Empresas & Mercados

Ricardo Massú: "Las divisiones han crispado los ánimos de la gente"

Patricio Poblete 03/06/2016

Ricardo Massú vive seis meses en Londres y seis meses en Santiago. Por eso conoce de primera mano lo que está sucediendo en el Reino Unido a propósito del referendo que decidirá si permanece o no en la Unión Europea. Y aunque reconoce que sus negocios “siguen muy bien”, afirma que nunca “me había tocado ver algo tan emocional, ha crispado los ánimos  de la gente”.

El controlador de Tanner Servicios Financieros es un hombre de mercado, por lo que también aborda algunos impactos que podrían darse en un sentido u otro.

¿En qué nota este ambiente más crispado al que hace mención?

-Sin exagerar se ha dividido bastante entre los que quieren quedarse y los que quieren salir. Y eso no está para nada asociado a las tendencias políticas históricas de los laboristas y conservadores. Está dividido en ambos sectores. Quizás en los conservadores hay un porcentaje mayor que quisiese salirse. De los laboristas quizás hay un porcentaje mayor que quisiera quedarse.

¿Cómo se perciben las campañas de diferentes organismos del mundo  favor de la alternativa de quedarse en la UE?

-El Gobierno ha hecho una tremenda campaña y le ha pedido a todos los grupos de influencia habidos y por haber, empezando por el Banco de Inglaterra -cosa que nunca se había hecho antes-, de salir con todo tipo de declaraciones diciendo lo malo que sería para Gran Bretaña salirse de la Unión Europea. Toda esa campaña ha provocado que muchos se sientan muy alarmados y presionados por algunas “mentirillas” que se están diciendo con respecto a los riesgos de salirse. Como por ejemplo, se dice que si gana el Brexit no habrá comercio internacional. Es una exageración. 

El mercado castiga la libra cuando se acerca una opción de salida en las encuestas o apuestas, y se beneficia cuando es lo contrario. Eso ya dice por qué “vota” el mercado…

-Así es, pero también los precios de los bienes raíces han caído por el temor de la salida de la comunidad. Hace dos meses ganaban los que votaban por salir, absolutamente. Pero eso se ha revertido por la inmensa campaña del Gobierno. Particularmente Londres vota mayoritariamente por quedarse, pero los que están en las provincias estarían equiparados y en algunas zonas inclinados a salirse.

¿Cómo lo ve hacia delante si gana la opción de quedarse? ¿Habrá un efecto positivo, reactivador en la economía?

-Se han paralizado las inversiones porque todos están esperando. Hay varias inversiones importantes de conglomerados que han dicho ‘sí, vamos a invertir tal cantidad, pero queremos esperar el voto’. Todo parece indicar que cuando se vote el 23 de junio y se reconfirme la permanencia, se van a activar todos estos proyectos que han estado stand by, porque la gente es bien cauta.

¿Y cuál es su postura frente a esta disyuntiva?

-Pienso que para el Reino Unido sería mejor salirse de la comunidad europea en el mediano y largo plazo, por todo el despelote que existe en el bloque, especialmente el tema de inmigración. Pero la idiosincracia de la gente aquí y el concepto humanitario de Europa, prevalecerá la opción de permanecer y no ir solos por el mundo.