2231749_500.jpg

Empresas & Mercados

Pesimismo sobre la economía provoca fuerte baja del índice de inclinación al ahorro de la clase media

Ximena Celedón 06/01/2016

La muestra de diciembre de 2015 anotó un retroceso de 4 puntos en la propensión a ahorrar respecto a la medición de mayo. Al mismo tiempo, el ahorro declarado por las personas también retrocedió.

El deterioro que ha experimentado la situación económica especialmente a lo largo de este año mantiene en alerta a la clase media del país. Así queda en evidencia al mirar los resultados de la cuarta versión del Índice de Inclinación al Ahorro (IIA), elaborado por Coopeuch junto con la Facultad de Emprendimiento y Negocios de la Universidad Mayor y la empresa de investigación Opina, que registró una fuerte baja respecto a la medición anterior.

Al comparar el valor del IIA del mes de diciembre de 2015 con el de noviembre de 2014 no se observan diferencias estadísticamente significativas; sin embargo, al confrontarlo con el índice de febrero y mayo presenta una baja de 4,8 y 4 puntos respectivamente. No obstante, pese al retroceso el indicador aún se mantiene en terreno positivo.

¿Cuáles son las variables que incidieron más en el comportamiento del índice?

El análisis estadístico realizado a las respuestas de los encuestados mostró que en las decisiones de ahorro está siendo más incidente la percepción acerca de la situación del país, que aumentó desde un peso de un 14% a un 27% entre las últimas mediciones. Las percepciones de la situación personal siguen siendo determinantes en la inclinación al ahorro, y en la muestra de diciembre de 2015 bajó desde un 80% hasta un 72%.

El análisis del comportamiento del IIA en los distintos segmentos muestra una tendencia a la baja a partir de la última medición de diciembre. Destaca de manera especial la baja que exhibió la inclinación al ahorro en el segmento de las personas más jóvenes (18 a 34 años), dado que en general han mostrado la mayor propensión al ahorro en las distintas mediciones. Y es que pese a que la tendencia es más positiva en ese segmento etáreo, el retroceso se explica principalmente por la preocupación que están mostrando los más jóvenes respecto a la situación económica del país en el corto plazo (ver entrevista)

En cambio, las distintas mediciones dan cuenta que el grupo de 55 años o más nunca ha salido de la zona pesimista, por lo que 2015 lo cerraron con un índice de 43,2.

En cuanto a género, la última medición del año pasado siguió mostrando que los hombres continúan siendo más optimistas que las mujeres. No obstante, ambos sexos anotaron retrocesos en diciembre respecto al estudio de mayo.

Es importante hacer notar que de acuerdo al sondeo, la situación país a un año muestra el peor desempeño en todas las mediciones, oscilando en torno a los 45 puntos entre noviembre 2014-mayo 2015 y cayendo bajo los 40 puntos en el último estudio.

Otro factor que está asociado con lo anterior es la situación del crédito a un año, ítem que muestra un empeoramiento en la última medición llegando a 41,7 puntos, mientras que a 5 años se encuentra en un nivel neutro, estable en torno a los 50 puntos.

¿Y qué pasó con el ahorro declarado?

Los efectos de la situación económica también quedaron reflejados en cuanto al ahorro que efectivamente hacen las personas de la clase media. El porcentaje de las personas que ahorra se redujo desde 55% a un 50% entre las mediciones de mayo y diciembre; sin embargo la cifra anotada en el último sondeo se ubica  6 puntos porcentuales por sobre el nivel de la primera medición.

El principal motivo para ahorrar de las personas consultadas es la preparación ante imprevistos o emergencias, mientras que el segundo y tercer lugar se relacionan con temas relacionados con la vivienda y  el futuro en general, respectivamente.

En cuanto a las instituciones en que ahorran las personas, los bancos aparecen como los más mencionados. Sin embargo, en peso se redujo respecto a la medición anterior, pero lo que más llama la atención es que en el último período se produjo un alza de 6 puntos porcentuales en las personas que ahorra en su casa “bajo el colchón”, dando cuenta del avance que registra el ahorro informal . “Dicho descubrimiento fue uno de los principales hallazgos del estudio, la recurrencia del ahorro informal en la clase media”, señala el resumen ejecutivo preparado por Coopeuch.

Y las razones para ahorrar “en el colchón” son varias siendo la principal el hecho de acceder de manera inmediata al dinero (43%), por comisiones que cobran los bancos (28%) y por la demora que implica ir al banco (19%)

Respecto a la señal que deja el ahorro informal, Rubén Ulloa, gerente de Estudios, Políticas Públicas e Institucionales de la cooperativa, señala que hace un año ya lo dijeron  y se relaciona “con las oportunidades de poder tener productos adecuados para nuestros ahorrantes son clave”. 

Y es que, de acuerdo al ejecutivo, uno de los temas de conversación que han surgido a propósito de este estudio es que el ahorro en el domicilio, el ahorro informal, tiene altos riesgos asociados. “Por lo tanto, lo que ocurre con las personas del segmento medio de la población es que al parecer esos riesgos son menos importantes que los costos que tienen de llevar esos ahorros a una formalidad: costos de trámite, de tener que pagar algún nivel de comisiones, etc, esos costos parecen ser más importantes para ellos que los potenciales riesgos de tener el ahorro en casa”, añadió. Por esa razón, indicó que el desafío que tienen las  instituciones formales de ahorro es poder eliminar la dificultad que las personas tienen “para acceder de manera inmediata, fácil y ojalá sin costo, a sus ahorros”.

En cuanto a las personas de la clase media que reconocen que no ahorran, la principal razón que entregan es porque no les alcanza el dinero para dicho propósito.

Archivos relacionados

Enlaces relacionados