2242407_500.jpg

Empresas & Mercados

Petróleo de Texas sube 9,01% y recupera parte de las pérdidas acumuladas desde comienzo de año

EFE 22/01/2016

El crudo WTI cerró la semana en US$32,19 el barril, con lo que terminó la semana con una ganancia acumulada de 9,42%. Además el petróleo anotó hoy su mayor subida porcentual desde el 27 de agosto pasado, cuando ganó un 10,26%.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió hoy un 9,01% y cerró en US$32,19 el barril, recuperando parte de las pérdidas que había acumulado desde el comienzo del año.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo WTI para entrega en marzo subieron US$2,66 respecto al cierre anterior.

Con la subida de hoy, el WTI acumula un avance semanal del 9,42%. El pasado miércoles, en los contratos para el mes de más próximo vencimiento de entonces, febrero, el WTI tocó el mínimo anual anotado hasta ahora, de US$26,55 el barril.

La subida porcentual de hoy es la mayor desde el 27 de agosto pasado, cuando el WTI ganó un 10,26%, hasta los 42,56 dólares el barril.

El avance de hoy representa un rebote desde los mínimos que se han venido registrando últimamente, en niveles no vistos en casi trece años, aunque, según los comentaristas, no indica que se haya tocado fondo.

Entre los factores que afectaron al mercado figura la tormenta de invierno que está afectando a la costa este de Estados Unidos, lo que implica un aumento en la demanda de derivados del petróleo.

El WTI, el crudo de referencia en Estados Unidos, terminó el año pasado con un precio de cierre de 37,04 dólares, afectado por una caída que se arrastra desde finales del 2014 por un exceso de oferta y una desaceleración en el crecimiento de la demanda.

Hace un año para estas fechas, el WTI estaba en torno a los 46 dólares, y hace dos años en 97 dólares, el triple del nivel actual.

La caída del precio del crudo está generando una fuerte desinversión en el sector petrolero de Estados Unidos, especialmente en las cuencas de rocas de esquisto (“shale”), que tienen un coste de explotación mayor que en yacimientos tradicionales.

Hoy, por ejemplo, la firma privada Baker Hugues dio a conocer una nueva reducción en el número de plataformas petrolíferas en Estados Unidos, de 5 unidades, hasta llegar al nivel de 510. El año pasado para estas fechas había 1.317 plataformas en Estados Unidos.