Bitcoin

Empresas & Mercados

Hive pasa de extraer oro a minar bitcoins y asciende 600%

Bloomberg 12/10/2017

Frank Giustra, el canadiense rebelde de la minería que amasó una fortuna construyendo lo que se convertiría en una de las compañías de oro más grandes del mundo, está cavando en busca de otra clase de oro: las monedas virtuales.

La compañía que lo respalda, Hive Blockchain Technologies Inc., con sede en Vancouver, está entre las primeras acciones cotizadas que proporcionan exposición a la minería de las llamadas criptodivisas, el gran manejo de datos necesario para verificar la cadena de bloques y las volátiles monedas que producen como bitcoin y ether.

Hasta ahora, su decisión de cavar para los servidores de datos ha dado sus frutos. Las acciones de Hive se han disparado alrededor de 560%, lo que le da un valor de mercado de 497 millones de dólares canadienses (US$398 millones), desde que asumió la posición en bolsa de Leeta Gold Corp. y comenzó a cotizarse el 18 de septiembre. Después de solo tres días, la compañía recaudó 30 millones de dólares canadienses en una venta deacciones liderada por GMP Securities LP.

“Tenemos mucha suerte de ser los primeros en trasponer el portón”, dijo Harry Pokrandt, presidente ejecutivo de Hive, un ex banquero de inversión de Macquarie Group que compró su primer bitcoin por US$100 en una cafetería de Vancouver desde su iPad. Hablando desde una oficina improvisada junto al Fiore Group de Giustra, que aparece como asesor de Hive, agregó: “Somos una manera única de entrar en el espacio”.

Giustra ayudó a construir la compañía que se convertiría en Goldcorp Inc., luego fundó el estudio de cine Lions Gate Entertainment Corp. Cuenta a Bill Clinton y George Soros entre sus amigos íntimos. Esas conexiones pueden posicionarlo para captar un rincón naciente de las finanzas y navegar por las inciertas aguas reguladoras del bitcoin. Giustra no respondió a una solicitud de entrevista.

Recompensa

La cadena de bloques es la tecnología utilizada para verificar y registrar transacciones en un libro de contabilidad público online. Los “mineros” usan computadoras para resolver complejos problemas matemáticos a fin de verificar las transacciones, y ganan como recompensa una moneda recién emitida, como bitcoin o ether. Hive pagó US$9 millones a Genesis Mining Ltd., constructora de la planta de minería de ether más grande del mundo, yle dio una participación de 30% para adquirir un nuevo centro de datos en Reykjanes, Islandia.

Allí, Hive planea extraer diferentes tipos de criptodivisas, dependiendo de cuáles ofrecen los mejores márgenes, y construir un inventario de monedas con la expectativa de que se apreciarán. Hive dijo que planea comprar un segundo centro de datos Genesis ubicado al lado por US$5 millones y tiene la opción de adquirir más en Islandia y Suecia, países fríos que pueden mantener bajos los costos de energía y refrigeración.

Los inversionistas institucionales han observado en gran medida el desarrollo de bitcoin desde la barrera, desalentados por la dificultad de comprar monedas digitales, su volatilidad y la actividad criminal que el anonimato del mercado puede atraer. Los gobiernos están luchando para regular la industria, y China eliminó todos los intercambios de criptodivisas. Por lo menos otros 13 países están ajustando las reglas. Hive está cotizada en el TSX Venture Exchange, que no es ajena a las acciones volátiles.

Hive puede hacer que la inversión en el mercado sea más fácil, pero “sospecho que la gran mayoría de las cuentas no están contemplando una inversión en divisas virtuales en este momento”, dijo Jeff Klingelhofer, director general de Thornburg Investment Management Inc., con sede en SantaFe, Nuevo México.