Tematicas de Edificios en el Sector Oriente de Santiago

Pulso Ciudad

El nuevo rostro que tendrá Santiago con la incorporación de la electromovilidad

Efraín Moraga 08/09/2017

El transporte público será uno de los que impulsará el uso de vehículos eléctricos. Además, el sector privado ya prevé nuevas inversiones.

La empresa china Baic Group ofreció recientemente a Corfo la fabricación de baterías y vehículos eléctricos en nuestro país, mientras que en Shenzhen el gobierno chileno probó las primeras unidades de buses del fabricante BYD, que se incorporarán a la línea 516 del Transantiago.

Se trata de los primeros pasos hacia la electromovilidad.

“Es el resultado de un gran trabajo de tres empresas que creen en la movilidad eléctrica en el transporte público: Enel, BYD (como proveedores de la tecnología) y Metbus. No es un piloto, es simplemente la primera etapa del ingreso de los buses eléctricos al Transantiago”, señala Simone Tripepi, gerente Mercado Enel Distribución.

Desde esta compañía aseguran que este es el inicio de un plan que contempla la reconversión sustentable del sistema. “Queremos declarar que el tiempo de los pilotos ha pasado. Ahora estamos en la era de las etapas. Son dos buses, pero en la segunda fase serán 90”, manifiesta Tripepi.

Estos esfuerzos se suman a otras iniciativas particulares, como el realizado por Las Condes. Municipio que ofreció pagar hasta una diferencia de US$100 mil por cada uno de los 30 buses que proponen integrar al Transantiago por medio del operador Metro. “El transporte público es una fuente relevante de emisiones, debido al uso de petróleo y porque es un sistema intensivo en movimiento. Si bien a compra de buses eléctricos tiene mayores costos de inversión, los de operación, que son más bajos – y la simpleza de la mantención- ayudan a recuperar los beneficios de una manera más rápida”, explica Claudio Seebach, vicepresidente ejecutivo de Generadoras de Chile.

Para los expertos es clave que el sector público incentive la compra de vehículos eléctricos. “Hay un rol para las políticas públicas del Estado, que en materia de buses son procesos de licitación pública, y es allí donde se deben generar las condiciones para la incorporación de buses eléctricos”, dice Seebach.

Un ejemplo de esto es la nueva licitación del Transantiago, que en sus anales considera que las empresas deben contar con 15 buses de este tipo por unidad de negocios que se adjudiquen.

Estimaciones de Generadoras de Chile consignan que en el escenario optimista habrá 462.778 vehículos livianos al 2030, mientras que en el escenario conservador esta cifra se reduce a 128.502.

Los beneficios

Una de las ventajas fundamentales en la entrada de sistemas de transporte eléctrico es el ahorro energético, dada la mayor eficiencia de los motores eléctricos. Se estima que esta relación en los modelos con combustibles derivados del petróleo es de 1:4. O sea, el 85% de la energía se pierde en calor. Mientras que en el motor eléctrico casi el 60% se transforma en movimiento.

Según un estudio de Generadoras de Chile, el principal problema del transporte es la intensidad de su consumo, representando el 25% de la energía que se utiliza en el mundo. Un 96,2% corresponde a combustibles líquidos, mientras que un 3,2% pertenece a electricidad. “Pasar a electromovilidad genera un beneficio inmediato en salud de las personas y la calidad de vida. Por otro lado, desde el punto de vista de la contaminación acústica – particularmente en lo que son vehículos pesados como buses y camiones-, se genera una mejora del entorno de la ciudad”, afirma Pablo Allard, decano de la facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo (UDD).

Nuevos proyectos

Desde Enel Distribución aseguran que si bien es suficiente con la actual red de electrolineras, tienen pensado realizar nuevas inversiones en infraestructura. “Más allá de las que ya existen (ver tabla), queremos llegar a cerca de 20 electrolineras en Santiago al final del año”, dice Tripepi.

La firma también tiene en mente la ejecución de planes fuera de Santiago. “Estamos tratando de conseguir buenos socios para que se suban con nosotros a este barco, de manera de instalar electrolineras en las autopistas de algunos sectores simbólicos. Por ejemplo, hacia la playa”, dicen desde Enel.