1999184_500.jpg

Empresas & Mercados

Regulador alista proyecto de interconexión de bolsas para presentarlo antes de fin de año

Bárbara Sifón A. 18/05/2016

La propuesta está siendo trabajada en conjunto por el Ministerio de Hacienda y la SVS, los que deberán presentar un proyecto de ley al Congreso. La base de la presentación será la recomendación realizada por el TDLC a fines de marzo.

Dos meses. Ese es el tiempo exacto que ha pasado desde que el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) señalara que el mercado de valores chileno requiere una interconexión de las bolsas locales y las autoridades no han tardado en reaccionar.

La propuesta, eso sí, generó matices en el mercado. Mientras la Bolsa Electrónica (BEC) celebró la decisión, la Bolsa de Comercio (BCS) cuestionó al tribunal por no estimar los costos de la modificación, críticas que se suman a las realizadas anteriormente por la principal plaza capitalina que en reiteradas ocasiones señaló que la interconexión significaría que sus competidores se aprovechen de las inversiones tecnológicas que ellos han realizado en los últimos años.

Sin  embargo, la decisión final no está ni en la BEC ni la BCS, sino que en manos del regulador y el Ministerio de Hacienda, tal como lo indicó el TDLC en su determinación del 18 de marzo, en la que ofició al Ejecutivo a modificar aquellos preceptos legales o reglamentarios necesarios para “establecer un sistema de interconexión obligatorio, con calce vinculante y automático entre las distintas bolsas de valores del país, mediante la modificación del inciso segundo del artículo 44° bis de la Ley N° 18.045, de Mercado de Valores”.

Así, tanto la Superintendencia de Valores y Seguros como el Ministerio de Hacienda trabajan hoy en el proyecto que permitirá poner en marcha la interconexión de las plazas bursátiles del país, que además considera a la Bolsa de Valparaíso. Quienes conocen del proceso aseguran que el mercado actual no requiere grandes modificaciones para su implementación, sino más bien ajustes técnicos. Respecto de los cuestionamientos de la BCS por aprovechamiento de su infraestructura, se afirma que no sería un tema complejo de resolver. La idea es que el proyecto de ley esté en condiciones de ser presentado al Congreso antes de fin de año para su discusión.

El lobby de la BEC. La Bolsa Electrónica ha sido la que más ha impulsado la discusión pública para la interconexión. Como parte de la estrategia, su gerente general, Juan Carlos Spencer, y el presidente del directorio, Fernando Cañas, han procurado reunirse con las autoridades con el fin de poner en tabla el tema. 

El 5 de abril se reunieron con Carlos Pavez, superintendente de Valores y Seguros, además de su jefe de gabinete, Nicolás Cáceres, y el intendente de regulación del mercado de valores, Patricio Valenzuela, instancia en la que según informa la SVS a través de su plataforma de Lobby, abordaron la interconexión además de la desmutualización de la BEC. Pero ésta no es la única cita para abordar la materia: el 26 de abril estuvieron con Alejandro Micco, subsecretario de Hacienda, donde además  le presentaron la propuesta del TDLC.

Respecto de la importancia de la interconexión, desde la BEC señalan que es un proyecto que generará “mayor competencia, transparencia y va a minimizar los costos de fiscalización”.

La propuesta del TDLC. El proyecto que el Tribunal propuso a Hacienda, indica que para llevar a cabo la interconexión se  “deberá analizar si se debe imponer un peaje por las operaciones interbolsas, cuyo monto será determinado por el regulador, el que podría ser aplicable únicamente si el costo marginal de las operaciones interbolsas fuera mayor que cero”. 

Precisamente este punto generó el disgusto del presidente de la BCS, Juan Andrés Camus, quien el 26 de abril -tras la junta de accionistas de la plaza- afirmó que “la recomendación del tribunal lo primero que dice es: antes de elegir tienen que hacer una evaluación de costos y beneficios; entonces, ¿cómo alguien puede dar una recomendación si no sabe qué es bueno o malo? Lo más grave que tiene la opinión del tribunal es que no hizo un análisis de costos y beneficios”.

El TDLC, además, indica que se deberán establece los requisitos y condiciones de seguridad que deberán cumplir las bolsas de valores “que operen en el sistema propuesto, que permitan enfrentar adecuadamente los riesgos de crédito y contraparte. Si dentro de dichas medidas de seguridad la autoridad considera pertinente la utilización de una única institución como contraparte central, ésta deberá ser licitada por la autoridad competente”. 

Con todo,  puntualiza que los inversionistas tendrán “el derecho a exigir que una determinada orden pueda realizarse bajo ciertas condiciones siguiendo sus instrucciones, las que deberán ser específicas, objetivas y técnicamente factibles”.