2310539_500.jpg

Jorge Mas y Javier Hurtado, CChC: "Aumentar el número de directores del Fondo daría más estabilidad"

Carla Cabello 04/07/2016

Los líderes gremiales ven con buenos ojos llegar a siete directores para dar más independencia al Fondo de Infraestructura. Proponen que dos integrantes sean nombrados por cada administración y cinco por Alta Dirección Pública.

El fondo es una muy buena iniciativa que permitiría complementar el financiamiento de los proyectos”, es lo primero que señala el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Jorge Mas (JM), cuando se le pregunta por el proyecto de ley que creará el Fondo de Infraestructura. 

El líder gremial, a pesar de ser un férreo defensor de la iniciativa, aún tiene algunas dudas sobre el futuro de la iniciativa legal luego de su paso por el Congreso. Entre las principales inquietudes que plantearán ante la Comisión de Obras Públicas del Senado, instancia en que está radicada la tramitación, están que el Fondo mantenga el equilibrio fiscal, que cuente con un gobierno corporativo independiente de los gobiernos de turno, y también la participación que tenga el Estado en los proyectos que se financien.

“En otros países, el Estado participa a través de esos fondos en un pequeña parte de la concesión, en el Reino Unido participan hasta un 5% en el equity de una sociedad concesionaria, sólo para dar cierta garantía a la sociedad. Acá no se ha fijado aún, todo eso es motivo de discusión en el parlamento”, sostiene Más. 

La mirada es refrendada por Javier Hurtado (JH), gerente de Estudios de la CChC, quien agrega que es clave además contar con un banco de proyectos y que la “visión” del plan de negocios que proponga el directorio sea a diez años. Hoy, el proyecto de ley establece que la futura empresa deberá contar con un plan quinquenal. 

Ustedes han revisado en detalle el proyecto. ¿Qué dudas todavía les genera?

JM: La preocupación nuestra no es el Fondo en sí, sino que dado que el Fondo puede ayudar al financiamiento podría alguna autoridad en algún momento tentarse a reducir el presupuesto regular de financiamiento de obras públicas. 

JH: También hay algunas dudas puntuales que quedan por resolver como el equilibrio financiero, todo el tema fiscal, para que el fondo no afecte las cuentas públicas, porque este es un Fondo de garantía, no es un fondo que necesariamente será invertido en proyectos.

En ese sentido ¿ven riesgos en el modelo que creó el Gobierno?

JM:  Un punto importante es el gobierno corporativo, cómo se conforma y cómo funciona, porque eso es clave del Fondo. Nos preocupa que el gobierno corporativo sea independiente, tipo Banco Central y que además su rol esté claramente definido y que no se meta en competencia en ningún caso con el sector privado. También hemos dicho que se destine una parte del fondo al año en hacer proyectos. Para la Cámara es relevante tener una cartera de proyectos a desarrollar porque sino pasa lo que ha sucedido en el último tiempo, que hay necesidades, fondos, excepto el proyecto. Está la idea pero el proyecto es más que eso. Tener un banco de proyectos es fundamental para darle continuidad y sostenibilidad a las inversiones, es importante que parte de los recursos que se generen vayan a ingeniería. 

¿Qué les parece la idea que la planificación sea quinquenal?

-JH: Estamos de acuerdo con que la visión sea a 10 años y el plan sea a 5 años. Si tú lo estás mirando a 10 años, estás pensando en qué proyectos se deben desarrollar, para efecto que en los siguientes 5 años tengas proyectos.

JM:  En las obras de infraestructura desde que nace la idea de hacer proyectos hasta cuando se decide ejecutarlo y lo terminas, el periodo son 10 años. Son dos gobiernos y medio actualmente. Por lo tanto se requiere tener una visión a ese plazo, cuál va a ser el plan general y después dentro de ese plan original, a 5 años ya tienes que tener más detalle. Está bien que el detalle de obras específicas sea quinquenal pero hay que tener un monto de inversión a mayor plazo. Por ejemplo la idea de Américo Vespucio Oriente nació hace como 6 años y una parte va a partir recién el próximo año. Ahí la ejecución serán unos 4 años, entonces llegas a los 10 años. Cualquier proyecto de cierta envergadura requiere un plazo largo.

¿Cómo resguardar para que no haya choques institucionales entre Concesiones y esta empresa?

-JM: No debiera haber ningún choque porque el actor común es el MOP, y el plan a 5 años será definido por el MOP y aprobado por todas las instancias. Pero está la idea que en vez de tener cinco personas en el directorio, podrían ser siete, para que los elegidos por Alta Dirección Pública pasen a ser cinco y así dar más independencia. 

¿Es necesario entonces aumentar el número de directores dentro de la sociedad?

-JM: Claro. Sería mejor para dar más estabilidad al sistema y para que las obras trasciendan más de dos gobiernos, es conveniente tener un directorio más independiente.

JH: Dos del Gobierno directo frente a cinco directores elegidos por Alta Dirección Pública, limita fuerza.

El proyecto ingresó hace dos meses al Congreso, ¿se está tramitando a paso lento? Usted señaló hace un tiempo que se le debe dar urgencia

-JM:  Hay que darle celeridad en el Parlamento. El tiempo, cuando uno ejecuta las cosas, es relevante. Cuando el ministro plantea que hay que tomarse tiempo necesario para hacer las cosas bien, estamos de acuerdo con eso. Lo que sí, nosotros decimos que hay que tomarse el tiempo para hacer las cosas bien pero oportuno porque cada tiempo que pasa solo aumenta nuestra necesidad.

JH: Hay un tremendo déficit y ese déficit crece por eso es importante hacerlo bien pero en tiempo oportuno.

El proyecto define que las concesiones viales formarán parte de los activos de la empresa, ¿se deberían sumar otro tipo de activos?  

JM: Cuando el Fondo tenga un banco de proyectos importantes y un plan a 10 años se va a poder dimensionar la necesidad de tener un Fondo más grande o más chico. Creo que esta es una etapa inicial donde se incorporarán algunas carreteras que ya están cumpliendo su ciclo y que tienen flujos positivos, pero tenemos también los aeropuertos, puertos y un montón de infraestructura que son del Estado y generan flujos. Que se parta con el vial, puede ser, pero al final todos los activos que generan flujos estarán ahí. 

¿Por qué creemos que a la larga uno debe llegar a eso? porque el país en los últimos 10 años ha invertido 2,5% del PIB en infraestructura y para que no aumente el déficit se debiera aumentar a lo menos un 1%. Pero con eso no se soluciona el déficit. Para poder solucionarlo se debiera invertir por un periodo de 10 años 4,5% del PIB. Por eso estimamos que el Fondo es una muy buena iniciativa y también estimamos que la Dirección de Concesiones podrá manejar esos volúmenes.

Los proyectos que incluya la nueva empresa en su planificación serán visados por el MOP y por Hacienda, ¿cómo se conjugan los criterios de ambos ministerios, uno es gasto responsable, el otro infraestructura necesaria?

JM:  Ambos ministerios deben tener una visión de largo plazo a 10 años. Naturalmente cada uno dará su posición pero esas posiciones tienen que ser totalmente compatibles.

JH: Por mucho que creamos que pueda haber un conflicto puntual en algún proyecto, no es malo. En Inglaterra las decisiones de inversión en infraestructura las toma Hacienda, acá es importante integrarlos porque la billetera fiscal y el crecimiento del país la maneja Hacienda y tiene un visión mucho mejor del panorama que la que pueden tener otros.