2235716_500.jpg

Empresas & Mercados

Juan Sutil: "No nos gustaría estar en los pantalones de Lipigas"

María Ignacia Espinosa 04/01/2016

El empresario asegura que la apertura en bolsa sigue en pie para Empresas Sutil, siempre y cuando se den las condiciones. Para eso, indica, es necesario que se corrijan los errores en las reformas planteadas por el Gobierno.

Sentado en su oficina en Providencia, con un fondo con gigantografías de cada uno de sus negocios, Juan Sutil asegura que el 2015 ha sido un buen año para su empresa. Y es que en medio de una economía deprimida, Empresas Sutil presenta crecimiento en practicamente todos sus negocios, varios de ellos a tasas de dos dígitos. 

Para el 2016 el presidente de la compañía agroindustrial espera incluso un mejor año que el que se va y entre sus principales objetivos tendrá concretar su apertura a la bolsa. Esto, siempre y cuando se den las condiciones.

“Si este contexto se mantiene, lo más probable es que vamos a estar en un problema… Y Empresas Sutil tendrá que tener mayor tranquilidad y esperar el momento para poder hacer su apertura”, asegura.

¿Cuál es el balance que hace de Empresas Sutil para 2015?

Debemos reconocer que hemos tenido un buen año. Porque el sector en el que estamos claramente es otro sector económico con un tipo de cambio en el rango de los $700. El 2015 nos ha permitido recobrar la competitividad, nos permite un mucho mejor resultado económico de cada una de nuestras empresas o filiales, y por lo tanto, vemos el año 2015 como muy positivo para nuestra compañía, e incluso mejor que el 2014 que ya fue un año bueno.

¿Y en particular para cada uno de sus negocios?

En el caso particular de Coagra vamos a crecer del orden de un 20% en nuestros resultados. En el caso de Pacific Nut vamos a crecer cerca de un 35%. En el caso de Top Wine Group estamos prácticamente alineados con los resultados del año anterior porque tuvimos que hacer mucha concesión en los precios de los vinos que se exportan a mercados que han sido altamente impactados por las monedas, como por ejemplo Brasil y Rusia, entonces para poder conservar las exportaciones hemos tenido que hacer una disminución de precios importante.

En el caso de Abrantes este año tenemos un salto del orden del 35% en nuestro resultado. Y eso es producto de mayor crecimiento productivo y una expansión más allá de dos dígitos en el crecimiento del consumo de champiñón en Chile. 

Otra de las cosas que han sido relevantes para nosotros es la incorporación en Frutícola Olmúe que en 2015 la vemos con un resultado respecto de 2014 ampliamente positivo, y con una expectativa del 2016 extraordinariamente buena. 

Raya para la suma, en el global nosotros creemos que vamos a tener un crecimiento en nuestro resultado del orden de 15% y en lo particular en algunas compañías van a ser más allá del 30%. Por lo tanto los resultados son positivos.

¿Y 2016?

En el 2016 los grandes desafíos para Empresas Sutil están en consolidar su proceso de apertura a la bolsa que se supone que, sí están dadas las condiciones, nosotros debiéramos materializarlo durante 2016.  El segundo hito importante, es el crecimiento del área congelados a través de Olmué que hoy está entre el segundo y el tercer lugar, y tiene que volver a estar entre el primero y el segundo. El tercero es lograr la integración vertical de la producción de fruta destinada a los congelados, es decir, producir fruta para los congelados. Y finalmente el último hito y el más relevante es tener un año de consolidación de los grandes crecimientos que tuvimos el año 2014 y 2015 donde crecimos en venta, operación, superficie cultivada y desarrollo de mercado.  

¿Y en cuanto al plan de inversiones?

El programa de inversiones debiera quedar stand by, nosotros no podemos seguir haciendo inversiones porque ya las hicimos. Ahora tenemos que ir paso a paso concretando estos desafíos. Como dicen, el avión sube y tiene que planear. El año 2016 es un año más bien de planeo.

Respecto a la apertura en bolsa, ¿les preocupa lo que ocurrió con Lipigas? 

Sin duda lo de Lipigas ha sido una de las más malas noticias del año para el sector económico. En lo que va de este Gobierno se ha ido secando el mercado financiero. Lo de Lipigas fue una prueba de fuego en el sentido de que los inversionistas dijeron: ‘sabes que más, no tenemos interés en un proyecto como el de Lipigas y no tenemos interés hoy día en nuevas aperturas en Chile’. 

Desde el punto de vista de Empresas Sutil probablemente sea una mala noticia, por eso es que yo digo, si están las condiciones adecuadas vamos a insistir en ir al mercado de capitales, porque creemos que es la mejor manera de enfrentar los crecimientos y el desarrollo de la empresa a futuro. Pero si no están dadas las condiciones, a Empresas Sutil no le va a pasar nada y va a tener que esperar la mejor ventana para hacerlo.

Ahora, pienso que si esto se enlaza con el contexto general, con un Gobierno reformista que además ha improvisado. Si ese contexto se mantiene, lo más probable es que vamos a estar en un problema. Y si estamos en un problema porque el ambiente es malo y el timing es malo, Empresas Sutil tendrá que tener mayor tranquilidad y esperar el momento para poder hacer su apertura. No me cabe ninguna duda que si los agentes económicos internos y externos no ven un cambio, este país se va a estancar, por mucho que el dólar esté alto y por mucho que la agricultura siga creciendo puntualmente. Y cuando se estanca el país, se estanca todo. Independiente que hoy día nosotros estemos bailando con la bonita porque exportamos productos que el mundo requiere.

¿Eso los pone en mejor escenario que a Lipigas…? 

Yo creo que nosotros tenemos cambios súper distintos con respecto a Lipigas. Es una empresa que tiene un proyecto muy distinto al nuestro, nosotros operamos en agronegocios. Entonces ¿los inversionistas creen que el futuro de Chile va para allá? Yo creo que sí. Mirándolo así, Empresas Sutil es un proyecto ganador, pero no sacas nada con ser la casa más bonita si el barrio es malo, al final se castiga al barrio. Estamos en la casa más bonita del barrio pero necesitamos que se produzca un equilibrio. 

Lo que sí vamos a hacer es tomar una decisión previa a la que tomó Lipigas. Porque Lipigas tomó su decisión un par de días antes de que había anunciado su IPO, nosotros cuando tomemos la decisión será porque esperamos que sea un proceso exitoso, y no nos gustaría estar en los pantalones de Lipigas de tener que pararlo dos o tres días antes. Esto no es un pecado, es un escenario que hoy no es favorable, pero no porque Lipigas o Empresa Sutil sean un mal proyecto, sino porque el barrio se está desvalorizando en su conjunto. 

Archivos relacionados

Enlaces relacionados