Pulso Ciudad

Pedro Vidal: “La falta de gobernanza de la RM crea varias ciudades islas”

Efraín Moraga 03/11/2017

El gerente general del programa SE Santiago-Ciudad Inteligente, de Corfo, señala que a pesar de que se han producido avances en materia de smartcities, aún quedan temas por resolver. Además, afirma que los vehículos eléctricos y autónomos supondrán una verdadera revolución para el transporte en la ciudad.

Pedro Vidal es el gerente general del Programa SE Santiago-Ciudad Inteligente, un proyecto desarrollado por Corfo que busca potenciar a la capital de Chile como una smart city. La fase de diseño de esta iniciativa se llevó a cabo durante 2016 y a partir de este año comenzó la implementación de las tres líneas estratégicas: Movilidad, Seguridad y Medio Ambiente. Además, la iniciativa estableció una hoja de ruta con una serie de acciones para mejorar el capital humano, fortalecer el ecosistema de emprendimiento e innovación y fomentar el uso eficiente de los recursos en las urbes del país.

¿Cuáles son los elementos que transforman a Santiago en una ciudad inteligente?

-No hay ciudad inteligente sin ciudadanos inteligentes y donde Santiago tiene más visibilidad a nivel internacional, es en su ecosistema, el cual está relacionado, justamente, con los individuos que crean e implementan soluciones más inteligentes para esta urbe.

¿Qué tiene de especial el ecosistema tecnológico de Santiago?

-Hace mucho tiempo que Santiago ha venido trabajando en las problemáticas que tienen las ciudades. Por ejemplo, en los sistemas de gestión de tránsito, que es la tecnología que centraliza toda la operación. En la actualidad, tiene cerca de 3.000 intersecciones conectadas en línea. Ese es un proyecto que partió a finales de los años ‘80.

¿Por qué es inteligente el sistema de tránsito en las autopistas?

-En otros países, cada autopista tiene un TAG distinto. Pero en Chile, el sistema interoperable permite una gestión más inteligente.

¿Cómo se ha desarrollado la seguridad en la ciudad?

-Vemos una proliferación de sistemas de televigilancia, los que están en diferentes municipios y en algunos ministerios, como el de Transportes. Hemos ido creciendo, pero nos falta avanzar hacia aspectos más inteligentes, buscando eficiencia y mejores resultados. Por ejemplo, estamos trabajando en un proyecto que integra imágenes de cámaras de televisión para tener un sistema más articulado.

¿Por qué se dice que la gobernanza es el principal problema de Santiago como ciudad inteligente?

– La falta de gobernanza de la Región Metropolitana crea varias ciudades islas, que están representadas por las municipalidades. En muchos casos, éstas no conversan entre sí. Hay problemáticas que se tienen que resolver en otra escala y que no tiene sentido afrontarlas a nivel comunal, porque no es factible económicamente. Por ejemplo, la gestión de residuos.

¿Por qué?

-Si se quiere hacer un tratamiento para la gestión de residuos, se necesita una masa crítica que vuelva interesante el negocio para las empresas.

¿Es algo que también se puede ver en la movilidad?

-Sí. Por ejemplo, en el desarrollo de las ciclovías. No puede ser que una municipalidad tenga un estándar y que la comuna contigua tenga otro. Por lo tanto, creemos que nos falta un desarrollo respecto a la construcción de un capital social para definir soluciones de carácter metropolitano.

¿Qué se ha hecho para avanzar en esa línea?

-Está el Sistema Intercomunal de Bicicletas Públicas de Santiago, que ha sido un esfuerzo por tratar de trascender a esta lógica geopolítica de las comunas, hacia una estrategia más funcional generada desde los propios ciudadanos.

¿Cuál es el rol del ciudadano en la construcción de una ciudad inteligente?

-No hay que dejar de lado al ciudadano como un actor relevante de la construcción de ciudad. A veces nos falta aterrizar los elementos urbanos. Desde educación y cultura cívica, que es un término que tiene que ver con la pertenencia.

¿Cuáles son los desafíos que vienen de cara al futuro?

-En el ámbito de movilidad sostenible, se nos viene un cambio de paradigma muy relevante. Primero, tiene que ver con la movilidad eléctrica, el futuro va hacia allá. Desde esa perspectiva, hemos visto que se han desarrollado diversos esfuerzos para introducir esta estrategia. Para catalizarlo, dentro del marco de este programa, se ha creado una estrategia para crear un consorcio de electromovilidad.

¿En qué consiste este consorcio?

-Está reuniendo a diversos actores, precisamente para hacerlos conversar y desarrollar una estrategia única para el fomento y desarrollo de la movilidad eléctrica en nuestra región.

¿Qué involucra la introducción de este término?

-No es sólo comprar buses o autos eléctricos, involucra una red de cargadores que permitan alimentar a estos vehículos de energía. Ese recurso no tiene el mismo valor durante el día. Entonces, se necesita adaptar los modelos tarifarios. Además, hay que ver qué se hará con las baterías, que es un desecho del proceso, y el personal adecuado para la mantención de los equipos.

¿Esto quiere decir que van a haber más autos eléctricos?

-Más que autos eléctricos, estamos apuntando a transporte público eléctrico. Buscamos, finalmente, un uso más eficiente del vehículo. No es nuestra idea aumentar el parque automotriz, porque se genera congestión y se aumentan los tiempos de viaje. Esos son aspectos que impactan directamente en la competitividad de la ciudad.

¿Qué pasa con los autos eléctricos?

-Tenemos que preparar a nuestras ciudades para eso. Posiblemente, estos vehículos se van a comenzar a incorporar a nuestras ciudades en unos 15 años más. Es un tremendo desafío.

¿Cómo se debiera desarrollar la intermodalidad en el transporte?

-Todo aquello que tiene que ver con un sentido de integración, apunta hacia el concepto de ciudad inteligente. La intermodalidad en el transporte se puede ver desde una perspectiva de infraestructura, que es como usualmente se estudia. También hay otros aspectos, como contar con buenos sistemas de información.

¿Hay algún ejemplo de esto?

-El hecho de que una persona se pregunte en qué le conviene ir hoy a su trabajo, es una pregunta de intermodalidad. Pero que ahora no se puede responder. Si fuéramos capaces de interrelacionar los distintos sistemas de información que existen en la ciudad y contestar esa pregunta, estamos avanzado en la intermodalidad. Hay un aspecto de infraestructura que se tiene que desarrollar.