Pulso Ciudad

Estambul será sede de la primera feria mundial de ciudades inteligentes

Leonardo Ruiz 17/03/2017

La cita, que se realizará entre el 15 y el 18 de mayo en la ciudad turca, busca congregar a más de 10.000 profesionales de todo el mundo y, en particular, a expertos en la transformación digitales de las ciudades.

En el marco de la última feria de la tecnología móvil que se realizó en Barcelona, el Mobile World Congress, autoridades de Turquía presentaron mundialmente en Barcelona la que será la primera feria mundial de ciudades inteligentes, la World Cities Expo 2017, que será en Estambul.

La primera edición de esta cita, que se realizará entre el 15 y el 18 de mayo en la ciudad turca, busca congregar a más de 10.000 profesionales de todo el mundo y en particular a expertos en la transformación digital de las ciudades.

La World Cities Expo abordará temas clave como la innovación en las ciudades, el uso de big data para optimizar la vida de ciudadanos e instituciones y las nuevas tecnologías para la gestión urbana, la energía y el transporte, comentó a PULSO el Secretario General de la Istanbul Metropolitan Municipality, Hayri Baraçli, en Barcelona.

¿Por qué Estambul? Baraçli, que será el anfitrión del evento, sostiene que intentarán que la ciudad se transforme en el ombligo de las ciudades inteligentes y que ya han comenzado a explorar distintas alianzas. Además, hizo hincapié en que hoy más que nunca son muy necesarias las aplicaciones tecnológicas de ciudad inteligente. “Estamos intentando aplicar todas las tecnologías actuales y modernas, sin olvidarnos del bienestar del pueblo y de los temas medioambientales. Así, nos estamos enfocando en temas que nos permitan subir en escalas de ciudades inteligentes en el mundo”, señaló.

El representante de la municipalidad turca también apuntó a las expectativas de ciudades inteligentes como, por ejemplo, aliviar el tráfico y así avanzar en mejorar la vida y el bienestar de los ciudadanos. “También queremos promover el transporte público y así reducir el número de automóviles de uso privado y aliviar, en general, el tráfico de la ciudad. También queremos fomentar medios de transporte que sean sensibles a cuestiones medio ambientales”, acotó.

Para la cita de mayo, Baraçli comentó que hay varias empresas interesadas en participar y que ya firmaron un acuerdo con Ericsson. Ahora buscan nuevos socios para colaborar y también están considerando, además de empresas, a organizaciones como la Asociación Internacional de Transporte Público (UITP, en francés). “Va a ser un punto de reencuentro de todas las partes relacionadas con la ciudad inteligente”, señaló.

Carla Belitardo, vicepresidenta de sustentabilidad de Ericsson Latinoamérica, asegura que el evento será una plataforma más para exponer el desarrollo de soluciones de smart cities, así como el trabajo que diferentes compañías hacen con autoridades y, desde el ángulo del Internet de las Cosas, la feria mostrará cómo se pueden aplicar nuevas tecnologías a nivel urbano.

“Por ejemplo, hemos avanzado con Volvo en una plataforma de autobuses conectados en 3G y 4G, que no solamente es para los usuarios que pueden utilizar su smartphone para ver dónde están los buses, sino que las flotas también operan de manera inteligente”, apuntó.

La experta también comentó que el apoyo de los operadores es clave para hacer un trabajo a escala, en que se vea la penetración de la tecnología y que su método de trabajo considera co-alianzas en su centro de desarrollo de innovación para entender necesidades locales y para trabajar la plataforma con nuevos aliados que permitan entender la situación en tele transporte o seguridad pública.

Otro ejemplo es un programa de seguridad pública con la policía brasileña para desarrollo de nuevas soluciones que puede, por ejemplo, percibir disparos con sensores que monitorean el ambiente y luego enviar una alarma cuando se determine que un tiro ha sido disparado.

La feria espera tener 100 organizaciones internacionales de visita, tendrá 10 pabellones nacionales, 3.000 empresarios vinculados a desarrollo urbanístico y hasta 300 periodistas internacionales.