Empresas & Mercados

Modelo de bajos costos de Ryanair se fortalece y busca expansión mundial

Leonardo Ruiz 18/01/2016

Apoyada en un fuerte flujo de caja la aerolínea busca modernizarse y elevar su frecuencia de vuelos, poner un foco primario en aeropuertos y apuntar a horarios más tempranos.

Ryanair es la aerolínea ultra low cost, con costos unitarios hasta 50% por debajo de sus competidores europeos, excluyendo el combustible. La empresa pretende duplicar su crecimiento de pasajeros en la próxima década y su modelo de negocios ha llamado la atención de inversionistas por su solidez financiera.

La aerolínea también ha despertado interés nacional, después de que se conociera el interés de su matriz, Irelandia Aviation, de entrar en el mercado local. La irlandesa, además de tener a Ryanair en Europa, es dueña de Allegiant en EEUU, Tiger Airways en Asia, VivaAerobus en México y VivaColombia en Colombia.

“Fuertes flujos de caja sustentan su inversión y le entregan el potencial para futuras recompras de acciones y pago especial de dividendos. Vemos evidencias que apuntan al alza en el mediano plazo y recomendamos comprar”, dijo a PULSO el analista de Davy Research en Irlanda, Stephen Furlong.

Continua expansión

Ryanair, que termina su año fiscal en marzo, está apostando a romper la meta de transportar más de 100 millones de pasajeros internacionales en el año y solo en diciembre sumó 25% más pasajeros que en el mismo mes de 2014. Ha tenido un crecimiento sostenido gracias a sumar nuevas aeronaves y reducir costos de servicios que los pasajeros no quieren pagar, además de haber lanzado su campaña “Always Getting Better” para atraer viajeros de negocios y familias. El programa está en su segundo año de vida y seguirá con mejoras de servicios, incluyendo un nuevo sitio web, una nueva aplicación para teléfonos inteligentes, nuevo diseño de cabinas de interior, un nuevo uniforme para su tripulación, mejoras a su menú de vuelo, reducciones a sus tarifas y actualizaciones digitales como un servicio para comparar precios.

La aerolínea también está llevando a cabo cambios en su red con una frecuencia de vuelos más alta, un foco primario en aeropuertos y horarios más tempranos.

“Las ventajas competitivas en costos operacionales, costo de capital y gestión de procesos se ven reforzadas por sus bajas tasas de rotación de pilotos, por las perspectivas de desarrollo de carrera, y por un acercamiento a las ventas que superaría a su competencia”, dijo el analista de acciones de Transporte y Logística de RBC Capital Markets, Damian Brewer.

El experto añadió que a pesar de que se espera una guerra de tarifas este año, el efectivo neto de 600 millones de euros que obtuvo tras el tercer trimestre deja a la compañía en una posición sólida. Brewer también apuesta a que a largo plazo la productividad de la fuerza laboral, los costos de aeropuertos y las elecciones de aeropuertos le jugarán a favor a la firma.

Los analistas coinciden en que el plan de la aerolínea para comprar hasta 200 nuevos Boeing 737 MAX 200 le permitirá mantener sus ventajas competitivas, además de permitirle crecer en número de pasajeros hasta 180 millones en 2024, lo que reducirá aún más su base de costos.

“Ryanair tiene un modelo de negocios que genera un alto flujo de caja que probablemente se mantenga a lo largo de todo ese período de entregas”, agregó Furlong de Davy, mencionando que cualquier exceso de efectivo neto será devuelto a través de recompras de acciones y dividendos especiales.

La aerolínea llevó a cabo una distribución de dividendos especial de 520 millones de euros a inicios de 2015 y completó un programa de recompras por 400 millones de euros.

Como si fuera poco, la empresa sigue expandiéndose globalmente, iniciando vuelos hasta Israel y confirmando que volverá a operar en Belfast en marzo, con una base en el aeropuerto internacional de Belfast y anunciando que tendrá vuelos por estación desde Dublin hasta Gatwick, en Londres.

La empresa publicará sus resultados trimestrales el 1 de febrero, para cuando los analistas han advertido que tal vez se puedan ver los efectos de menores tarifas tras los ataques terroristas en París y Bélgica.

La acción acumula un alza de 43% en un año y cerró el viernes con una caída de 2,04% hasta 14,4 euros. De un sondeo de Bloomberg a analistas que siguen la acción, 3,8% recomienda vender, mientras que 19,2% recomienda mantener y 76,9% comprar. El precio objetivo a 12 meses es de 16,35 euros.

Archivos relacionados