2269314_500.jpg

Empresas & Mercados

El modelo que impulsa Canarias para frenar a Airbnb

Cinco Días 23/05/2016

Los legisladores del archipiélago formularon un decreto que exige una medida mínima de camas, tener en la vivienda una batidora, sábanas, toallas en cantidad suficiente para los usuarios, plancha y tabla de planchar, entre otros.

¿Cómo detener en seco la expansión de plataformas de oferta turística como Airbnb? Esa fue la pregunta que se hicieron los legisladores de una de las zonas turísticas españolas por excelencia: Canarias. 

La pregunta no es nueva. Probablemente es lo mismo que se han cuestionado los taxistas con la llegada de fenómenos como Uber y Cabify a Chile. El objetivo de los parlamentarios españoles, en este caso, era impedir que la creciente proliferación de viviendas y departamentos turísticos influyera fuertemente en los resultados de las grandes corporaciones hoteleras del archipiélago.

¿Y como lo hicieron? Según el dictamen de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) -el equivalente de la Fiscalía Nacional Económica en Chile (FNE)-, los legisladores comenzaron a diseñar una batería de medidas tendentes a hacer imposible la rentabilidad de esas viviendas. De hecho la CNMC, según desveló la semana pasada decidió impugnar por considerar que “ninguna de las restricciones está justificada desde la óptica del interés general”.

El decreto impulsado por los legisladores, duramente criticado por la CNMC, procede a regular una serie innumerable de requisitos “que carecen de justificación” según el vigilante de la competencia en España. 

Con todo, el texto legal canario exige, para autorizar la explotación de una vivienda como turística, una medida mínima de camas (individuales o dobles) y solo esas, tener en la vivienda una batidora, sábanas, toallas en cantidad suficiente para los usuarios, plancha y tabla de planchar, por citar sólo algunos ejemplos-

Además exige que dispongan de un servicio de atención telefónica, cumpla con un sistema de declaración responsable y la inscripción en un registro ad-hoc.