MEJILLONES3.JPG

Empresas & Mercados

Francesa Engie estudia entrar al negocio de la calefacción y desarrolla plan piloto en 6 comunas

Francisca O'Ryan 08/05/2018

En conjunto con la ONU, la firma está desarrollando estudios previos en Temuco, Coyhaique, Santiago Centro, Renca, Independencia y Recoleta. El fin, según la firma, es reducir la contaminación vía redes distritales.

La contaminación por el uso de leña húmeda, que se da principalmente en las ciudades del sur del país, ha llevado a diversas entidades y empresas, entre ellas a la francesa Engie, a buscar alternativa de negocio para desarrollar una solución, como parte de un proyecto que lidera la ONU.

Por ello, esta firma está participando en un plan piloto en seis comunas, a través de un estudio de prefactibilidad para crear redes distritales de calor. Este es liderado por la Organización de las Naciones Unidas de Medio Ambiente (Unep), donde Engie es parte y encargada del plan piloto para Chile, que durará todo el 2018.

Las municipalidades que se eligieron son las que tienen un mayor potencial para desarrollar la iniciativa, donde Temuco y Coyhaique lideran en contaminación en América Latina. Además de estas dos, también participan los municipios de Santiago Centro, Renca, Independencia y Recoleta.

El Proyecto

Desde Engie explican que en la fase de estudio consiste en un plan diseñado sólo con los denominados clientes ancla. Estos son edificios municipales, colegios y hospitales, ya que consumen mucho y son más fáciles (en teoría) para que se conecten a las redes distritales.

A pesar de que el proyecto esté enfocado en la viviendas, que son las que contaminan con la leña, la estrategia debe comenzar con grandes instalaciones, ya que si con ellos funciona la iniciativa, será más fácil continuar con los hogares que son más pequeños.

Entonces, desde la energética explican que “el proyecto son distritos térmicos que son instalaciones industriales que hacen la producción de calor y frío. Estas se encuentran en una central térmica que es de biomasa, donde se utilizan pellets para quemar y generar agua caliente, la que se distribuye mediante tubería por debajo de la tierra que llegan los edificios de la ciudad que están conectados”. En el proyecto se centran más en el agua caliente, ya que se está haciendo con comunas del sur y centro. A su vez, explican que son muchas las ventajas, como la tecnológica, ya que se utiliza energías renovables. Otro atributo es lo económico, porque se reducen los costos de operación por tener sólo una central. Además, al centralizarse todo, las emisiones de gases se reducen entre 95% y 99%.

La inversión aún se desconoce, ya que lo importante por ahora hoy es analizar el potencial de las municipalidades, señalan los de Engie. El próximo año debiese ser la licitación y las empresas concursantes son las que van a encargarse de los estudios de inversión.

A diferencia de Europa, donde los subsidios son más accesibles, Chile -si es que se realiza el proyecto- le conviene tener una concesión, según expertos de la energética. El financiamiento sería de los privados y alrededor estarían las municipalidades y gobierno que apoyarían con terrenos disponibles y permisos. “El gobierno está feliz con la iniciativa”, dicen desde la francesa.

Este es un sistema que se expande, donde se puede ir agregando todo el tiempo tuberías. Está planeado partir con los clientes anclas, para luego -a mediano plazo- continuar con las viviendas.