Empresas & Mercados

Efecto MSCI impulsa plaza bursátil china a máximo de más de un año

Javiera Donoso 22/06/2017

El último rebalanceo del índice de mercados emergentes llevó al CSI 300 a su mayor valor desde enero de 2016.

Luego de la decisión de la firma internacional MSCI de incluir las acciones A de la bolsa china -las que transan en la bolsa de Shangai-, el mercado del gigante asiático celebró durante la sesión de ayer. Al cierre de la jornada, el indicador CSI 300, referencial que incluye las principales 300 compañías que transan en las plazas bursátiles de Shangai y Shenzhen, saltó un 1,17% hasta los 3.587,96 puntos, ubicándose en su nivel más alto desde principios de enero de 2016. Por su parte, el indicador compuesto de Shangai se elevó un moderado 0,52% que lo llevó hasta las 3.156,21 unidades.

Pero a pesar del entusiasmo que se generó en la sesión de ayer en la bolsa, Wang Xinling tiene sus dudas. Desde Beijing, la research manager de China Policy dijo que la inclusión de las acciones de China continental al índice MSCI “tiene más un impacto emocional que real”.

La inclusión de los títulos, para la especialista, se trata principalmente de una victoria moral. “Como el gobierno chino ha hecho tanto lobby por la incorporación al indicador, el reconocimiento de MSCI es significativo para la moral doméstica”, señaló.

Esto se debe, explicó, a que el impacto real que tendrá en el mercado será limitado, dada la baja ponderación de los títulos A dentro del índice de mercados emergentes: un 0,73%.

En esa línea, China Policy anticipa que esta medida producirá un influjo de capital extranjero de en torno a US$10.000 millones en el momento de la inclusión -en mayo del próximo año- y otra oleada de US$50.000 por parte de administradoras de fondos activas.

El beneficio que esto reportará a las valorizaciones de los sectores de la rueda continental será desigual. Como los papeles incorporados en el indicador MSCI son primordialmente acciones de alta capitalización bursátil (large cap), los sectores que se verán más impulsados serán el financiero, el industrial y el de los títulos ligados a bienes de consumo, señaló la consultora. Esta inclusión también podría beneficiar a la bolsa de Hong Kong, que opera con más apertura que su contraparte continental.

Si bien la rueda del territorio chino especial marcó ayer su segunda sesión consecutiva a la baja con una depreciación de 0,57%, retrocediendo hasta los 25.694,58 enteros, fue precisamente la expectativa del ingreso de los títulos A chinos al MSCI lo que llevó al Hang Seng a alcanzar recientemente el nivel de los 26.000 puntos por primera vez desde 2015.

Según comentó desde el territorio de ultramar el analista Dominic Cho, de la consultora GreySpark, fue la toma de posiciones en ETF de acciones A listadas en el Hang Seng lo que lo elevó durante este mes.

“Hay acciones H (que transan en Hong Kong) que están transando con un descuento frente a los títulos A, lo que significa que existe una oportunidad de arbitraje” con la inclusión en el MSCI, lo que significaría un flujo hacia ese mercado, indicó.