2310540_500.jpg

Marcelo Dutilh y crisis en el sistema isapre: "Es fundamental que el superintendente vuelva a entregar la información que valida los ajustes de precios"

Ximena Celedón 04/07/2016

La semana pasada, el ejecutivo mandó por segundo año consecutivo una carta a una serie de autoridades contextualizando las alzas que han aplicado las isapres. "Que los costos de salud aumenten es una realidad; cualquier otra idea en el Chile de hoy, es una utopía", señala de manera taxativa.

Por segundo año consecutivo, el gerente general de Consalud, Marcelo Dutilh, se dio el trabajo de mandar la semana pasada a una serie de autoridades una carta en la que explica el contexto en que las isapres basan los ajustes de precios aplicados. Tiene el convencimiento de que están absolutamente validados por la documentación que han generado y que también se envió a los destinatarios de la carta. Y es más, argumenta que el superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, cuanta con toda la información necesaria que avalan que los costos en el sistema isapre van a seguir aumentando. 

Ud. como gerente general de Consalud mandó una carta a una serie de autoridades para hacer presente la situación por la que atraviesa el sistema isapre. El año pasado también envió una similar, ¿hubo reacción a ella? ¿Se sienten escuchados por las autoridades?

-Se han dado pequeñas señales respecto de que se entiende que los costos en salud van a seguir aumentando en el tiempo. Creo que eso es un tema muy importante que se reconozca a nivel de las autoridades y que ellas en particular puedan señalar eso en forma clara también a los tribunales de justicia, en que les den, además de nuestros argumentos, que le entreguen la información de la que ellos disponen respecto de que los costos de salud van a seguir aumentando

¿Y eso ha sido así?

– El superintendente dejó de hacer esa tarea. El superintendente dejó de informar a la población la data que él tiene respecto a los consumos de salud.

¿Y por qué cree que hizo eso?

-Creo que él delegó en los tribunales una función que es técnica, porque hasta 2013 sí reconocían en la misma superintendencia los aumentos de precios y ella misma resolvía en reclamos de clientes por ajustes de precios sosteniendo que sí eran válidos los aumentos de precio. En los últimos dos años, el superintendente se sometió a la espera de que resolvieran los tribunales de justicia.

¿Por qué estima que se dio ese cambio?

-Porque estaba esperando que saliera la reforma de la ley, reforma que no se ha presentado y que no visualizo que se vaya a presentar. Es fundamental que el superintendente vuelva a entregar a la comunidad, a los tribunales la información que valida los ajustes de precios en función de los consumos que han seguido aumentando y él tiene esa información. Y avanzó en esa línea en un último informe que entregó respecto a los indicadores, que también dejó de producir públicamente, lo que se llamaba el IPC de la salud.

El dice que no reflejaba una referencia relevante…

-Pero hoy lo ha vuelto a entregar, pero en una forma tibia, no lo ha comunicado con la fuerza que  hoy requiera la situación judicial. El ya entregó información pública respecto a que el consumo de salud la cantidad de prestaciones de salud, ha aumentado 5%. El entregó información respecto a que el consumo y el mayor uso de las licencias médicas están llegando aproximadamente al 6%. Ese es un reajuste real de mayor consumo, esa es la información que nosotros que sistemáticamente le estamos entregando a las distintas autoridades, porque valida que se mayor consumo sí se está presentando. Es una información que también hemos recogido de los mismos tribunales, los que en los últimos fallos nos pidieron que complementáramos nuestra información con más antecedentes y en esta oportunidad hemos incorporado estudios realizados por consultoras internacionales, con la misma Universidad Católica, que validan estos consumos.

Pareciera que hay una dificultad de base cuando varios jueces que fallan este tipo de recursos desestiman que las alzas de precios no son justas.

-Aquí hay un concepto muy importante de aclarar y que no es un problema que los costos de salud aumenten, es una realidad; cualquier otra idea en el Chile de hoy es una utopía. Dado el nivel de desarrollo que tenemos, las expectativas de crecimiento que tenemos, el perfil epidemiológico y de mayor edad, es una utopía que los costos de salud por persona no vayan a aumentar. Es una realidad que debemos enfrentar y eso lo tienen que entender las cortes de nuestro país.

¿Y cómo se entiende que haya isapres que resuelven no subir el costo de sus planes base? 

-Eso se ha mostrado en el tiempo que no es sustentable. No hay ninguna isapre, ningún asegurador de salud, en Chile ni en mundo que haya podido mantener sus precios por un horizonte de tiempo razonable, ¡ninguno! Esa evidencia es empírica y que la vemos en nuestro país desde el momento en que en los últimos diez años el ajuste de mayor consumo y de mayor presupuesto del sector público es de un 9% real anual y en el sector privado ha sido de un 6% real anual. Una cosa coyuntural es que en un año particular no se haga un ajuste, pero en la sustentabilidad del sistema eso es absolutamente inviable.

Se ha señalado que las isapres han sido poco eficientes en el manejo de sus costos y algunos críticos se apoyan en que justamente hay algunas que no suben sus planes base…

-No hay ninguna isapre que en un período relevante de tiempo no haya aumentado los valores base de sus planes, ninguna. Nuestra obligación principal tiene que ver con hacer que este aumento de costos sea lo menor posible y hay diferentes formas de hacer eso. La evidencia de Consalud está a la vista de la superintendencia, en cuanto a que hacemos un tremendo trabajo en tratar de orientar a que las personas ocupen redes más eficientes, que resuelvan sus problemas de salud primero en lugares en que se dé garantías de calidad y, segundo, que sean costo efectivos. Prueba de ello es un tremendo elemento de política pública como el GES. Hacemos un control de costos importantes, a través de que la gente ocupa más el GES, y que lo está haciendo. Y lo está haciendo también al usar una tremenda cobertura que tiene el sistema isapre que es la cobertura catastrófica. 

Eso ha permitido controlar la velocidad del aumento de los costos, no limita que los costos aumenten, permite morigerarlos. Sin un elemento como el GES, sin la cobertura catastrófica, el costo de la salud del sistema privado sería mucho mayor.

Un estudio de la super salud señala que si bien las isapres cumplen los estándares financieros, hay tres que evidencian un deterioro en sus niveles de liquidez, ¿es una luz amarilla?

-No por un tema contable van a verse diferencias en el riesgo, éste va a seguir siendo el mismo. Lo que sí, el sistema sí está en riesgo y evidencia de eso es lo mismo que señaló el superintendente de Salud en la entrevista que ustedes realizaron, en la que señala que ningún sector es proyectable en el mediano y largo plazo con una judicial como la que está enfrentando el sistema isapres.

¿En las isapres se están encendiendo las luces amarillas?

-Creo que hoy día hay varios de los aseguradores que están con sus indicadores en el límite y eso sin duda que es un motivo de alerta, porque por algún motivo ocurren aumentos de costos que son inesperados, ocurren mecanismos de migración de clientes que son inesperados, estamos hoy enfrentando una situación de crecimiento de la cesantía, que va a impactar en los ingresos de la compañía y que eso evidentemente puede tener repercusiones en los resultados de la misma compañía. Hoy, la utilidad del sector y en particular de algunas isapres, es sumamente estrecho. El año pasado hubo compañías que tuvimos resultados operacionales negativos y eso lo estamos revirtiendo porque pudimos hacer una ajuste de tarifas y lo estamos enfrentando también con mayores eficiencias que hemos ido incorporando. Cuando estamos viendo los indicadores en niveles mínimos como los que estamos viendo hoy día, si son motivo de alerta y son motivo de preocupación respecto de qué pasa en el evento de que alguna de estas compañías no pueda sustentar sus indicadores de liquidez principalmente.

¿Qué debería hacer la superintendencia ante ello? ¿Los indicadores son muy laxos?

– Los indicadores son bastante estrictos y hay que cumplirlos. 

Entonces, el problema no es el indicador sino que el contexto que está llevando a que éstos se deterioren…

– El problema no es el indicador, el problema es que para cumplir esos indicadores uno debe  tener herramientas que permita asegurar la sustentabilidad del trabajo que uno hace. Y en el trabajo que uno hace una variable que es central, y que lo podemos hacer una vez al año, es el ajuste de precios. Cualquier sector en que se vaya a la fijación de precios, no es sustentable. Cuando se llega al límite de que un porcentaje muy importante de los clientes van a solicitar que se les fije el precio, esa empresa no va a ser sustentable porque su dinámica de aumento de costos va a seguir presente. En esa línea, el superintendente tiene las herramientas para validar los ajustes que hacen cada una de  las compañías.

A la espera del análisis del SII sobre las costas judiciales: “No corresponde que sean gastos rechazados”

Un tema relacionado con las costas es el análisis que está haciendo el Servicio de Impuestos Internos para determinar si corresponden o no a gastos rechazados, ¿por qué para ustedes no debería serlo?

El procedimiento de los ajustes de precios está establecido por ley. El proceso que realizamos es el necesario para generar nuestros ingresos; por lo tanto, estas costas están directamente relacionadas con que podamos generar los ingresos de la compañía. 

La única forma para que no se generen estos ingresos sería no hacer reajustes de precios. Si no se reajustan los precios, los costos aumentan y el sistema no funcionaría. Por lo tanto, la ley estableció este mecanismo que es que una vez al año se comunica el guarismo para permitir ajustar los ingresos, ingresos que han tributado. Además, dada la naturaleza del recurso, que es de protección, también estamos obligados por ley a entregar toda la información a los tribunales y eso implica costas para hacer cumplir nuestros derechos de defensa que establece el sistema jurídico.

Por lo tanto, no debieran tributar…

-Evidentemente que esos recursos son parte de los costos. Son costos de la actividad normal de Consalud el generar toda esa información que nos obliga la ley a tener que presentar. 

¿El SII les ha dado una señal respecto a cuándo estaría su decisión?

-Nosotros hicimos la entrega de toda la sustentación técnica, le entregamos al SII toda la documentación de las diferentes costas que hemos cancelado, de cómo esas costas están reflejadas en nuestros estados financieros; la misma información está entregada  a la superintendencia, nunca hemos tenido ninguna observación al respecto. Creemos que con la información que hemos puesto a disposición, el SII entenderá la naturaleza de este sistema isapre, de la regulación, de la forma en que funciona para poder generar la renta y entenderá  que forma parte de los costos que son necesarios para generar la renta de la compañía; por lo tanto, no corresponde que sean gastos rechazados. 

¿Cuál sería el efecto para Consalud si se tuviera que tributar por esas costas?

-En cuanto a recursos, es una cantidad que es muy relevante. Estamos convencidos de que son gastos necesarios para generar la renta y eso es lo que le hemos formulado y debiera resolver que los tributos que hemos pagado al mismo SII han sido en base a ese planteamiento.

¿Se han puesto en el escenario de un fallo en contra?

-Vamos a recurrir necesariamente si es que ese escenario se da, porque estamos convencidos que lo que estamos haciendo es lo correcto.

¿Y ahí como sería el procedimiento?

-Tendríamos que ver cómo es la resolución en un caso desfavorable, pero confiamos en que el SII va a resolver atendiendo los argumentos que le presentamos.

Hay una isapre que tributó por esas costas, ¿les quita fuerza a sus argumentos?

-La información pública que tenemos es que es una situación muy puntual que se produjo porque tampoco había enfrentado esta situación anteriormente y que cuando la habrán revisando se habrán dado cuenta que corresponde incorporarla como un gasto necesario para generar la renta.

Judicialización: “Una señal clara del regulador resolvería una buena parte”

¿Qué interpretación le dan al hecho de que el ministro de Hacienda señale que la reforma a las isapres no está dentro de las prioridades del Gobierno?

-Creo que se está omitiendo una realidad de lo que está pasando con los tribunales de justicia. Hoy el problema de la judicialización es una realidad, vamos a llegar seguramente a fin de este año con un sistema judicial que va a haber recibido cerca de 500 mil recursos de protección en los últimos cuatro años, que han generado costas judiciales de cerca de US$150 millones en honorarios a un grupo pequeño de honorarios. Los tribunales están sobrepasados y para resolver eso una señal administrativa clara del regulador resolvería una buena parte. Porque entregaría una señal clara del sustento técnico que están solicitando también los tribunales.

Pero cuando el juez está convencido de que el alza es injusta, hay un problema…

-Sí, pero los jueces dicen que se debe entregar más información más pormenorizada respecto al ajuste que se realiza. 

Por tanto, el proceso de alza que se acaba de iniciar va a ser una prueba de fuego para ver su efectivamente los tribunales están usando la información…

-Para ver cómo sigue para adelante y qué rol toma también la superintendencia en las resoluciones que ellos realicen, que no se cuelguen de una resolución judicial porque ellos sí tienen atribuciones técnicas de resolver también los reclamos respecto a los ajustes de precios.