Empresas & Mercados

La minería completa tres trimestres seguidos de caídas

Rodrigo Cárdenas 19/05/2016

El sector restó 0,1 punto al PIB en el 1T. El que más aportó fue servicios personales.

El impacto del menor precio del cobre y del consiguiente deterioro de la inversión en el área, se siguió reflejando con fuerza en la actividad del sector minero durante el primer trimestre del año. 

De acuerdo a las cifras del Banco Central, el PIB  (Producto Interno Bruto) de ese rubro tuvo una caída de 1,9% durante los primeros tres meses del año en relación al mismo período de 2015, lo que además le restó una décima porcentual al Producto total de la economía en dicho lapso. Con esto, la minería completó tres bajas trimestrales consecutivas, tras  el registro de -3% en el tercer trimestre del año pasado y de -2,3% en el cuarto. 

Seg ún el BC, la caída del primer cuarto del año se debió principalmente a la minería del cobre, cuyo desempeño a su vez  “respondió a resultados dispares de las distintas empresas que componen el sector. La caída de la producción se asocia a menores leyes del mineral en algunos yacimientos; en tanto, los efectos positivos están vinculados, principalmente, a la operación en régimen de nuevos yacimientos”. 

Por su parte, el sector pesca registró su segunda  contracción trimestral consecutiva durante enero-marzo, retrocediendo 1,9% en relación al mismo lapso de 2015 y no contribuyendo al PIB.

De acuerdo al instituto emisor, dicho resultado estuvo dado por la caída de la acuicultura tras el bloom de algas, ya que la pesca extractiva no registró variación.  

“El desempeño de la acuicultura se sustentó en la disminución de la producción de salmónidos, que se vio afectada por la floración de algas, ocurrida  durante el período, en el sur del país. En forma marginal, incidió el menor cultivo de moluscos y algas”, sostuvo la autoridad. El sector que más se contrajo durante el primer trimestre fue el de restaurantes y hoteles, que cayó 4,5% restando una décima al PIB.

Al alza. Por su parte, los sectores que lideraron tanto en expansión como en su aporte al PIB total fueron servicios personales y agropecuario silvícola. El primero creció 4,3% e impactó con 0,4 punto en el PIB con avance en los servicios de salud, seguidos por educación. En ambos casos, precisó el BC, “predominó la incidencia del componente público sobre el privado”.

El PIB del sector agropecuario silvícola aumentó 4,5% y su incidencia fue de 0,3 punto. La mayor contribución provino de la agricultura y la fruticultura. “La agricultura creció por la mayor producción de hortalizas, destacando las destinadas a consumo fresco y por la producción de cultivos anuales, particularmente cereales -donde destacó el trigo- y legumbres”, detalló el BC.

Incluso por sobre los anteriores, el sector de mayor crecimiento en el primer trimestre fue Electricidad, Gas y Agua (EGA), que aumentó 9,8%, pero cuyo aporte al PIB general fue un poco menor, de 0,2 punto. Tal resultado respondió al mejor desempeño del rubro eléctrico, que “reflejó el mayor valor agregado de la generación, sustentado en el incremento de la hidroelectricidad y de las energías renovables eólica y solar”, explicó el BC.