DCIM100MEDIADJI_0084.JPG

Pulso Ciudad

Los avances en el desarrollo de parques urbanos

Efraín Moraga 05/01/2018

La entrega de los espacios que faltan por terminar, la generación de estudios y la sustentabilidad de sus diseños, son algunos de los principales desafíos para la generación de áreas verdes en la ciudad.

Con 539.000 m2, el Parque Urbano y Deportivo Catrico (Valdivia) es el más grande del Plan Chile Área Verde, proyecto impulsado por la administración de la Presidenta Michelle Bachelet que puso en marcha el diseño, remodelación y creación de 34 espacios urbanos verdes a lo largo del país.

Si bien el proyecto ha sufrido algunos retrasos, alrededor de un 90% de avance presentan las obras de construcción de la Sección Longitudinal Sur. En ese lugar, se habilitarán espacios peatonales y zonas de juego. En tanto, otros sectores contarán con ciclovías y multicanchas. Es por este motivo que uno de los principales desafíos en materia de parques y áreas verdes de cara a lo que será 2018, es la finalización de esta iniciativa y la entrega de otras que están en marcha.

“Si bien uno de los principales desafíos para esta administración ha sido aumentar la cantidad de áreas verdes en las ciudades – para lo cual se concretó la construcción de 60 parques urbanos a lo largo de Chile-, también se reconoció la importancia de apoyar a las comunas más vulnerables en la mantención de estos lugares”, explica Pablo Contrucci, jefe de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).

En ese sentido, es fundamental contar con un catastro de estos espacios. “Dada la importancia de contar con información precisa e indicadores adecuados para planificar la construcción y conservación de estos lugares, estamos trabajando en la última etapa del Catastro Nacional de Parques Urbanos, mediante el cual podremos contar con información georreferenciada, permitiendo visualizar en el territorio las áreas más deficitarias”, dice Contrucci.

Además, otro desafío es realizar avances en cuanto a la sustentabilidad de los diseños. “Si bien hemos alcanzado avances importantes en esta materia, es importante profundizar para llegar a soluciones con bajos costos de conservación y altos aportes ambientales. El manejo del agua siempre será uno de los grandes desafíos, tanto a la hora de considerar especies con bajo requerimiento hídrico y sistemas tecnificados para zonas con escasez hídrica, como también para transformar a los parques urbanos en infraestructura de protección de las ciudades ante crecidas o para aportar a la infiltración hacia las napas subterráneas”, manifiesta Contrucci.

Sector privado

La Fundación San Carlos de Maipo, con apoyo de la oficina Atisba, impulsa un proyecto que contempla recuperar entornos deteriorados de cursos fluviales de Santiago con el objetivo de levantar espacios públicos, parques, paseos y ciclovías .

Así nace la iniciativa “Anillo Verde Metropolitano”, la que recupera 233 kilómetros de entornos de ríos buscando integrar la diversidad funcional y socioeconómica. “El objetivo central es transformar estos pasivos ambientales en nuevos espacios de recreación y esparcimiento, con obras que reduzcan el riesgo de inundaciones o desbordes, que serán diseñadas en base a las necesidades locales de cada tramo”, afirma Marcelo Sánchez, gerente de la Fundación San Carlos de Maipo.

Para lograr este objetivo, es clave la integración entre el sector público y privado. “El principal desafío es articular los distintos instrumentos de planificación urbana y definir un itinerario coordinado, que permita ejecutar las inversiones sumando los esfuerzos sectoriales con oportunidad. Asimismo, también es necesario reducir las brechas de planificación”, asegura Sánchez.