2296520_500.jpg

Empresas & Mercados

EEUU aplica primer cambio a etiquetado de alimentos. Será menos rígido que el chileno

S. Errázuriz y F.Guerrero 25/05/2016

El viernes la FDA y la Casa Blanca anunciaron los primeros cambios a la información nutricional en 20 años. La nueva ley de etiquetado en Chile, que exige la incorporación de señalética en los productos, difiere mucho de la de EEUU, que sólo refuerza la información de la tabla nutricional.

El valor nutricional de los alimentos que consumimos preocupa especialmente a los países que enfrentan problemas de obesidad de su población. Ese es el caso de Chile y de EEUU. Por eso ambas naciones emprendieron cambios en los etiquetados, aunque las modificaciones implementadas distan mucho entre sí.

La semana pasada la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, su sigla en inglés) y la Casa Blanca hicieron públicos los primeros cambios a la información nutricional de los alimentos en Estados Unidos, desde que se estableció el etiquetado en 1993. “No se trata de decirle a la gente lo que deben comer”, aclaró el comisionado de la FDA, Robert Califf, sino de “asegurarse de que saben lo que están comiendo y que tienen el conocimiento para tomar decisiones más saludables”.

La nueva normativa, que debe estar implementada a partir de julio de 2018 para las grandes empresas y un año más tarde entre los fabricantes con menos de US$10 millones en ventas anuales, fue cuestionada en un comienzo, pero ahora tiene el respaldo de la industria. 

Leon Bruner, director de la oficina de ciencias de la Asociación de Fabricantes de Alimentos (GMA su siglas en inglés), aseguró  que “esta actualización es oportuna, ya que las dietas, los patrones de alimentación y preferencias de los consumidores han cambiado dramáticamente”, agregando que “la GMA comparte el compromiso de la FDA para mejorar las regulaciones de etiquetado nutricional”. 

Aunque la etiqueta se mantiene, se aplican modificaciones tipográficas para destacar las calorías, porciones por envase y el tamaño de la porción. Además, los fabricantes deberán declarar la cantidad real y el porcentaje del aporte diario de vitamina D, calcio, hierro y potasio. 

La etiqueta también explicará mejor lo que significa “porcentaje de valor diario”. Al final aparecerá un mensaje que dice “El %VD (valor diario) indica la cantidad de nutrientes en una porción de alimento contribuye a una dieta diaria”. Sumado a lo anterior, se indicará que “2.000 calorías al día es utilizado como consejo general de nutrición”.

Por otra parte, se sumará las “azúcares añadidas”, en gramos y como porcentaje del valor diario. La FDA explicó está precisión obedece a que “es difícil satisfacer las necesidades de nutrientes sin salirse de los límites de calorías si se consume más de un 10% de calorías diarias totales en azúcares adicionales”.

Finalmente, se aplicará una actualización del tamaño de las porciones y de los requisitos de etiquetado para ciertos tamaños de envases, de modo que los paquetes que contengan una o dos porciones tendrán una etiqueta nutritiva como si se tratara de una porción, porque las personas suelen consumirla en una sola vez.

Reforzamiento a la tabla nutricional. A diferencia de Chile, la nueva Ley de Etiquetado de Estados Unidos no incluye una señalética de advertencia, sino que refuerza la tabla nutricional que ya tenían. Los cambios apuntan a destacar ciertos datos nutricionales que se encuentran en la tabla y que son importantes de considerar a la hora de consumir un alimento. Así, el sistema de etiquetado se mejora y perfecciona sin la necesidad de agregar otro sistema paralelo a la tabla.

Porciones versus gramos. Se mantienen ciertos conceptos que han demostrado ser eficaces a la hora de informar. Así, por ejemplo, la información nutricional que es presentada en la tabla sigue siendo equivalente a una porción. Incluso agrandan el tamaño de la letra de la porción, cuántas porciones contienen los distintos envases e incluyen la medida casera para una mayor comprensión del consumidor. En cambio, en Chile las nuevas señaléticas representan 100 gramos. Según fuentes de la industria, la ley de etiquetado chilena debería informar por porción, que es lo que realmente una persona come. La razón que esgrimen es que es muy difícil encontrar alimentos en donde la porción sea justo de 100 gramos, siendo esta una cifra  muy alta y poco representativa que sólo distorsiona el análisis. Es así como en este caso, se estaría deformando el aporte nutricional que realmente tiene cada porción, impidiendo que el consumidor pueda ver las diferencias entre los distintos productos. 

Datos adicionales. También se aumenta el tamaño de la letra donde se explica cuántas calorías tiene cada porción y agregan información extra que muestra el porcentaje de azúcar añadida, dato que aún no es integrado en los envases chilenos. Además de la tabla nutricional, Chile también contempla cuatro señaléticas que hacen alusión a los altos índices que tienen los productos de calorías, grasa saturada, sodio y azúcares, sin hacer una distinción entre el azúcar total y añadida. 

Valor diario. La nueva Ley de Etiquetado en Estados Unidos confirma que mantener el valor diario de calorías es una buena alternativa para que los consumidores sepan cómo alimentarse y moderar sus porciones al día hasta cumplir con la cuota recomendada. Según fuentes de la industria, esta información les permite a las personas ver hasta cuándo o cuánto pueden comer para cuidarse. Como la legislación chilena no obliga a agregar este concepto en la tabla nutricional, la industria creó la guía diaria de alimentación, sistema que es integrado en los paquetes y aporta la cantidad de calorías que tiene una porción del producto y el porcentaje que esto representa en el valor diario de referencia.  

Foco educativo. El punto que más destacan desde el sector alimentario es que la ley estadounidense no tiene una connotación negativa, por el contrario tiene un enfoque educativo que busca enseñarle a la población qué están consumiendo. En cambio, aseguran que en Chile esta nueva normativa asusta a las personas, presentando a los alimentos como un peligro inminente que hay que evitar.  

Interrogantes. Desde el sector afirman que la nueva ley de etiquetado que entra en vigencia el próximo 27 de junio, plantea una serie de dudas que aún no son resueltas, a diferencia de la de Estados Unidos que despliega la información nutricional de mejor manera, aportando todo tipo de datos, explicando lo que estos significan y destacando lo más importante. Fuentes de la industria aseguran que las nuevas señaléticas no permiten comparar entre los distintos productos, dado que no entregan una escala al respecto, sino que sólo determinan qué es alto en grasas, sodio, azúcar o calorías.