enel green power

Empresas & Mercados

Los planes de Enel en Chile tras los ajustes al negocio de generación

Carolina Pizarro 06/05/2018

La eléctrica italiana anunció que Valter Moro será el gerente general tanto de Enel Generación como de Enel Green Power, filial renovable de Enel que en Chile cuenta con más de 1.000 MW en operación. El ejecutivo niega que detrás de su nombramiento esté la intención de fusionar las dos filiales de generación de la compañía.

Las novedades en Enel no se terminan. La eléctrica, que ya logró incorporar los activos de Enel Green Power Latinoamérica, la filial de energías renovables del grupo, a Enel Chile, ahora anuncia que toda el área de generación del holding en Chile estará en manos de una sola persona: Valter Moro.

El ejecutivo, que llegó a Chile a fines de 2014 a hacerse cargo de la otrora Endesa (hoy Enel Generación), ahora también está a cargo de Enel Green Power Chile, filial que marcará el crecimiento del grupo en el país. Pero Valter Moro se apresura y aclara que su nombramiento surgió después de que finalizara el llamado Plan Elqui y que no está considerada la fusión entre Enel Generación y el brazo renovable de Enel y joya del CEO de la Italiana, Francesco Starace.

“No habrá una fusión entre las filiales”, aclara. Y agrega que con su nombramiento solo busca potenciar las sinergias que existen entre ambas empresas, “sin perjuicio de que los dos vehículos se quedan separados”, recalca.

¿Puede garantizar que más adelante no habrá una fusión entre las empresas? “Esta es la situación en la que nos encontramos hoy. Ya están las dos filiales bajo el mismo paraguas (Enel Chile) y lo que garantizamos es la sinergia operativa. Al final estamos en el mismo equipo societario, por lo tanto, no son necesarias otras acciones adicionales a las hechas en el Plan Elqui”, dice.

“Estamos hablando de dos filiales que se encargan de la generación. Una generación que tiene muchos puntos en común y donde existen muchas sinergias operativas”, dice.

Un ejemplo de ello es el trabajo que hoy se hace en Canela, parque eólico de Enel Generación, donde Enel Green Power presta servicios de mantenimiento.

“Vamos a compartir experiencias porque estamos en el mismo grupo empresarial. En eso no hay ningún tipo de obstáculo”, recalca. Y agrega que toda esta gestión entre las empresas se realiza a través de contratos que son revisados y tratados por el directorio como OPR, es decir, como operaciones entre partes relacionadas. “Acá no hay murallas chinas, hay una sinergia entre las filiales”, dice.

Moro recalca también que Chile es el único país donde Enel ha impulsado esta modalidad de unir los brazos de generación en una sola gerencia. Esto, dice, porque Chile es muy relevante para el holding italiano. “Enel en el mundo tiene 40.000 MW de potencia renovable, lo que incluye la hidroelectricidad. De ellos, 4.700 MW están en Chile, por eso somos un país importante. Y en Latinoamérica, Chile es el primero en energía renovable y, por lejos, somos los primeros en Chile”, explica Valter Moro.

“Lo que haremos acá es dedicarnos a lo más relevante que tiene Chile en comparación con otros países, que es la energía renovable. Es que el país ha demostrado que tiene un potencial muy grande”, añade el ejecutivo.

Estrategia comercial

El beneficio de la nueva forma de operar es simple: Enel Generación pondrá sobre la mesa su experiencia y portfolio comercial y el brazo verde colaborará con la construcción de proyectos que tendrán precios de la energía competitivos. “En el futuro vamos a actuar con nuestro robusto portfolio comercial y nos vamos a beneficiar como grupo Enel de los proyectos competitivos que Enel Green Power puede desarrollar. Esta energía limpia y barata es la que pondremos en el mercado”, explica Moro.

Entonces, ¿la Endesa que la gente conocía, ya no existirá? “Existe, porque están los activos. Enel Generación tiene la mayor flota hidroeléctrica existente y tiene plantas termoeléctricas. Y a nivel del operador, sigue siendo el operador más relevante del mercado”, explica.

Sin embargo, indica que “el futuro lo vemos con el desarrollo de proyectos renovables: solares y eólicos y también en geotermia, y esto se puede complementar con una estrategia comercial enfocada en el mercado libre (empresas), mercado que el grupo Enel puede exprimir gracias a un mix diversificado de generación”, señala el ejecutivo.

De hecho, detalla que Enel Generación posee 3.500 MW en energía hidráulica y añade que a través de Enel Green Power ya se están operando cerca de 1.100 MW en el país, energía que está distribuida en 600 MW en energía eólica, 490 MW en paneles solares fotovoltaicos y 48 MW de energía geotérmica.

¿Cuánto puede llegar a pesar el lado renovable en el Ebitda de Enel? “Su contribución será igualmente importante, pero no será tan relevante como la hidroelectricidad. Son volúmenes distintos”, explica. Y detalla que dependiendo si un año es seco o normal, el aporte del agua varía entre nueve y 14 teravatios y Enel Green Power solo aporta con tres teravatios. “En el futuro será más, pero aún falta para eso”, recalca.

Añade que para este año tienen estimado que EGP aporte en un 18% al Ebitda de Enel Chile, lo que unido al 61% que aporta la hidroelectricidad, la gerencia que lidera hoy Valter Moro será responsable de generar casi el 80% de Ebitda del grupo en Chile al cierre de este año. “Es la número uno como aportante del Ebitda en Chile”, destaca.

Planes en Chile

En el futuro, el crecimiento será relevante. Esto, porque gracias a las ofertas que la eléctrica presentó en las licitaciones eléctricas impulsadas por el gobierno entre 2016 y 2017 para los clientes regulados (hogares), la compañía ya cuenta con contratos para impulsar un plan de inversiones de unos US$ 700 millones y que contempla la puesta en marcha de un poco más de 500 MW distribuidos en energía eólica, solar y la ampliación de Cerro Pabellón (geotermia). “Este plan de inversiones se materializará de acuerdo a los tiempos estimados en las licitaciones, las que están pensadas hacia los años 2021 y 2024”, indica.

Pero el crecimiento será mayor, pues además tiene un programa por 600 MW adicionales, con el que esperan conquistar al mercado libre (empresas) y que se materializarán en la medida en que se cierren nuevos contratos. “Si no crece el mercado regulado, que es lo que esperamos, vendrá el mercado libre con clientes industriales que claramente necesitarán de energía que será tanto más competitiva dependiendo de cuántos proyectos renovables podemos poner en el mercado”, dice Moro.

Pero el ejecutivo se desmarca de la tendencia que están siguiendo otras eléctricas, quienes están conquistando a los clientes que se han cambiado hacia el mercado libre en busca de precios más competitivos con contratos con extensiones menores. “Nuestra proyección sobre el mercado es un traspaso desde los clientes regulados hacia el mercado libre, pero para que obtengan precios competitivos, es necesario contratos de largo aliento, por lo menos por sobre los cinco años”, indica el ejecutivo.

Con todo esto, el anhelo del grupo eléctrico es que el brazo renovable opere en Chile más de 2.200 MW mirando hacia la próxima década.

“Pronto veremos funcionando Los Cóndores”

No todo ha sido buenas noticias para Enel. La compañía que el año pasado devolvió al Estado la mayor cantidad de derechos de agua que poseía, sigue enfrentando problemas en la única inversión en generación que los italianos están impulsando en Chile. Se trata de la central hidroeléctrica Los Cóndores, de 150 MW, que los italianos heredaron del plan de inversiones de Endesa y que ha presentado varios problemas en su construcción.

La central de pasada ubicada en la cuenca alta del río Maule, en la comuna de San Clemente, estaba proyectada para iniciar su operación durante 2018. Sin embargo, los plazos se han ido extendiendo y hoy Enel estima terminar la construcción recién mirando hacia el segundo semestre de 2020.

“Los Cóndores tuvo una dificultad técnica que este tipo de proyectos suele vivir. Estamos hablando de la construcción de un túnel en la cordillera y tuvimos un retraso”, explica Valter Moro.

El proyecto es de larga data en el grupo. Fue aprobado ambientalmente en el año 2008 y el 2011 su diseño fue optimizado, logrando que el año 2014 el directorio de la entonces Endesa diera el visto bueno a la inversión, la que en ese momento se estimó en US$ 660 millones.

Hoy, Moro aclara que la iniciativa no corre riesgos como otros proyectos hidroeléctricos que han presentado problemas, como es el caso de Alto Maipo. “Los Cóndores es parte del portfolio de generación de Enel Chile y también del portfolio comercial”, dice. Esto, pese a reconocer que el proyecto es “una hidro antigua” y que la decisión de inversión se tomó “cuando el mercado chileno estaba mostrando otro nivel de precios”.

A pesar de eso, el ejecutivo recalca que “estamos más allá de mitad de la obra y pronto la veremos funcionando”.P