Empresas & Mercados

Ex director de Ryanair dice que Argentina es la última oportunidad genial para aerolíneas

Bloomberg 17/07/2017

Los cielos de la Argentina hacen que los veteranos de la industria de las líneas aéreas estén preparando sus aviones.

El extenso territorio del país y una población de trabajadores jóvenes en Buenos Aires con vínculos con pueblos natales lejanos son dos de los atractivos. Súmese esto a un Gobierno dispuesto a abrir mercados prácticamente sin explotar -actualmente atendidos casi exclusivamente por la estatal Aerolíneas Argentinas SA – y el potencial es enorme.

Es a esto a lo que apuesta Michael Cawley. El ex director de operaciones de Ryanair Holdings PLC ve similitudes entre la Argentina de hoy y la Polonia de principios de los 2000, países con poblaciones comparables donde predominan las altas tarifas y una competencia limitada. Después del ingreso de las aerolíneas de bajo coste, los viajes aéreos en Polonia se triplicaron.

“Argentina probablemente sea el último país del mundo donde hay una oportunidad increíble”, dijo Cawley, en la actualidad inversor de Cartesian Capital Partners. “Los indicadores de Argentina muestran una oportunidad incomparable, mucho mejor que la que Ryanair encontró en Europa”.

Cartesian acaba de invertir US$75 millones en Flybondi, fundada el año pasado en Buenos Aires y presidida por el ex ejecutivo de Wizz Air Holdings Plc, Michael Powell. Tanto Powell como Cawley son inversores en el fondo de capital riesgo de US$2.600 millones que está abordando este mercado que acaba de abrirse. Y no es sólo la Argentina: toda la región está llena de oportunidades, como lo demuestra la llegada de ocho compañías de descuento, incluidas Viva Air Perú -respaldada por Declan Ryan, cofundador de Ryanair- y JetSMART en Chile.

Aumento del número de pasajeros

Flybondi obtuvo el derecho de operar 85 rutas en el segundo país de Sudamérica por tamaño y espera comenzar con 12 este año. La compañía pretende ofrecer tarifas por un tercio de lo que cobran sus rivales -el equivalente a un billete de autobús- y espera quedarse con el 20 por ciento del mercado dentro de cinco años. Su flota estará compuesta por 30 Boeing 737-800 de pasillo único de hasta 189 asientos.

Todavía hay numerosas dificultades. Muchas líneas aéreas nuevas han fracasado, incluso en países con menos inestabilidad económica y política que la Argentina. MSCI Inc. dijo el mes pasado que aún no estaba convencida de que las reformas implementadas por el presidente Mauricio Macri fueran lo suficientemente sólidas. Pero los inversores sostienen que la voluntad política del Gobierno de abrir el mercado es un elemento positivo importante.

“El nuevo Gobierno está en pañales”, dijo Cawley. “Si el Gobierno frena la inflación en un año, estará bien encaminado para demostrar su método”.

Flybondi espera que los pasajeros en Argentina se cuadrupliquen hasta los 80 millones en 10 años. En el vecino Brasil los viajes aéreos aumentaron a más del triple en 13 años después de que se flexibilizaran las restricciones tarifarias. En México, el número de viajeros se incrementó 60 por ciento en 11 años después de la llegada de las aerolíneas de bajo coste.

Ese tipo de ventaja es lo que impulsa las líneas de descuento, dijo Stephen Trent de Citigroup Inc.

“Entienden las oportunidades lo suficientemente bien como para que no una ni dos de ellas sino ocho estén lanzando el servicio en estos mercados”, dijo Trent por teléfono.