados “holdouts”.

Un eventual acuerdo entre el país y sus acreedores impagos llevaría tiempo, ya que primero el Gobierno buscará modificar una ley que impide mejorar las condiciones de pago de dos canjes de deuda previos, para lo que deberá esperar a marzo, cuando el Parlamento vuelva a sesionar.

“Los bonos argentinos se mantuvieron firmes en los últimos tiempos porque las encuestas daban ganador a Macri y él se comprometió a solucionar el problema con los ‘holdouts’”, dijo a Reuters un agente de mesa bancaria.

Ayer, el ministro de Finanzas, Alfonso Prat-Gay afirmó en una conferencia de prensa que no se deben esperar soluciones decisivas en la primera reunión que se realizaba ayer en Nueva York, donde un representante argentino abría el diálogo formal con un mediador judicial y acreedores de bonos impagos.

A mediados de 2014, el juez Thomas Griesa de Nueva York prohibió al país pagar vencimientos de su deuda reestructurada en 2005 y 2010 hasta que no pague miles de millones de dólares a un grupo de fondos de inversión que reclaman el pago total de sus bonos.

Desde entonces, el Gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández se negó a negociar con los fondos también llamados “buitres” por muchos argentinos por considerar que buscaban extorsionar al país para obtener ganancias excesivas por bonos que compraron a precios muy bajos tras el enorme default de Argentina en 2001-2002. Macri, un político de centroderecha, ya ha reformado muchas de las políticas intervencionistas de la gestión anterior.

Archivos relacionados