Empresas & Mercados

Los elevados castigos del caso D&S-Falabella

PULSO 29/01/2016

En abril del año pasado, la SVS demandó a Hans Eben, Vicente Aresti y otros ejecutivos por el pago de costas.

Es uno de los casos emblemáticos sobre el uso de información privilegiada en el país. 

La fallida fusión entre D&S y Falabella, hace casi ocho años, generó gran revuelo y elevadas multas, las más altas hasta entonces. 

El 15 de julio de 2008, la SVS sancionó a Alejandro Irarrázabal con una multa de 8.464 UF, a Eugenio Eben, a Vicente Aresti y a Hans Eben, por haber incurrido todos ellos en la infracción a lo establecido en el artículo 165 de la Ley N° 18.045.

Otros sancionados fueron y Ana María Laguna Galasso, asesora externa de comunicaciones de D&S y María Luisa Solari Falabella, miembro del grupo controlador de Falabella, según reveló la SVS en agosto de ese año.

Pese a que la mayoría de los involucrados finalmente pagó la multa, la SVS demandó por pago de costas el año pasado a Hans Eben (director de D&S mientras se llevaban adelante las negociaciones, además de miembro del directorio de Tucapel en aquella época), Vicente Aresti (ex vicepresidente ejecutivo de Tucapel), Alejandro Irarrázabal (entonces gerente general de Tucapel) y Eugenio Eben Aresti (hoy ex gerente de nuevos negocios de la misma empresa). En el caso de Eben, desestimó la demanda, señalando que pagó las costas.

Archivos relacionados