autos

Pulso Ciudad

Estudio muestra qué ruidos odian y dañan más a los chilenos

Daniel Fajardo 27/04/2018

Una investigación realizada en Santiago, Viña del Mar, Concepción, Valdivia y Puerto Montt, reveló lo problemas de contaminación ambiental en las urbes. El 80% de lo santiaguinos cree que su ciudad es ruidosa.

Más de la mitad de los chilenos (58%) estima que la ciudad donde vive es muy ruidosa. Sin embargo, un 82% escucha música con auriculares inadecuados que dañan la salud de los oídos.

Esta son algunas de las conclusiones del “Estudio de hábitos de cuidado auditivo en Chile”, realizado por Gaes, que analizó las respuestas de casi 1.500 personas de entre 18 a 74 años, distribuidos por cuotas de sexo, edad y zona, principalmente de la Región Metropolitana, Viña del Mar, Concepción, Valdivia y Puerto Montt.

Según el informe, el 80% de los santiaguinos considera que viven en una ciudad muy ruidosa, donde lo que más molesta son ruidos como taladros rompiendo el cemento, bocinas, miles de autos transitando, los altoparlantes y las maquinarias.

Gloria Sanguinetti, analista de Audiología y Calidad en Gaes Chile, explica que los efectos del ruido pueden ir desde diferentes grados de molestia, como frustración, malestares físicos, hasta la pérdida temporal o permanente de la audición. “Entendemos que estamos siendo expuestos a ruidos cuando percibimos sonidos desagradables, los cuales no podemos controlar o eliminar, pues usualmente son impuestos sobre nosotros, por otras personas o por la tecnología que usamos en nuestro diario vivir”, indica Sanguinetti.

Las consecuencias en el organismo empiezan a ser observadas a partir de las exposiciones diarias a largo plazo a niveles de ruido por encima de los 70 decibeles (nivel límite recomendado por la OMS y que ocurre por ejemplo en zonas de alto tráfico).

En el caso de explosiones como la del Sanatorio Alemán en Concepción, se produce un trauma acústico. Los trabajadores que están expuestos a ruidos industriales pueden sufrir un trauma de estas características. Esto implica exposición a ruidos por sobre los 85 decibeles, en una jornada diaria de ocho horas y sin protección auditiva adecuada.

Otras cifras que arrojó la investigación es que 1 de cada 3 chilenos les afecta la fuente de sonido en el estado de ánimo. Las mujeres son incluso más sensibles a ello y también la gente más joven. Sin embargo, los hombres o la gente de mediana edad (de 45 a 64 años) son más tolerantes a las fuentes de sonido.