Empresas & Mercados

Inmobiliarias realizan ajustes y reducen plana administrativa en hasta 34% por desaceleración

Carla Cabello 20/03/2017

La menor actividad económica y una baja en la inversión del país, principalmente en el área de infraestructura y viviendas, siguen pasándole la cuenta al sector.

Una importante caída en los puestos de trabajo en la industria de la construcción se aprecia en los últimos estados financieros reportados por las compañías del rubro. La menor actividad económica y una baja en la inversión a nivel país, principalmente en el área de infraestructura y viviendas, siguen pasándole la cuenta al sector.

Y es que hasta 34% disminuyeron su plana administrativa las principales empresas constructoras e inmobiliarias que reportan sus balances a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) en 2016. Se trata de Salfacorp, Paz, Besalco y Moller y Pérez-Cotapos, y sus respectivas fililales.

En un escenario económico más adverso y un contexto de menores ventas, la mayoría de las firmas redujeron sus líneas de administración. Por ejemplo, SalfaCorp -la principal constructora del país- a nivel consolidado rebajó en 8% la plana de gerentes, profesionales y técnicos en 2016 respecto al año 2015, según información reportada a la Superintendencia de Valores. Y es que si en esta categoría la firma contaba con 1.459 empleados en 2015, la cifra se redujo a 1.332 personas en 2016. Los principales ejecutivos se mantuvieron en 10.

Por negocio, su filial Inmobiliaria Aconcagua registró la mayor disminución en su dotación. A diciembre de 2016 informó que para este segmento los gerentes, profesionales y técnicos eran 157 personas, una fuerte baja si se le compara con 2015, cuando la planilla en esta línea era de 239, correspondiente a una caída de mas de 34%. Mientras que en el área edificación de la compañía -donde opera a través de Novatec y Noval- que presta servicios de construcción de viviendas propias o en asociación con tercero y también desarrolla y comercializa proyectos inmobiliarios para viviendas sociales, rebajó su planta en el segmento administrativo en un 10%.

Desde la industria comentan que en el último año se ha visto una disminución en los gastos de administración de las firmas, dado el actual momentos de desaceleración económica, que explicaría en parte los ajustes de dotación.

Paz, por su parte, rebajó en un 8% la plana de profesionales y técnicos en 2016 respecto al año 2015, pasando de 228 empleados a 210 personas, según datos entregados a la SVS. Mientras que el segmento gerentes y principales ejecutivos pasó de 14 personas en 2015 a 13 en 2016.

Considerando la dotación total, la firma disminuyó de 1.384 empleados en 2015 a 1.295 en 2016, que significó una baja del 6%. En Chile -la compañía también tiene negocios en Perú y Brasil-, redujo su personal en un 10%, de 1.361 trabajadores en 2015 a 1.229 personas a 2016.

La constructora Moller y Pérez-Cotapos informó a la SVS que su dotación total, a nivel consolidado, bajó en 29%. Y es que si la firma contaba con 1.946 empleados en 2015, la cifra se redujo a 1.386 personas en 2016. En Moller y Pérez-Cotapos Ingeniería y Construcción, el número de empleados se recortó en un 34%, de 543 personas en 2015 a 359 en 2016. Mientras que en Moller y Pérez-Cotapos Construcciones Industriales la firma redujo su dotación en un 60%, pasando de 672 trabajadores en 2015 a 271 empleados en 2016.

Según datos entregados por Besalco en su memoria anual, la dotación de personal de la compañía alcanzaba 9.954 personas en 2016, cifra que comprende todos aquellos trabajadores que se encuentran relacionados con la empresa, tanto en forma directa como indirecta, como es el caso de los subcontratistas. En 2015, el número de empleados de la firma alcanzaba 9.337. Es decir, Besalco incrementó su dotación en un 7% en un año. Sin embargo, la plana de ejecutivos se redujo de 51 en 2015, a 48 en 2016.

Cabe señalar que su filial Besalco Inmobiliaria redujo en un año un 54% su número de empleados, pasando de 1.768 trabajadores en 2015 a 807 en 2016, según sus estados financieros. En su filial en Perú, Besco, también realizó ajustes: recortó su personal en un 68%, de 420 empleados en 2015 a 133 en 2016.