2313133_500.jpg

Paulmann alivia carga financiera: pone en venta 5% de Cencosud y negocia plazos con fondo de BTG

M.Villena/P.Breschi 12/07/2016

El próximo jueves la junta extraordinaria de aportantes del fondo que adquirió parte del préstamo del empresario con BTG votará un aumento de dos años en la duración.

Son cerca de US$407 millones los que busca levantar el controlador de Cencosud, Horst Paulmann, mediante la venta de un paquete de acciones del retailer, equivalente al 5% de la propiedad, los cuales serán rematados el próximo viernes.

Mediante un comunicado, la compañía señaló que “las acciones serán vendidas por Inversiones Tano Limitada en los Estados Unidos y en otros lugares fuera de Chile en forma de ADS y, en Chile, en forma de acciones ordinarias, sujeto a las condiciones del mercado”, en una transacción a cargo de J.P. Morgan  y Credicorp Capital.

Se trata de un negocio que tomó por sorpresa al mercado pero que tiene su origen en el endeudamiento del holding del empresario, tras el aumento de capital de 2013.

Las deudas.  Durante la crisis de BTG Pactual, tras el arresto de su CEO, André Esteves, el banco de inversión realizó una serie de movimientos para asegurar su liquidez. Uno de ellos fue deshacerse del crédito por US$800 millones entregados a Horst Paulmann en 2013, recursos con los cuales el empresario suscribió los casi US$1.000 millones que le correspondía pagar de acuerdo a su participación accionaria.

Así, BTG vendió unos US$400 millones a Itaú, y los restantes US$400 millones al fondo de inversión Deuda Directa levantado por BTG Pactual Chile, justo en los peores momentos del banco de capitales brasileños en Chile.

El fondo tiene una duración de tres años -vencimiento para 2018- no obstante desde hace meses se llevan a cabo gestiones para extender su duración. De hecho, para este jueves está pactada una asamblea extraordinaria de aportantes en la que éstos deberán votar una extensión de dos años. 

Si bien el instrumento  les resulta atractivo, varios inversionistas consultados aseguran que no están dispuestos a votar una extensión sin que el deudor final – -Inversiones Quinchamalí, y como garantes están con  la sociedades Inversiones Latadía, e Inversiones Tano-  prepague parte de la deuda, entregue una comisión o un aumento en la tasa.

Ya en la asamblea extraordinaria de marzo el gerente general  BTG Pactual AGF, Carlos Saieh, señaló a los accionistas que el ampliar el plazo de tres a cinco años – aún cuando la idea original era de 10 años-, era “beneficioso para el fondo, el renegociar un aumento de plazo del crédito en que el fondo se mantenía invertido”. 

No obstante, los inversionistas manifestaron su preferencia “en cuanto a que dicho plazo se fijara en tres años, de manera que si era necesario extenderlo en caso de una renegociación de los términos de la inversión, deba citarse a una asamblea extraordinaria de aportantes específicamente para tales efectos”, junto con eventuales cambios a tasa y moneda.  

A esto, se suman las especulaciones respecto del destino de los recursos que recaudará. El mercado estima que en paralelo a la negociación para ampliar el plazo con BTG, también concurriría a pagar otras deudas, no sólo con Itaú, sino los US$100 millones que BCI le entregó  con razón del aumento de capital. Pero ¿Cuánto debe Paulmann? Entre US$900  millones y US$1.000 millones, apuntan ejecutivos del sector.

Las mismas fuentes aseguran que desde la fecha de la entrega del crédito el tipo de cambio se apreció más de un 30% y que Quinchamalí no estaba cubierto, lo que podría haberle jugado una mala pasada al empresario.

Ejecutivos al tanto del proceso señalan que hasta ahora la intención tras la operación es pagar el total de las acreencias  a prorrata.

Así, al fondo – que cuenta con acciones de Cencosud como colaterales  que aseguran 1,4 veces la deuda- se suman obligaciones con bancos que en conjunto mantienen presionada  la situación de Paulmann, aseguran en el mercado, lo que a su vez tiene efectos negativos  en la acción del retailer. 

Por ello es que la misma compañía entregó el visto bueno para que la administración participe en el road show y a través de esta venta, se fortalezca el papel y con ello la posición del mismo Paulmann.

¿Oportunidad de compra?

El mercado ya ha comenzado a especular qué hacer tras el anuncio de Cencosud, y aunque llama la atención de los inversionistas que un controlador decida vender, esto no alteraría los flujos futuros de la compañía. “Esto debería aumentar el free float de la empresa, de 40% a 45%”, dice Guillermo Araya, gerente de Estudios de Renta4. Para el analista, con la noticia la empresa podría capitalizar futuras utilidades y hasta hacerla más sana, sobre todo con el escenario y el efecto de Argentina en la compañía.

“Definitivamente esto lo vemos como una oportunidad de compra, dada la mayor eficiencia”, consigna Araya.