Empresas & Mercados

Henry Manzano, de Tata: "Chile corre el riesgo de quedarse atrás en materia de servicios de tecnología de la información"

Carla Cabello 06/01/2016

Afirma que es un impulso muy importante para Chile que se haya lanzado la Agenda Digital y que ahora el desafío es aplicarla. Indica que las empresas deben cumplir un rol clave en el éxito de la agenda y que innovar en tecnología es una obligación.

Henry Manzano comenzó su carrera a fines de la década de los 70 fundando junto a su padre Comicrom, compañía que prestaba servicios de tecnología y externalización de servicios al sector financiero (Business Process Outsourcing). En 2005, su empresa fue adquirida por Tata Consultancy Services (TCS) y por su experiencia se le pidió seguir participando en la instalación de la multinacional India en Chile y en América Latina como ejecutivo. Si bien el CEO de Tata Consultancy Services Latam reconoce que las grandes empresas están avanzando en la adopción de herramientas y soluciones móviles, y afirma que es muy satisfactorio que se haya publicado la Agenda Digital, advierte que el desafío ahora es “apurar el tranco” para su aplicación, pues a su juicio Chile corre el riesgo de quedarse atrás en materia de servicios de tecnologías de la información. “Chile puede tener una capacidad de exportación de servicios que no la estamos explotando. Eso es algo que nos perjudica enormemente y desde el Estado se puede hacer mucho más para impulsar esta visión”, remarca.

¿Cómo ve el nivel de desarrollo alcanzado por las TI en Chile?

Las grandes empresas chilenas, varias de las cuales son nuestros clientes, están subiéndose gradualmente a las tendencias más importantes de la tecnología mundial y están avanzando en la adopción de herramientas y soluciones móviles, de Big Data o de Internet de las cosas. La introducción de cualquier nueva tecnología cuesta, porque es una inversión que requiere de una visión de largo plazo y confianza en que reportarán resultados financieros positivos en algún momento. Una encuesta que hizo nuestra empresa a un número significativo de grandes corporaciones globales muestra que el 80% de quienes aplicaron Internet de las cosas vieron incrementados sus ingresos en promedio 15% y en América Latina, esa alza llegó al 18% en promedio. Con estos casos de éxito, si ya no se están aplicando en Chile estas tecnologías, pronto lo harán. Por lo tanto, hay muchas oportunidades.  

¿Cómo se ve en relación con América Latina?

Chile está entre los países que destaca en introducción de tecnología en América Latina, junto con países como Perú, Colombia y México. Es un impulso muy importante para Chile el que se haya lanzado la Agenda Digital. 

¿Qué industria está más activa?

Hay varias industrias con las cuales trabajamos que están muy activas. Hoy en la banca el desarrollo y soporte TI es vital porque el margen de error que toleran los clientes finales es muy bajo. El retail está demandando soluciones en diversos puntos de su cadena, como el comercio online o la aplicación de inteligencia en la gestión de venta en tienda. Las aerolíneas en Chile y en la región también ven espacios para mejorar la productividad con el desarrollo de tecnología mobile. Por ejemplo, es posible generar un sistema donde todas las instrucciones que requiere la tripulación estén coordinadas en tablets o celulares, reduciendo el peso que significan los manuales físicos a bordo.

¿Dónde ve una carencia?

Es muy satisfactorio que se haya publicado la Agenda Digital, pero ahora tenemos que apurar el tranco para aplicarla. Como país, corremos el riesgo de quedarnos atrás en materia de servicios de Tecnologías de la Información. Nosotros le ofrecemos a nuestro cliente un servicio 24/7, ya que cuando debemos programar o desarrollar una solución, podemos partir en Chile y terminar haciéndolo en la India. Eso significa que exportamos servicios, y Chile puede tener una capacidad de exportación de servicios que no la estamos explotando. Eso es algo que nos perjudica enormemente y desde el Estado se puede hacer mucho más para impulsar esta visión. Hay desafíos que enfrentar para lograrlo, como que es vital manejo del inglés, porque en Chile hay una falencia importante en esta materia. Otro tema relevante es el déficit de jóvenes que estudian carreras TI, fenómeno que nos preocupa y que buscamos revertir con varios proyectos que desarrollamos en conjunto con distintos planteles de educación superior.

¿Qué está haciendo el Estado para aportar al desarrollo tecnológico?

Es muy satisfactorio que la Agenda Digital haya visto la luz y no que estuviera guardada en el cajón. Ahora es el turno de empujar los cambios sectoriales que nos permitan dinamizar la economía y potenciar la innovación. Las empresas debemos cumplir un rol clave en el éxito de la Agenda Digital.

¿En qué se está enfocando la compañía?

Nuestras áreas más fuertes son la financiera, las telecomunicaciones y el retail y estamos entrando en líneas áreas.  Hoy innovar en materia tecnológica es una obligación. No es algo que las compañías chilenas puedan dejar de hacer, porque las firmas chilenas y de América Latina se enfrentan a una fuerte competencia de las empresas globales, que han diseñado procesos constantes de mucha innovación e inversión en tecnología.

¿Qué proyectos nuevos están desarrollando?

La minería es un área de interés que estamos explorando, porque la tecnología puede ayudar a mejorar el rendimiento del mineral que se extrae, y en un contexto de precios más bajos conseguir ganancias de productividad es vital. También hemos comenzado a introducir en América Latina la robótica, asociada a procesos como los financieros. La robótica, aplicada a estos procesos, ha logrado aumentar en 5 puntos porcentuales la rentabilidad de empresas de servicios, por lo que puede ser una alternativa atractiva. Con robótica pasa algo interesante, más que reemplazar puestos de trabajo de las personas, crea nuevas oportunidades laborales, más productivas y mejor remuneradas.

Archivos relacionados