Puerto de Valparaíso

Empresas & Mercados

Liberty lleva a Ultramar a arbitraje por pérdida de perfumes provenientes desde Holanda

María José Tapia 14/12/2017

Aseguradora respondió ante el dueño de la carga, que había sido intermediada por la agencia del grupo Von Appen. Ahora Liberty llegó a la justicia para que designe un árbitro para que Ultramar -como representante de los barcos- asuma la responsabilidad.

Más de 2.000 perfumes es lo que hoy mantiene enfrentados a Liberty Seguros y Ultramar. El 7 de diciembre pasado, la aseguradora llegó al 10° Juzgado Civil de Santiago para interponer una acción judicial, con la finalidad de que el tribunal designe un árbitro que permita dirimir la problemática.

Según se lee en el texto, todo partió a fines de 2015, cuando la Sociedad Importadora J.P.T. realizó una operación con uno de los principales proveedores de perfumes y cosméticos del mundo, Holland Trading Group Perfume & Cosmetics, a fin de importar a Chile, desde Holanda, diversos artículos de perfumería. La carga fue asegurada por Liberty Compañía de Seguros S.A.

El despacho de la mercadería fue coordinado por Ultramar Agencia Marítima Limitada. Los perfumes debían ser transportados por mar desde Rotterdam, Holanda, hasta Iquique. Hapag-Lloyd -ligada al grupo Luksic a través de la Compañía Sudamericana de Vapores (CSVA)- asumió esa obligación de traslado. “La carga fue recibida por las solicitadas en el puerto de carga en óptimas condiciones, sin daño de ningún tipo y con la totalidad de la mercadería, el día 25 de noviembre de 2015 en Rotterdam”, señala la acción judicial. Ese mismo día la embarcaron en la motonave Manu, para luego ser transbordada en el Puerto de Callao, Perú, a la motonave Santa Isabel, en la que finalmente arribó a Iquique el 13 de enero siguiente. Y ahí fue cuando se verificó el problema. “El contenedor arribó al puerto de descarga con un sello de seguridad distinto al manifestado en el puerto de carga y que, al momento de su apertura, se pudo constatar que éste presentaba una gran cantidad de faltantes”, dice el documento.

En total, habrían sido cerca de 2.200 perfumes los que habrían desaparecido valuados en unos US$50 mil (unos $32,5 millones). Todo ese monto fue indemnizado por Liberty al asegurado, el cual esperan recuperar a través del que tenía a cargo la coordinación del traslado de la carga que era Ultramar Agencia Marítima, en su calidad de intermediario. “Las solicitadas -motonave Santa Isabel y Hapag-Lloyd, ambas -se lee en el escrito- representadas por la agencia de naves de los Von Appen- tomaron a su cargo la mercancía en perfecto estado, sin daños ni faltantes (…) y se obligaron a entregar la mercancía en idéntica condición”, dice Liberty en el texto. Y añade que pese a ello, la carga llegó con menos cantidad que la que se embarcó, “lo cual generó perjuicios al consignatario que finalmente fueron indemnizados por nuestra representada”.

Tras ello, la aseguradora intentó alcanzar un acuerdo con Ultramar, conversaciones que no llegaron a buen puerto, iniciándose la acción judicial. Y solicitando al tribunal fijar hora y fecha para designar justamente al arbitro que dirima.

“Liberty Seguros Chile declara que cumplió con su compromiso y cubrió el siniestro. Adicionalmente, Liberty Seguros hizo uso de su derecho para ejercer las acciones legales correspondientes con el fin de hacer efectiva la responsabilidad de las partes relacionadas con el transporte de la carga. Esperamos que el arbitraje solicitado resulte satisfactorio”, señaló la compañía a PULSO.

Altas fuentes de la industria naviera precisan que estos casos son comunes en el sector. De hecho, al año en Chile se mueven del orden de 3.000.000 de contenedores, por lo que es normal que un porcentaje de ellos presente problemas.

Una vez que esto ocurre, el dueño de esa carga informa de la situación a su compañía de seguros, quien paga y el cliente firma un documento cediéndole el derecho a ejercer acciones, sobre lo cual recurre a la justicia contra el tercero responsable, que en este caso la aseguradora asume que es la naviera que ha emitido el conocimiento de embarque que amparó la carga con la cual se movió de un destino a otro. En Chile todos los temas marítimos se resuelven vía arbitraje de acuerdo a la ley.

Dado ello, en el sector señalan que en este caso puntual Ultramar Agencias debería informar a los armadores de la nave de la recepción de la acción con el fin de que el armador tome contacto con su compañía de seguros y, a través de ella, y su corresponsalía en Chile, nomine los abogados para la defensa del caso. Aún más, subrayan que según el mismo Código de Comercio, el agente de viajes no debe responder por las obligaciones de su representado.

Pese a ello, conocedores del proceso precisan que las tratativas entre Liberty y Ultramar continuarían con la finalidad de llegar a un acuerdo sin necesidad de continuar en la ruta judicial.