Empresas & Mercados

Ganancias de empresas anotan su menor baja en seis años: caen sólo 1,1% en el semestre

Gabriela Villalobos 08/09/2017

Sin considerar a Codelco, las utilidades de las compañías habrían bajado 5,4%. No obstante, el retroceso continúa siendo el menor desde junio de 2011. CSAV y LATAM presionaron el balance general de las firmas en los primeros seis meses del año.

Codelco se convirtió en el gran salvador durante la última temporada de resultados corporativos. Al cierre de la edición de ayer habían reportado 352 sociedades anónimas, equivalentes al 67% del total de las empresas que deben entregar sus estados financieros al primer semestre a más tardar hasta el 13 de septiembre. Por el momento, el balance general muestra una estabilización. Las ganancias de las compañías cayeron, pero sólo levemente en relación al semestre pasado: al cierre de junio las utilidades suman US$8.074 millones, sólo 1,09% más bajos a lo registrado en igual período del año pasado. Codelco y los principales bancos fueron los principales responsables de haber estabilizado el balance general. Sin considerar las utilidades por $113 mil millones (US$168 millones) de la minera estatal, las utilidades se habrían hundido 5,4%.

Independiente del impacto de Codelco, el balance a junio de este año muestra una mejora en relación a los primeros semestres pasados. Incluso tomando la caída de 5,4% que se hubiese producido descontando a la estatal, el retroceso es el menor desde junio de 2011. Esto, gracias al positivo desempeño de Santander y Banco de Chile, que lideraron el listado de las empresas con las mayores utilidades. Las ganancias de las financieras sumaron US$911 millones, un alza de 12% en relación a igual período del año pasado.

Las pérdidas

Los principales responsables de presionar los resultados a la baja fueron las principales empresas de la industria de transporte: Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) y LATAM. Estas compañías lideran el listado de las compañías con mayores pérdidas. Descontando los resultados de estas empresas, las ganancias de las sociedades anónimas habrían aumentado 6,5%.

Sin embargo, pese a la merma que presentaron tanto Vapores como LATAM, sus resultados dieron algunas señales más optimistas. En el caso de la primera, las pérdidas se dieron por un suceso no recurrente: su dilución en la propiedad de Hapag-Lloyd tras la fusión con UASC. Tras dicha operación, CSAV bajó su participación de 31,4% a 22,6%. Las sinergias -que contabilizó en US$435- no pudieron ser incorporadas en los estados financieras por normativa IFRS, por lo que la compañía arrojó una pérdida por US$199 millones en el primer semestre. Un resultado que triplica su merma en igual período del año pasado. Descontando el efecto contable de la fusión, los servicios operados directamente por CSAV registraron una utilidad antes de impuestos de US$2,8 millones en el período abril-junio, cerrando así cinco trimestres consecutivos de resultados positivos.

LATAM, en cambio, fue golpeado por un viejo conocido: el alza en el precio del petróleo. El aumento en el valor de los combustibles llevó a los costos de la aerolínea a subir 5,5% o $179 millones (US$268 millones) a $2,4 billones (US$3.570 millones). No obstante, los ingresos aumentaron 7,7%, lo que se tradujo en una ganancia operacional de US$48,2 millones y un Ebitdar de US$445 millones, ambas cifras mejores a lo esperado. Además, la empresa informó que llevaría a cabo un agresivo plan de reestructuración de compromisos relacionados con su flota.