Salmones

Empresas & Mercados

Declaran emergencia en Aysén por nuevo brote de algas y salmoneros ven alza de precios

Catalina Iturriaga 13/02/2018

Luego de que el mercado se recuperara del bloom de 2016, dos tipos de plantas nocivas -detectadas entre la X y XII región- amenazan con afectar las cosechas.

Este iba a ser un gran año para los salmoneros: los precios se mantendrían estables, la demanda parecía creciente y el bloom de algas experimentado en 2016 se veía como un recuerdo lejano. Sin embargo, un nuevo brote de algas nocivas amenaza con matar cosechas enteras. Es por esta razón, que ayer el Ministerio de Economía declaró estado de emergencia en la Región de Aysén. De este modo, se prohibió el traslado de especies acuáticas desde y hacia la zona.

Según comentaron desde la industria, entre la X y XII Región se detectaron dos tipos de algas nocivas. La primera, denominada Alexandrium Catenella, que brotó hace un par de semanas y por la cual se declaró el estado de emergencia. La segunda, llamada Karenia Mikimotoi, sería una alga más compleja y recién fue encontrada el pasado fin de semana. Sin embargo, ya había sido encontrada en cultivos en Chile a fines de la década de los ‘90, momento en el que este brote liquidó el 25% de las cosechas de dos centros de cultivos.

Por ello, desde el sector advierten que la alerta por esta nueva planta se extenderá a más regiones dentro de los próximos días.

Según consignó el ministerio en el Diario Oficial, a la fecha se ha detectado la presencia de la primer microalga en 30 centros de cultivos en la Región de Aysén. “Conviene tener presente que las floraciones de algas pueden provocar mortalidades masivas repentinas de peces de cultivo, por diferentes mecanismos, que van de la obstrucción mecánica de las branquias a efectos tóxicos según la especie, pudiendo generar también bajas de la concentración de oxígeno como la ocurrida el recién pasado 13 de enero”, detalló la cartera, la que agregó que este último evento provocó la muerte de 140 toneladas de salmónidos.

La segunda microalga, en tanto, estaría provocando pérdidas por 3.000 toneladas en la industria, avaluadas en US$15,5 millones. Sólo Invermar notificó ayer que sus pérdidas eran del orden de 1.600 toneladas, lo que sería equivalente en una primera instancia cercanas a los US$8,25 millones.

Aumento de valor

Desde la industria comentan que las muertes en los cultivos podrían impulsar los precios del producto. Ello, producto del aumento de gastos que están realizando algunos centros para poder salvar la mayor parte de su producción de salmones. A esta situación se suma la alta demanda de este producto en estas fechas de parte de Estados Unidos.

Ambas algas afloran justo cuando el precio del salmón mostraba una tendencia a la baja. El valor por kilo de salmón de exportación cerró 2017 con un promedio de US$8,9 según cifras de Index Salmón, con un peak de US$12,84 en marzo.

Según comentan salmoneros, los efectos en los precios tardarían en evidenciarse debido a los extendidos tiempo de producción y cosecha.

Industria llama a la calma

En medio del nuevo brote de algas, el presidente del gremio Salmón Chile, Arturo Clemente, aseguró que están analizando la situación. “Estamos preocupados, pero tenemos que ver cómo se va desarrollando esta situación más adelante”, dijo Clemente. “No se pueden descartar más eventos en el futuro, pero afirmamos que no es igual al 2016”, agregó el dirigente gremial.

Según Clement, actualmente los números de cultivos afectados no serían significativos, teniendo en consideración que la biomasa actual de cosecha sería de 600.000 toneladas anuales.

Sin embargo, desde el sector afirmaron que la situación aún no se encuentra controlada y que el brote de alga Karenia podría expandirse. Con ello, aumentarían las cifras de mortalidad.

Según señalaron, tanto Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Senapesca) como Salmón Chile, ambas entidades se encuentran monitoreando las zonas más conflictivas. Mientras, otros actores de la industria están trabajando en terreno, retirando los salmones afectados para evitar mayores riesgos de contagio.