Empresas & Mercados

Pablo Devoto: "Sería un error agregar un impuesto al azúcar ahora a la industria de alimentos"

Sofía Errázuriz 20/05/2016

La capital peruana fue el escenario de un foro organizado por Nestlé, el gobierno de Suiza y la Alianza del Pacífico para analizar la situación de empleabilidad en los jóvenes.

El evento se enmarca dentro de las preocupaciones de Nestlé, que en Chile lleva adelante programas para mejorar la empleabilidad juvenil, segmento en el que el nivel de desocupación duplica al total de la población. En ese marco Pablo Devoto, presidente ejecutivo de Nestlé Chile, se da tiempo para comentar otros temas como su visión sobre la inminente entrada en vigencia de la Ley de Etiquetado y  un eventual aumento de impuestos para la industria, como segunda etapa de la normativa.

Hace un par de días el  gerente general de CCU, aludió a rumores sobre que la Ley de Etiquetados era el primer paso para grabar productos con azúcar. ¿Qué le parece?

-A mí no me consta, pero yo creo que sería un error agregar este impuesto en este momento a la industria de alimentos. El Gobierno sabe que nosotros no estamos de acuerdo, obviamente que si nos invitan a ser parte de la discusión y de hecho, ya ha habido posiciones en distintos estamentos del Gobierno de que esto no colabora, no ayuda  y sirve. 

¿Cómo les afectaría una medida como esa?

-Al final del día lo que ha pasado en otros países demuestran que esto no logra ningún resultado. México tuvo un impuesto a las bebidas gaseosas hace dos años y aumentó el consumo en el último año. Eso no genera un cambio de hábito. Donde realmente hay que enfocarse es en la educación, la actividad física, educación nutricional y hacer buenos productos. Esa es nuestra responsabilidad. Nosotros, por ejemplo, tenemos una iniciativa que se llama Niños Saludables y capacitamos a los profesores para que le enseñen a los niños a comer bien. Tratamos de que las informaciones de nuestros productos sean claras, tanto en calidad de los nutrientes como en las porciones que sugerimos. 

La asociación de Proveedores acusó a las cadenas de supermercados de lanzar ofertas para agotar el stock de alimentos sin etiquetado, traspasando los costos a ellos. ¿Qué les parece?

-Somos muy respetuosos de cumplir la legislación vigente y ésta dice que tenemos que incorporar estos avisos en nuestros productos y así lo estamos haciendo.  Cada empresa tiene una situación en función de los productos de stock que tiene en el mercado y es muy difícil que por arte de magia en un día todos los productos en 200 mil puntos de ventas tengan las carátulas. Cuando uno va contra el sentido común tenemos estos problemas. Ha sido una pena, porque la industria en ningún minuto pidió una prorroga, sino que desde que se aprobó el reglamento nosotros estábamos claros que a partir de ese día nosotros debíamos fabricar los productos con ese sello, lo que después cambió es que ese no era el día de fabricación, sino que era el día en la góndola y esas cosas son difíciles de manejar. Lamentablemente este cambio generó un problema que obviamente va a tener un impacto en los costos de la empresa y genera toda esta tensión que no colabora, pero va a pasar rápido

¿Cuál es el papel de las transnacionales en el desarrollo del continente, a propósito del tema central del foro? 

-Esta iniciativa es un ejemplo. Surgió en Europa en el 2013, empezó a tomar volumen en el 2014 y el 2015 llega a América Latina. Hoy ya estamos organizando este primer foro, invitando a los gobiernos y empresas en el marco de la Alianza del Pacífico con más de 200 jóvenes que han venido de los cinco países -Colombia, Perú, Chile, México y Bolivia-. Esta participación global permite el poder transmitir e ir pasando estas experiencias de un país a otro.

En relación con su preocupación por el alto desempleo juvenil: ¿Por qué creen que se da ese fenómeno en la región?

-En general en todos los países del mundo la tasa de desempleo juvenil es más alta, porque generalmente se da el hecho de que cuando empieza a perder empleo, los últimos que entraron son los primeros en salir. Siempre se mantienen los de más antigüedad. Son los que les cuesta encontrar empleo porque no tienen experiencia o no han tenido suficiente tiempo en el mercado laboral los que tienen mayores problemas. 

¿Cuál es el compromiso de parte de las empresas de intentar integrar este concepto de empleabilidad juvenil?

-Me parece que es un muy buen ámbito esta iniciativa por los jóvenes que está iniciada y liderada por Nestlé, pero ojalá que muchas empresas la acompañen. Y muchas empresas seguramente están llevándolo a cabo, entendiendo la necesidad de generar oportunidad de empleo a los más jóvenes y de combinar la educación y el trabajo, y no separarlo.

¿Cómo debería ser el rol de la educación en este tema? 

-Hay casos muy buenos como el de Suiza, Alemania y Austria. Ahí este es un fenómeno cultural de muchos años donde son países que las profesiones se fueron transmitiendo de padres a hijos, lo que hizo que la empresa asumiera el rol de educar para el trabajo. En el caso de Suiza, el Estado tiene la educación dual, donde empieza a capacitar a los jóvenes para el mundo del empleo. Entonces en el ámbito donde se aprende es en la empresa o en el trabajo y no tanto en un aula. Es un cambio fuerte y un desafío que tenemos como empresa y Estado de aprovechar esas experiencia y ver de que manera se puede replicar en más países.