Ripley

Empresas & Mercados

Quiebre en la familia Calderón Volochinsky por la propiedad de Ripley

Valentina de Solminihac 20/03/2018

Verónica Calderón contrató al penalista Juan Pablo Hermosilla luego de percatarse que su participación en Ripley Corp era la mitad que la de sus hermanos. Esto se produjo tras el aumento de capital realizado en 2011, impulsado por su padre, Alberto Calderón, y en el que Verónica no participó.

Un quiebre familiar por la participación en la propiedad de Ripley Corp es el que están viviendo los hermanos Andrés, Lázaro, Michel y Verónica Calderón Volochinsky, los que a través de sociedades como Inversiones R Matriz Limitada y otras controlan el 53% de la compañía.

¿La razón? Según explican fuentes cercanas a la familia, la hermana menor, Verónica, alega haber sido excluida, sin su consentimiento, de un aumento de capital realizado en 2011, en el cual se diluyó su participación en la firma a casi la mitad.

Fuentes cercanas a sus tres hermanos, en tanto, niegan esta versión, y aseguran que el documento en el que se da cuenta de la aprobación del mencionado aumento de capital fue firmado por los cuatro integrantes de la familia.

Consultado por PULSO, el padre de la familia, el fundador de Ripley, Alberto Calderón Crispín, sostuvo que “por única vez hablaré de este tema. Aquí no existe ningún conflicto. Lamentablemente, se está cuestionando una operación que fue impulsada por mí el 2011 y que fue firmada por todos”.

El origen del conflicto

Quienes han conocido la versión de Verónica aseguran que el año pasado, en medio del fracaso de la operación de fusión de Ripley con la mexicana Liverpool, la hermana menor se percató que en la Memoria 2016 de la compañía se señala que ella controla un 7,9% de la empresa, y sus tres hermanos un 15,03% cada uno, en circunsancias que ella creía los cuatro integrantes de la familia mantenían la misma participación.

Tras hacer varias consultas, hace unos tres meses Verónica Calderón contrató los servicios del abogado penalista Juan Pablo Hermosilla, quien hasta ahora ha concentrado su labor en la solicitud de información con el objetivo de reconstruir la historia. En tanto, Lázaro, Andrés y Michel están trabajando con el abogado Pedro Pablo Gutierrez.

Todas las versiones coinciden en que el día clave en esta historia es el 25 de marzo de 2011. Ese día se firmó la escritura donde se da cuenta de un aumento de capital que será suscrito exclusivamente por Andrés, Lázaro y Michel. El documento está firmado por los cuatro hermanos, incluida Verónica.

Quienes conocen la versión de Verónica aseguran que lo que ella firmó fue un cambio de estatutos societarios y que nadie le advirtió que esta operación implicaría que su participación en la empresa caería prácticamente a la mitad.

Si bien aún no existe un proceso legal en curso, Hermosilla se encontraría recopilando información, y eventualmente el caso podría terminar en tribunales.

La contraparte

A su juicio de los hermanos, Verónica estaría cuestionando una operación largamente meditada en el seno familiar e impulsada y avalada expresamente por Alberto Calderón Crispín, padre y líder de la familia. Las mismas fuentes agregan que este aumento de capital tuvo entre sus objetivos reconocer el aporte y gestión de los tres hijos hombres en Ripley, dado el impulso y la apuesta que hicieron ellos para su exponencial crecimiento, en un contexto complejo para el retail en Chile. P