Andrónico Luksic

Empresas & Mercados

Luksic fija para 2019 fin de deuda subordinada y prepara disolución de sociedad matriz del Chile

Mariana Marusic 27/02/2018

En su carta a los accionistas de SM-Chile, adelantó que ya se están preparando para el proceso en que se revertirá la estructura de sociedades, donde se disolverá SAOS y SM-Chile y se traspasarán las acciones de esta última a Banco de Chile.

Confiado en terminar con la deuda subordinada en abril de 2019. Así se mostró Andrónico Luksic, controlador de Banco de Chile, en su carta a los accionistas contenida en la memoria anual 2017 de SM-Chile, sociedad matriz de la entidad financiera.

Allí comentó que “si la marcha del Banco de Chile continúa como hasta ahora y se obtienen resultados razonablemente atractivos en 2018, se cumplirá nuestra estimación de completar el pago de la obligación subordinada con el Banco Central de Chile en abril del año 2019“.

La entidad controlada por Citi y el Grupo Luksic mantiene la obligación desde 1996, y durante los últimos años los recursos entregados al Central se encuentran muy por encima de lo pactado, por lo que de extinguirse la deuda en 2019, se concretaría 17 años antes del plazo final.

Según la carta a los accionistas, gracias a los resultados que consiguió el banco el año pasado, la cuota 22 que pagará al ente rector en abril de este año ascenderá a UF 5,7 millones ($152.930 millones), muy por encima del pago mínimo de UF 3.187.363 al que fue pactado el crédito con el instituto emisor (en 40 cuotas hasta 2036). Con el desembolso de este año, el pasivo se reducirá a cerca de UF 3,1 millones (unos $82.900 millones).

Con todo, Luksic recuerda en la memoria anual de SM-Chile cuáles son los pasos a seguir una vez que se complete el pago de la deuda subordinada, y adelanta que ya se están preparando para el proceso que traspasará las acciones de la matriz a la filial.

“Una vez completado el pago de dicho compromiso, automáticamente se pondrá término a dichas sociedades (SM-Chile su filial Administradora de la Obligación Subordinada SAOS S.A.), pasando nuestros accionistas a ser directamente accionistas del Banco de Chile, en las condiciones y en las proporciones que se establecieron desde un inicio en nuestros estatutos sociales”, puntualiza en la misiva.

“Estamos preparándonos para el proceso en que se revertirá la estructura de sociedades, sustituyendo la totalidad de las acciones de esta Sociedad (SM-Chile) por las acciones del Banco de Chile que hoy son directa o indirectamente de su propiedad“, advierte Luksic.

SM-Chile controla la Sociedad Administradora de la Obligación Subordinada (SAOS), la cual tiene prendadas a favor del Banco Central 28.593.701.789 acciones de Banco de Chile, equivalente a un 28,8% de la propiedad. Sin embargo, la estructura cambiará en los próximos años.

SAOS tiene en su poder casi un tercio de las acciones Banco de Chile, pero una vez extinta la deuda, ésta se diluirá y los accionistas de la serie B de SM Chile recibirán una acción del banco, con la opción de tener 2,38 títulos más.

Sobre la economía del país, el controlador de Banco de Chile aseguró que el adelantamiento del fin de la deuda subordinada se da gracias al buen desempeño de Banco de Chile y “un entorno macroeconómico que ha permitido un sano desarrollo del mercado financiero. Es por esto último que nos importa de sobremanera el desempeño de la economía chilena. Por lo anterior el Banco de Chile está y seguirá estando comprometido con todas las iniciativas que ayuden a fortalecer nuestra economía y la estabilidad económica, política y social de nuestro país”.