Morgan Stanley

Empresas & Mercados

Morgan Stanley: Chile es el segundo país emergente que más subió deuda

Patricio Poblete 11/08/2017

Morgan Stanley destacó que después de China, nuestro país aparece entre un “selecto” grupo de economías cuyos compromisos se han disparado. También alerta por la deuda de los hogares.

Morgan Stanley destacó a Chile, pero no de buena manera. Es que ubicó a nuestro país en un grupo de riesgo ante el fuerte incremento de la deuda.

La entidad analizó 20 países, con deuda no financiera como porcentaje del PIB por sobre la media del grupo, entre los que destacaron cinco por su fuerte expansión.

El banco de inversión concluye que encontraron que existen paquetes de riesgo en el aumento de su deuda en moneda extranjera en Chile, Malasia, Brasil, Turquía y México, y en propiedad de extranjeros de bonos locales de gobierno en Sudáfrica, Colombia e Indonesia.

También detectó números elevados de deuda en Hungría, pero han declinado considerablemente.

Morgan Stanley destaca que en el caso de China, sufrió un fuerte incremento del ratio deuda/PIB debido a que el Gobierno presionó con un incremento en la inversión para enfrentar una debilidad en las exportaciones.

Los compromisos no financieros también se han elevado en el subsegmento corporativo en primer lugar, de gobierno y hogares después.

En particular en el sector corporativo, China, Turquía, Chile, Tailandia, Corea y Taiwán son, en ese orden, los que más elevaron la deuda externa.

Morgan Stanley hizo hincapie en que Chile y Polonia elevaron de manera sustancial los compromisos de los hogares en alrededor de 14 puntos porcentuales sobre del PIB.

A nivel de gobierno, Sudáfrica y México son los países que más han elevado su deuda, en torno a 20pp del Producto, seguidos de Hungría, Chile, Malasia, Corea y Brasil.

La situación país

Este análisis de Morgan Stanley llega después de que S&P rebajó la clasificación de riesgo de Chile precisamente por los mayores niveles de deuda ¿Cómo se llegó a esta situación? El prolongado período de bajo crecimiento y una fuerte presión política para impulsar el gasto en programas sociales, ha dañado los ingresos del fisco contribuyendo a incrementar la deuda pública, y ha erosionado el perfil macroeconómico del país, señaló en su minuto Standard&Poor’s. Si bien en términos absolutos el porcentaje de deuda en relación al PIB es baja, durante los últimos años, su incremento ha sido acelerado. En 2013, la deuda alcanzaba el 12,7% del PIB; en 2014 subió a 14,9%, en 2015 escaló rápidamente a 17,4%, mientras que ahora, al cierre del primer trimestre llegó a 21,5% del PIB y se prevé que para el cierre de este año podría superar el 22%. Cálculos privados apuntan a que puede llegar a 25%.