1717114_500.jpg

Empresas & Mercados

Humphreys pone clasificación de Gasco en revisión ante propuesta de dividir negocios

PULSO 19/01/2016

La agencia estima que la clasificación de los bonos se reduciría a Categoría A de concretarse el anuncio de los controladores. Sin embargo, se vislumbran también otros escenarios.

La clasificadora de deuda Humphreys puso en revisión la nota de los bonos de Gasco, ante la propuesta de los controladores de dividir sus negocios. 

El plan de los controladores implica dividir los negocios de distribución de gas natural y GLP en dos sociedades. Según la clasificadora, la separación plantea dos escenarios posibles. 

El primero -descrito por la compañía- es que Gasco S.A. sea la continuadora legal y del negocio de gas licuado, por lo que manejaría Gasco GLP, Gasmar, Invergas, Autogasco, Movigas, las colombianas Vidagas y Unigas y Gasco Magallanes. Dicha sociedad pasaría a estar controlada por la familia Pérez Cruz. 

De forma aparte se crearía la sociedad Gasco GN -que sería cotnrolada por Gas Natural Fenosa a través de CGE-, la que concentraría los activos asociados al gas natural.

La separación de los negocios en dos sociedades implicaría que la continuadora legal del negocio de gas licuado (Gasco S.A.) asumirá la responsabilidad del pago de los bonos emitidos por la sociedad dividida y liberaría a Gasco GN de su obligación. De acuerdo con los términos de la escritura de emisión de bonos -citada por Humphreys- tal acción requiere de la aprobación de los bonistas.

Un escenario alternativo es que Gasco GN continuaría con el RUT de Gasco S.A., asumiendo la responsabilidad del pago de bonos, aunque Gasco S.A. mantendría la solidaridad establecida en los actuales contratos de emisión de bono.

En el primer escenario, en donde una de las sociedades, la clasificadora proyecta que los fundamentos actuales de la clasificación de riesgo se debilitarían, lo que conllevaría a una reducción de la clasificación actual de los de bonos Gasco desde “Categoría AA” a “A”.

Según Humphreys, la fortaleza estructural del negocio de Gasco disminuiría, en comparación a la que actualmente exhibe la compañía previa a la división. Lo anterior generaría un debilitamiento de la sociedad continuadora en términos de demanda cautiva y una menor diversificación de las fuentes de ingresos. 

En caso de concretarse el segundo escenario, en tanto la agencia analizaría las consecuencias tras tener mayores antecedentes.