Students practise on their iPads at the Steve Jobs school in Sneek

Pulso Ciudad

Acoger desde la infancia es clave para combatir los orígenes del delito

Efraín Moraga 06/04/2018

Los niños representan el sector de la población más vulnerable y propicio para ser alcanzado por las actividades ilícitas, por lo que es fundamental trabajar con ellos y sus familias para evitar que sean víctimas de este problema.

EL AÑO PASADO se produjeron 65.464 hurtos, 59.413 infracciones por consumo de alcohol en la vía pública y 48.977 delitos de amenazas en la Región Metropolitana. Una política preventiva y mayor inversión en infraestructura de la información, son claves para enfrentar este problema desde sus orígenes y mejorar la seguridad de las urbes.

“Es vital la prevención para combatir la delincuencia, la reacción no lo es todo. Existen mecanismos reactivos para enfrentar este fenómeno, pero esto tiene que formar parte de un complemento con otras estrategias. Esto ayuda a generar información, que es fundamental para que los ciudadanos puedan tomar decisiones orientadas a disminuir las tasas de delincuencia”, señala Eduardo Hernández, gerente legal de Alto.

Según el Institute for Economics & Peace, Chile es uno de los países más pacíficos del mundo. Se ubica en el puesto 24 de una lista que deja en un primer lugar a Islandia y en el último a Siria. Esto lo transforma en el territorio más seguro de Latinoamérica, pero aún así el país no está exento de actividad delictiva y problemas de seguridad.

Por otro lado, datos de la Subsecretaría de Prevención del Delito revelaron que durante 2017 se produjeron 1.262 robos violentos a vehículos, de los cuales un 10% corresponde sólo a la comuna de La Florida.

Además, cifras del mismo organismo estiman que durante ese periodo ocurrieron 19.897 infracciones asociadas al consumo de alcohol en la vía pública, 19.140 hurtos y 13.184 faltas por amenazas en la Región de Valparaíso (ver gráfico). “Es necesaria la cooperación entre el sector público y privado. Tienen que buscar los mecanismos que permitan disponibilizar la información desde la fuente, en relación a los delitos que ocurren. Esto tiene que servir como base para el análisis de los datos a efectos de la generación de productos, como la georreferenciación de los ilícitos, entre otros”, afirma Hernández.

Prevención temprana

Los niños son los más vulnerables frente a la actividad delictiva, pues son los que se encuentran más expuestos frente a un entorno hostil y a las condiciones que posibilitan las escaladas ilícitas. Es por este motivo que poner la atención sobre ellos es fundamental para enfrentar el problema de la seguridad en las ciudades.

“La actividad criminal se concentra en un periodo de la vida que tiene que ver con la infancia y adolescencia. Es decir, parte cerca de los 13 años, comienza a declinar alrededor de los 21 y desaparece en el cuarto de siglo. Por lo tanto, todas las personas -independiente de su origen y contexto- están expuestas a este tipo de problema”, asegura Pablo Carvacho, investigador del Programa de Estudios Sociales del Delito de la Universidad Católica.

Según especialistas, hay algunos factores de riesgo u oportunidad que provocan que ciertos sectores de la población se involucren de una manera más profunda en la comisión de ilícitos. “Existen elementos protectores que tienen que ver con la familia, la escuela y una serie de cosas que hacen que los niños no se involucren en delitos. Entre ellos, los principales son el abandono académico, el consumo problemático de drogas y el estar expuesto a lugares y barrios donde hay oportunidades de involucrarse en actividades criminales”, dice Carvacho.

para hacerse una idea, según un reporte de la Unicef, un 71% de los niños sostienen haber sido víctimas de algún tipo de violencia, entre ellos un 25,9% fue objeto de agresiones físicas.

Es por este motivo que es clave elaborar una estrategia preventiva. “Cuando hablamos de la adolescencia infractora que comete delitos, es clave abordarlo desde las políticas sociales y de salud. Principalmente, la acción del Estado que se traduce en asegurar o garantizar ciertos derechos, como el acceso a la vivienda, educación y una ciudad justa, la que debe tener ciertos estándares. Hablo de todos los derechos que una persona debiera tener para contar con un bienestar mínimo”, señala el investigador de la UC.

En esa misma línea es que en enero de 2018, el Congreso despachó el proyecto de ley que creó la Subsecretaría de la Niñez. Este organismo estableció la institucionalidad específica para apoyar las políticas públicas que apuntan hacia la garantía y protección de los menores.

“La Subsecretaría nace con un fuerte foco en la prevención, en el sentido de la promoción y atención hacia los derechos de los niños. Nosotros tenemos que evitar que los menores lleguen al Sename, para que no sean separados de sus familias debido a que han sido vulnerados o que hayan cometido un delito”, explica Carol Bown, Subsecretaría de la Niñez.

Para lograr ese objetivo, la entidad gubernamental está desarrollando un sistema de advertencia o “Alerta Infancia”. “Hay factores de riesgo que evidentemente pueden llevar a que los niños caigan en este círculo de la delincuencia. La decepción escolar o cuando existe una ausencia de los padres. Se trata de alertas. Eso implica que uno trabaje con las familias para evitar que eso se traduzca en una conducta que transgreda las leyes en un futuro”, afirma Bown.

Esta iniciativa también se coordinará con el Programa 24 Horas que realiza la Subsecretaría de Prevención del Delito en relación con Carabineros. “Cuando un niño entra en conflicto por primera vez, se levanta la alerta y tenemos que diseñar un sistema que permita trabajar con él y su familia para que no reincida y no vuelva a caer en eso”, manifiesta Bown.

Según un estudio del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) realizado al interior de 171 centros del Sename, 23 niños declararon haber sido víctima de abuso sexual en los últimos 12 meses. En tanto, un 48,4% de los menores sostuvieron que sufrieron algún tipo de bullying en igual periodo.

Reformas

Entre otros, la administración del Presidente Sebastián Piñera también tiene programadas una serie de reformas para mejorar las políticas asociadas a la niñez. Por ejemplo, creará el Servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, para hacerse cargo de los menores más vulnerables. En tanto, bajo su administración nacerá el Servicio de Responsabilidad Adolescente, para guiar y acompañar a los jóvenes de este segmento que infrinjan las normas.

En tanto, también se dará vida al Sistema de Defensoría de los Niños y Adolescentes vulnerables. Del mismo modo, se aumentará la subvención que reciben las instituciones colaboradoras del Sename.