2221559_500.jpg

Las cuatro sorpresas que marcaron los mercados globales durante la primera parte del año

Paulina Breschi 01/07/2016

Los consensos fallaron una vez más. A fines del año pasado las proyecciones apuntaban a que la Fed elevaría nuevamente la tasa de interés, el dólar seguiría subiendo, pocos daban algo por A. Latina y los emergentes en general...y menos por la bolsa chilena.

El primer semestre del año estuvo marcado por la volatilidad generada por la debilidad de la economía China, la expectativa de evolución de la tasa de interés en Estados Unidos y, en lo más reciente a la situación europea: Brexit, la siempre riesgosa Grecia y la falta de acuerdo político en España para conformar Gobierno.

Fue este escenario el que llevó a que la gran mayoría  de las proyecciones que a fines del año pasado se realizaban para este primer semestre se vieran mal. En términos generales se pueden agrupar en cuatro las grandes sorpresas del primer semestre desde el punto de vista de los mercados.

Finalmente la Reserva Federal no subió la tasa de interés y tras el Brexit, habría que esperar un par de años. El dólar frente al peso chileno no siguió su camino ascendente y cerró ayer en $662,7. Los flujos de inversión de los ETF aumentaron hacia los mercados emergentes, incluido en Brasil que se benefició de la salida de Dilma Rousseff. La bolsa chilena, si bien no superó los 4.000 puntos, en dólares la rentabilidad fue cercana a 20%.

1. Mercados emergentes logran rentar positivo y atraer inversiones. Contra todo pronóstico, Brasil brilla en Latam

Durante 2015 los mercados emergentes habían pasado a segundo plano, producto de la desaceleración económica e incertidumbre política en algunos mercados como el latinoamericano, sumado a la caída de las materias primas. Sin embargo, en 2016 el escenario cambió: los inversionistas comenzaron a percibir en los emergentes oportunidades. 

Aunque la desaceleración económica global continuó, especialmente en Latinoamérica, el escenario político dio un giro, lo que volvió a situar en el ojo de los inversionistas a la región. 

Factores que influyeron en los niveles de flujos de fondos de mercados emergentes: si se observa el índice MSCI de mercados emergentes, los flujos mostraban cuatro semestres consecutivos a la baja, sin embargo hoy cierran el primer semestre de este año en positivo.

Si el 30 de junio del 2014 los flujos eran -US$1.500,64 millones, ayer (30 de junio de 2016) cerraron con un ingreso neto de flujos por US$467,36 millones. 

Todo producto de señales que impulsaron la confianza y el optimismo por parte de los inversionistas extranjeros que comenzaron a observar con otra mirada a los emergentes, especialmente Latinoamérica. 

Mauricio Macri y su apertura a los mercados del mundo en Argentina; elecciones en Perú con un candidato pro mercado que finalmente logró ser elegido como presidente; un impeachment en contra de Dilma Rousseff en Brasil y un cambio en el camino del ajuste que necesita el país para salir de la recesión que enfrentan, fueron algunos de los elementos que sirvieron de gancho para los inversionistas.

A ello se sumó un escenario de incertidumbre en Europa, con tasas negativas provenientes de los principales bancos de la eurozona, sumado a partidos políticos más populistas tomando fuerza en la eurozona, y un sorpresivo cierre con una salida de Reino Unido de la Unión Europea.

2. IPSA rentó 16% en dólares. En pesos el mejor semestre desde 2010

La lucha del IPSA por superar los 4.000 puntos este semestre fue la tónica que marcó su desempeño. Aunque no lo logró. Pero más allá del nivel, la rentabilidad fue relativamente mejor a la previsiones que se hacían a fines del año pasado.

Medido en pesos, el índice referencial cerró en su mejor semestre desde 2010, al anotar un alza de 8,1%. Medido en dólares la situación es aún más favorable, dado que la ganancia fue de 16%.

El impulso del IPSA en pesos se dio en gran parte en el primer trimestre, cuando avanzó 6,99%.

Y si bien venía bastante bien en los últimos días el factor Brexit se interpuso y moderó los retornos del principal índice bursátil chileno. Un día antes de que se anunciara la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el selectivo había cerrado en 4.022 puntos. Sin embargo, ayer el referencial llegó a los 3.995 puntos, demostrando ser más estable que otros mercados internacionales ante el efecto que hoy remece los mercados a nivel global. En junio, el índice cerró con un alza de 1,1%, un mejor escenario si se compara con la caída de 1,68% de mayo.

Dentro de la rueda local, Cencosud es la acción del IPSA con mayor rentabilidad este semestre (33,48%), marcando su mejor primer semestre desde 2010. Inmediatamente después del retailer se sitúa CAP que anotó un avance de 31,9% luego de 10 semestres consecutivos a la baja en los que acumuló un retroceso de 93,13% (de $24.950 a $1.714 cada acción). En esa línea, el hierro anotó su mejor inicio de año histórico (2008), con un alza de 27,7% después de cuatro semestres consecutivos a la baja.

3. Fed no actuó el primer semestre, pero tampoco lo haría el segundo

Varios años ya se viene especulando sobre el alza de tasas de la Reserva Federal de EEUU. Este semestre parecía indicar que la Fed, aunque con cautela, buscaría un alza luego de que tras casi 10 años intacta, en diciembre pasado la Fed decidió efectuar un leve incremento. Sin embargo, el cierre de este semestre sólo apunta a que dicha alza se seguirá postergando, lo que también indica que la Fed no sólo está considerando las cifras de EEUU para tomar su decisión. 

Si el 16 de diciembre del año pasado la probabilidad implícita de un alza de tasas por parte de la Fed mostraban un par de incrementos adicionales en el año, el escenario fue cambiando a medida que la economía china se complicaba y que en lo más reciente triunfó el Brexit en el referendo del Reino Unido. Hasta el 29 de junio en el mercado se internaliza un par de años sin grandes movimientos.

Así lo piensa Tomás Langlois, gerente de Renta Variable Latinoamérica de LarrainVial Asset Management, considera que: “En este contexto es mucho más probable que la Fed no suba la tasa de interés”.

4. Pese a las  proyecciones, el dólar perdió fuerza

Con fuerza comenzó el año el dólar, y varios comenzaron a especular sobre cuál sería el techo con el que cerraría este primer semestre. Incluso, los menos optimistas, hablaron de un dólar que se ubicaría en torno a los $700. Si bien por momentos superó ese nivel, la divisa fue perdiendo fuerza, lo que se consolidó luego de que el mercado ya no ve incrementos de tasa de interés por parte de la Fed. Ayer la paridad dólar-peso cerró en $663, acumulando un retroceso en el primer semestre de $28.

De hecho, el dólar marcó su mayor depreciación frente al real desde el 2003, su segunda mayor caída semestral histórica. A la vez que frente al yen y el peso chileno marcó su peor primer semestre desde 1995 y 2009, respectivamente.

En enero el tipo de cambio avanzó hasta los $712 y cerró con un avance acumulado de $2. No obstante, la divisa comenzó a oscilar a la baja, y en principios de mayo tocó $673,8. Asimismo, ese mes las apuestas de los operadores financieros para el dólar en la encuesta publicada por el Banco Central comenzaron a subir. Según el sondeo de la segunda quincena de mayo, el tipo de cambio dentro de tres meses llegaría hasta los $700 y mantendría ese valor a fin de año.

En esta línea, el precio del cobre subió un 1% hasta los US$2,1895 la libra, con lo que logró su mayor valor en dos meses.

Con todo la divisa inglesa vio una fuerte depreciación tras conocerse que el país inglés votó por salir de la eurozona. La libra se depreció 8,71% y anotó su peor primer semestre desde 1991. En tanto, el euro se apreció después de cuatro semestres consecutivos a la baja.

De la mano de la libra esterlina el peso mexicano se depreció fuertemente. La volatilidad generada por la decisión británica de salir de la Unión Europea llevó al peso mexicano a una depreciación de 6,2 % en comparación al cierre de la jornada anterior, lo que también se ha atribuido al efecto Trump.

2° semestre: ven oportunidades en renta fija y acciones. Dólar no volvería a $700

El escenario político que vive la región, favorecido por la situación actual europea y mejores cifras provenientes de China, podría impulsar los mercados latinoamericanos este segundo semestre. “En Europa hay incertidumbre respecto al Brexit, si no sabemos lo que pasará con el euro se detiene la inversión, y los emergentes se vuelven atractivos como alternativa”, dice Patricio Muñoz, gerente de renta fija Latam de LarrainVial Asset Management. De hecho, ha aumentado el apetito por inversiones en bonos en la región, a la vez que los mercados emergentes transan a récord históricos.

Acciones: Chile defensivo y con valorizaciones baratas

Aunque este semestre no ha destacado por ser atractivo para la renta variable, el segundo semestre podría se mejor. La decisión de UK de salir de la Comunidad Europea podría terminar favoreciendo a los mercados emergentes, gracias a que derivaría en una postergación indefinida de posibles alzas de tasas de interés por parte de la Fed, “por lo que la amplia liquidez global permanecerá, y los inversionistas tenderán a buscar yield en países/regiones menos afectadas por los últimos acontecimientos”, destaca Pamela Auszenker, subgerente de equity research y estrategia de Bci. Según explica la experta, lo anterior quita presión a los mercados emergentes, que en la medida que no hayan mayores sorpresas negativas por parte de China, debieran ser los más favorecidos en lo próximo. “Hemos visto entrada de flujos a Latinoamérica en particular, donde Chile destaca como una bolsa que se está transando con descuento y que además ha actuado como defensiva y refugio”, consigna. Para la renta variable local la experta recomienda una táctica neutral en el IPSA, donde hacia finales del año proyectan un cierre en torno a 4.200 puntos. “Privilegiamos el sector bancario y eléctrico. En esta línea, nuestra cartera táctica incorpora títulos como AES Gener, Enersis AM, ItauCorp, Sonda, Parque Arauco y Falabella”, destaca.

Dólar: volatilidad se mantendría, pero subiría a $675
La fortaleza del dólar para el segundo semestre dependerá principalmente de los datos económicos locales de EEUU y, en particular, un posible movimiento de la tasa de interés por parte de la Fed. “Una probable alza provocaría una apreciación de la divisa norteamericana a nivel mundial y también en relación al peso chileno. Creemos que el dólar estará más fuerte durante el segundo semestre, llegando a niveles promedio en torno a $675. Descartamos por ahora niveles superiores a los $700”, explica Jorge Moreno, gerente división finanzas del Banco Internacional.
Asimismo, el experto dijo a PULSO que el peso chileno se movió durante este primer semestre unos $77 entre el máximo y el mínimo del año, pero además de eso fue acompañado de una volatilidad promedio diaria de $7, superior a los $5 vistos en 2015. “Este escenario de volatilidad debiera mantenerse, ya que la incertidumbre continuará por un tiempo”, destaca. Asimismo, destaca que si bien esperan un mejor segundo y tercer trimestre en los datos de la economía norteamericana, no será suficiente por sí sola para impulsar la economía mundial. “Y nuevamente nos encontraremos en un escenario de bajas tasas mundiales por un período más prolongado de lo previsto, afectando con esto las paridades de monedas”, consigna.
Renta fija: continúa como activo de refugio
La renta fija observó un buen comportamiento en el primer semestre, actuando como activo de refugio ante la volatilidad de los mercados, demostrando que en esta primera mitad del año la aversión al riesgo por parte de los inversionistas se mantuvo. Y después del Brexit sólo logró consolidar su posición de refugio. Ahora bien, para Sergio Ferro, analista senior research de renta fija de Credicorp Capital, después del buen comportamiento del primer semestre, este segundo tiempo comienza a haber un poco de diferenciaciones en los mercados. “A principio de año buscabas lo más descontado, estabas dispuesto a tomar un poco más de riesgo porque había más margen de error. Ahora toca ser un poco más selectivo porque los spread se han apretado por el buen comportamiento del primer semestre, y ya tienes que empezar a observar los fundamentales micro: resultados de las compañías, expectativas hacia adelante”, consigna. Con todo, destaca sectores como proteínas y celulosa en Brasil por tener una mayor diversificación geográfica, mejores fundamentales y una historia divergente respecto a lo que está pasando en Brasil. Mientras que para otros mercados, se posicionan en títulos con mejores fundamentales, sector bancario en Perú o servicios básicos en Colombia.