Empresas & Mercados

Inversionistas de Rodríguez & Asociados analizan querellarse contra corredoras de bolsa

Bárbara Sifón A. 27/05/2016

Nevasa, Security y Bice serían las tres corredoras con las que operaba la firma R&A, quienes se presentaban como asesores de inversión.

Al parecer, los esquemas piramidales son el escándalo del mercado financiero de este 2016, lo que partió con una denuncia contra AC Inversions y derivó en una investigación por parte del Ministerio Público, hoy ya tiene a al menos tres compañías bajo la lupa pública. A la mencionada se suman Grupo Arcano y Rodríguez & Asociados. Esta última, de hecho, decidió autodenunciarse ante la Fiscalía, en lo que según el persecutor Carlos Gajardo se podría tratar de una estrategia para argüir una menor responsabilidad. De todas formas, en la industria aseguran que habrían más compañías que operan bajo este esquema y que se encuentran en la mira de la Fiscalía.

Sin embargo, en el recientemente conocido caso de Rodríguez & Asociados (R&A) habría un factor diferenciador de sus pares, y es que en esta firma trabajaban con corredoras de bolsa, específicamente tres: Nevasa, Bice y Security. Y ahí es donde los clientes podrían apuntar sus dardos.

De hecho, hay quienes han decidido no querellarse contra R&A, sino que preparar directamente una estrategia legal contra las corredoras involucradas.

Fuentes relacionadas con la situación de la compañía y sus inversionistas -quienes comenzaron a retirar sus inversiones a comienzos de marzo tras estallar el caso de AC Inversions-, detallan que cada intermediaria debió contar con una ficha de los clientes.

“El tema es que el acto de corretaje no es delegable por parte de las corredoras y, por tanto, si Rodríguez & Asociados estaba operando cuentas de clientes en las corredoras, la intermediaria no puede haber delegado en ellos el tema del corretaje, que en este caso eran forwards, porque lo que dice R&A es que ellos sólo asesoraban a sus clientes y en ese caso las intermediarias deberían haber hecho un contrato con cada uno de los clientes y no Rodríguez & Asociados”.

La firma enviaba a sus posibles clientes fichas de fondos en las que no ofrecía invertir en alguno en particular, sino que se pagaba una asesoría a Rodríguez & Asociados Servicios Financieros.

La autodenuncia. El lunes, los dueños de R&A decidieron autodenunciarse ante la Fiscalía, lo que derivó en que el martes el persecutor Carlos Gajardo asumiera la investigación respecto de la firma.

Hasta ahora, según investigaciones preliminares, habrían entre 300 y 400 inversionistas involucrados por un monto cercano a los US$30 millones.

Al respecto, Gajardo indicó que “en la medida que una empresa le comunica a todos sus inversionistas que no hay dinero para pagar, nos parece que en principio eso puede ser constitutivo de una estafa de tipo piramidal, por cuanto no es razonable que una empresa pierda los fondos de todos sus inversionistas”.

Eso sí, puntualizó que R&A se encuentra inscrita ante la SVS, ya que está inscrita como administradora de activos: tiene un fondo privado con seis aportantes.