2297255_500.jpg

Empresas & Mercados

Países de A. Latina analizan resultados de la Comisión Bravo para mejorar pensiones

Bárbara Sifón A. 27/05/2016

El economista se ha reunido con actores de la industria a nivel regional así como con los reguladores de los distintos países. Asegura que el mayor interés lo han presentado en México, donde incluso analizaron crear una comisión equivalente.

Más de ocho meses han pasado desde que la Comisión Bravo entregara a la Presidenta Michelle Bachelet sus 58 propuestas para mejorar el sistema de pensiones local, y mientras en el país recién este 21 de Mayo la Mandataria instó al Comité de Ministros -encargados de analizar las propuestas- que entregaran una hoja de ruta basada en las indicaciones elaboradas por los expertos liderados por el economista David Bravo, en la región ya son varios los países que miran con interés las propuestas.

Al tiempo que en Chile Bravo ha encabezado una batalla comunicacional para que al menos tres de los puntos que plantearon sean considerados en una ley corta -aumentar cobertura del pilar solidario, elevar la edad de jubilación de las mujeres y subir la tasa de cotización-, los actores de la industria y reguladores del sector en todo Latinoamérica se han puesto en contacto con el economista para que explique y dé detalles de las conclusiones de la Comisión. En este sentido, ejecutivos de administradoras fuera del país han señalado, en instancias privadas, que no sólo en el país se hace urgente hacerse cargo de los cambios, sino que éstos aplican para gran parte de la industria Latinoamericana.

“Le he pedido al Comité de Ministros que transforme los resultados de la Comisión Bravo en una hoja de ruta para los próximos años. Tenemos que abordar este tema con la responsabilidad que amerita”, dijo la Presidenta en su discurso este 21 de Mayo, en lo que fue su única alusión a una posible reforma al sistema previsional del país, además de indicar que aceleraría el proceso legislativo para la creación de una AFP estatal.

En este sentido, ejecutivos de administradoras que operan en distintos países de la región destacan que en las últimas dos reuniones de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Inversión (FIAP), las propuestas de Bravo han sido tema obligado.

“Es un tema que hemos revisado a nivel de industria. Lo hemos conversado con la FIAP, lo hemos visto con las asociaciones de fondos de pensiones de los distintos países que han estado atentas a las conclusiones de la comisión”, detalla un alto ejecutivo regional, quien además detalla que las conclusiones “están siendo vistas muy de cerca por reguladores de la región”.

El peregrinaje de Bravo por la región comenzó en octubre del año pasado, cuando presentó sus propuestas en un seminario en El Salvador, país en el que además “realicé una exposición directa al ministro de la Presidencia y el organismo encargado de las pensiones”, puntualiza Bravo. Ese mismo mes, se realizó el encuentro de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (Lacea, por su sigla en inglés), instancia en la que los economistas de la región también discutieron las conclusiones de la comisión.

A fines de noviembre Bravo visitó México. “Ahí fui a un seminario por otro tema, pero se enteraron y tuve que dar una charla sobre la comisión en la Universidad Nacional Autónoma de México y tuve una reunión con la superintendencia de pensiones de allá y sus principales profesionales”, destaca el economista.

Eso sí, no sólo en viajes Bravo ha socializado las conclusiones. “En Chile he recibido a misiones de la OCDE, al Banco Mundial y la semana pasada a una delegación de Singapur”.

La comisión. El 14 de septiembre de 2015 un grupo la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones hizo entrega de su informe tras cerca de 16 meses de trabajo que implicaron 65 sesiones, incluyendo 10 reuniones ampliadas, 78 audiencias públicas en Santiago y 30 diálogos regionales, la Comisión se enfocó en estudiar tres propuestas globales para el sistema de pensiones y propuso 58 medidas puntuales para fortalecer el funcionamiento y el monto de las pensiones bajo la modalidad de capacitación individual.

Entre ellas, destaca aumentar la cobertura del Sistema de Pensiones Solidarias a al menos el 80% de la población, mantener la obligatoriedad de cotización para los trabajadores independientes, adecuando su gradualidad, equiparar la edad de retiro entre hombres y mujeres en forma gradual y eliminar el cálculo de tablas diferenciadas por sexo.