2240308_500.jpg

Empresas & Mercados

Productores de kiwi prevén caída en los precios para 2016

María Ignacia Espinosa 14/01/2016

La sobreoferta mundial de la mano del Hemisferio Norte y Nueva Zelanda sería el principal factor. Desde el gremio llaman a vender rápidamente y a no presionar los precios para sobrellevar lo que indican será una compleja temporada.

Un escenario complejo. Así definen los productores de kiwi lo que será el 2016 para la fruta chilena de exportación. Una creciente producción de Italia, Grecia y del primer competidor Nueva Zelanda, provocarán una inevitable caída en los precios del kiwi cosechado en Chile. Pero las preocupaciones no acaban ahí. Las nuevas tecnologías que permiten la guarda de la fruta de esos países prácticamente todo el año comienzan a amoldar lo que será un estrecho espacio para la venta de kiwi chileno en el hemisferio norte.

“El inicio de la temporada chilena siempre está condicionada al término de la temporada del hemisferio norte y el hemisferio norte ha estado caracterizado últimamente por un volumen mucho mayor de lo habitual”, indica el presidente del Comité del Kiwi, Carlos Cruzat. 

En años anteriores los europeos terminaron su temporada incluso a principios de abril, sin embargo, en 2015 se guardó fruta hasta mediados de julio, lo que según indica Cruzat “achica” considerablemente la ventana de venta del kiwi chileno en el que representa su mercado más importante, con el 50% de los envíos. 

A esto se suma la creciente oferta de Nueva Zelanda, primer exportador histórico de kiwi por medio de la estatal Zespri.

“Nuestra competencia en el hemisferio sur está aumentado sus producciones de manera muy significativa respecto a años anteriores y abordando muy fuertemente a Asia, lo que le va a ocurrir a Chile cuando quiera llegar a Asia es que Zespri va a estar con una presencia muy fuerte y cuando queramos partir en Europa vamos a tener todavía un stock importante de fruta europea”, advierte Cruzat.

Esto según indica el líder del Comité podría provocar una temporada más lenta para la fruta chilena. Tal como pasó en 2015 cuando indica se “hicieron ellos mismos una pequeña zancadilla” al presionar al mercado con precios más altos que no pudo responder y provocaron una menor facturación de la esperada a principios de temporada.

“Eso es lo que Chile tiene que tener cuidado que no se repita ya que el escenario del 2016 es igual o más stockeado que 2015. Hay que ser inteligente en vender rápido y no presionar al mercado a precios que son un deseo y no lo que la realidad puede entregar”, indica.

Para 2016 Cruzat señala que los volúmenes de kiwi chileno deberían rondar entre las 160 y 170 mil toneladas frente a las 183 mil del 2015, para mantener los precios, el presidente del Comité del Kiwi hace un llamado a los productores a observar el mercado y vender de manera ordenada los stocks. 

Estrategias

Los productores de kiwi chileno coinciden con que viene una temporada difícil para la fruta chilena. Frente a esto asumen una estrategia de mayor calidad. 

“Hoy no hay espacio para kiwi de mediana calidad. La calidad que se debe obtener en los huertos debe ser optima, asegurando a su vez también que los Sólidos solubles y materia seca al momento de cosecha sean los adecuados. Hay que eliminar también el uso de hormonas que se siguen usando mucho en Chile y que hemos vista afecta también la calidad como la vida de postcosecha de la fruta”, indica Marcos Echeñique de la División de Marketing de David del Curto. 

“Nosotros estamos concentrados en obtener solo kiwis de primerísima calidad y para eso hemos hecho un trabajo muy intenso de raleo y fertilización para tener solo frutos grandes y de forma perfecta y así poder facilitar la cosecha y mandar a embalaje fruta que rinda sobre 90 % de exportación y en la primera categoría”, concuerda José Miguel Diez, gerente general de Empresas Diez- Escobar.

Sin embargo, para David del Curto -una de las principales exportadoras de fruta chilena- la diversificación de los mercados será clave a la hora de lograr una buena temporada.

“Hay que tratar de evitar la dependencia de Europa y buscar desarrollar otros mercados, como pueden ser el Medio Oriente, norte de África, China, México y Latinoamérica en general”, indica Echeñique. Junto a esto, indica, un buen manejo post cosecha con un programa adecuado de segregación de fruta que permita guardar el kiwi los tiempos que sean necesarios asegurando la calidad cuando se produzca el arribo de la fruta es clave a la hora de ganarse la preferencia de los consumidores. 

Por último para Echeñique es necesario buscar nuevas genéticas que permitan ampliar el mercado del kiwi chileno. “Hay que buscar variedades de pulpa amarillas, hay mucho interés de esto y hoy en manos de muy pocos. En Chile hay muy pocas alternativas disponibles que demuestren viabilidad comercial aún”, indica.

Archivos relacionados