Empresas & Mercados

FNE abre investigación por fusión de navieras y enciende caso colusión de traslado de autos

Leonardo Cárdenas 21/04/2017

La indagatoria de la Fiscalía por la concentración de tres firmas japonesas en el mercado de contenedores pone presión a las mismas navieras que están siendo investigadas en el TDLC, por coordinación en mercado de car carry, situación que han negado.

La semana pasada la Fiscalía Nacional Económica (FNE) hizo pública una investigación que podría tener consecuencias insospechadas para los representantes legales de las grandes navieras acusadas de colusión en el mercado del transporte de vehículos motorizados o “car carry”.

Se trata de una indagatoria que surge en el marco de las obligaciones de la FNE frente a las repercusiones en materia de libre competencia que tendría el plan de las tres mayores navieras japonesas respecto a crear un joint venture que se dedique al traslado de contenedores. Esto luego que las empresas Nippon Yusen Kabushiki Kaisha (NYK); Mitsui O.S.K. Lines (MOL) y Kawasaki Kisen Kaisha (KLine) anunciaran en noviembre del año pasado que integrarán sus operaciones de contenedores para crear la sexta mayor flota del mundo. La unión de las firmas se traduciría en ventas anuales consolidadas por US$19.000 millones y una flota de 256 buques. Las tres niponas son representadas -para concretar la operación en Chile- por el estudio FerradaNehme.

Conocedores del caso sostienen que es la mayor fusión de la historia y, por lo mismo, sus efectos son mirados con atención por órganos antimonopolio a nivel internacional. Si bien en varias jurisdicciones se ha aprobado la unión de ellas, el regulador en Japón aún no da su visto bueno.

Asimismo, la incidencia de esta fusión encendería otro caso donde están involucradas también las tres navieras que pretenden concretar la operación, además de CCNI, Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV), K-Line y EUKOR. Se trata de la investigación por colusión en el traslado de autos que se investiga desde enero de 2015 en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC). Cercanos ven que el inicio de una nueva investigación de la FNE viene en un mal momento, pues ahora el persecutor podrá decir que efectivamente las empresas que solicitan autorización para fusionar su operación de contenedores en Chile, sí mantienen conversaciones sobre el mercado abiertamente, añadiendo otro ingrediente a la supuesta coordinación.

Cabe recordar que en 2012 la Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) -ligada al Grupo Luksic- solicitó a la FNE acogerse al programa de delación compensada en este caso; mientras que las japonesas MOL, KLine y NYK, han negado la colusión en el mercado de car carry.

De hecho, un alto ejecutivo de la industria sostuvo a este medio que la operación de fusión podría significar un cambio importante en el juicio de colusión y el mercado. ¿La razón? La indagatoria de la FNE podría complicar la defensa de las navieras acusadas de coordinarse en el traslado de vehículos.

Otra fuente consultada señaló que el requerimiento de la FNE sólo abarca conductas hasta el año 2012; sin embargo, la entidad antimonopolio podría presentar los antecedentes de la fusión al caso que se tramita en el TDLC.

Por lo mismo, para representantes de las navieras japonesas, la indagatoria en el mercado de contenedores vendrá a reordenar la estrategia legal frente a la arremetida de la Fiscalía Económica.

De todas formas, existen fuentes que desestiman el impacto. Esto -afirman- puesto que la concentración en la industria naviera mundial es una tendencia que ha surgido con fuerza durante los últimos años. Además, dicen que el sector no funcionaría sin acuerdos que permitan la operación.

Más allá de lo anterior, al hacer pública su indagatoria sobre la fusión, la FNE no entregó mayores luces sobre su actuar a futuro. Sólo se limitó a señalar que corresponde dictar una resolución de apertura de investigación, de acuerdo a la Guía para el Análisis de Operaciones de Concentración publicado en el mes de octubre de 2012.

La flota en total movilizará 1.4 millones de TEUs y si bien su entrada en vigencia está contemplada para el 1 de julio de 2017, el inicio de las operaciones se concretaría el 1 de abril del próximo año.

A nivel mundial, MOL mantiene una partición de 31%, Mientras que NYK y K-Line poseen un 38% y 31%, respectivamente.