1898664_500.jpg

Empresas & Mercados

¿Primera disputa de Macri con sector privado? Monsanto amenaza con revisar planes en Argentina

Pulso y Reuters 17/05/2016

Tras una decepcionante reunión con el Gobierno, el gigante estadounidense de semillas anunció que no venderá sus nuevas tecnologías en el importante mercado agrícola trasandino.

Monsanto, el gigante de los negocios agrícolas, se mostró este lunes decepcionado de sus conversaciones con Argentina, y anunció que revisará sus planes de negocios en el país y no venderá sus nuevas tecnologías en el importante mercado agrícola trasandino.

En un comunicado publicado este martes, Monsanto dijo que recientes discusiones con el Ministerio de Agroindustria sobre la revisión de cargamentos para buscar semillas transgénicas que no hubieran pagado derechos de propiedad intelectual no llegaron a resultados “mutuamente convenientes”.

Argentina decidió el mes pasado que todos los análisis de granos debían tener una autorización oficial, lo que buscaba frenar las revisiones que desde hace un año realizan firmas agroexportadoras alentadas por el fabricante de semillas estadounidense.

“Las resoluciones dictadas son para Monsanto o para cualquier otra empresa que quiera hacer un sistema de control. Que ellos (Monsanto) se sientan amenazados es por una pretensión de ellos”, dijo una portavoz del Ministerio de Agroindustria.

La funcionaria agregó que las medidas buscan “garantizar el libre comercio y los derechos tanto de las empresas como de los productores”.

La ley argentina permite a Monsanto cobrar regalías por las ventas de semillas de su tecnología, pero habilita el uso gratuito de semillas de segunda generación, lo que dificulta diferenciar entre simientes obtenidas en el mercado negro y aquellas reproducidas por los propios agricultores.

Los productores del mayor exportador de harina y aceite de soja del mundo argumentan que la revisión impulsada por Monsanto es ilegal porque ningún actor de la cadena comercial tiene derecho a tomar muestras de granos ni a retener mercadería.  

Macri y sector privado

Cuando el presidente argentino Mauricio Macri llevaba poco más de un mes en el Gobierno –tras asumir en diciembre del 2015-, ya había dejado en claro que el sector privado era una de sus prioridades: eliminó el cepo cambiario, puso fin a las amarras a los exportadores y tuvo una intensa agenda de reuniones con empresarios nacionales e internacionales. Es más, su primera medida económica tiene que ver justamente con los granos: eliminó los impuestos a las exportaciones de trigo y maíz, y bajó la tasa que pagaba la soja, principal cultivo del país.

El freno a Monsanto

La disputa del Gobierno con Monsanto no se remonta sólo a esta semana.  El gigante estadounidense no se encuentra en buen pie en el país trasandino –uno de sus mayores mercados a nivel internacional- debido a la devaluación del peso y porque no ha podido cobrar el dinero por sus semillas.

El Gobierno argentino ha criticado el modo en que la empresa cobra este dinero, donde algunos agricultores pagan por adelantado y otros lo hacen en el momento de entregar el grano en el puerto, aunque con un valor mayor. Esta incertidumbre, junto con la devaluación del peso, han hecho que la compañía hace un par de semanas comenzara a replantearse sus negocios en Argentina.