2240637_500.jpg

Empresas & Mercados

Daragh Maher de HSBC: "El dólar se debilitará contra las monedas del G10 y se apreciará frente a las emergentes"

Francisca Guerrero 14/01/2016

La volatilidad que hemos visto durante las primeras semanas del año en China no serían un factor disruptivo mayor para el mercado de monedas global, según el estratega de divisas en Nueva York de HSBC, Daragh Maher, quien mantiene sus perspectivas para este año en el Dollar Index, con un debilitamiento de entre 5% y 10%, y para el peso chileno, que cerraría el 2016 en $710.

¿Le preocupa la volatilidad que hemos visto en el mercado de divisas chino a principios de este año?

Esto es parte de una transición mayor en china, en la cual se pasa de un mercado de divisas altamente controlado a uno en el que el mercado tendrá más influencia. La volatilidad tiene que ver con ese proceso y con que los mercados se están adaptando a esa idea. De todas maneras, cabe destacar que la debilidad en el renminbi todavía es bastante modesta en relación a lo que hemos visto en otros mercados emergentes, además en las últimas jornadas la divisa se estabilizó, descartando la idea de que las autoridades estén buscando debilitar el yuan para estimular su economía.

La depreciación que hemos visto es un reflejo de la realidad del flujo de capitales que está experimentado China y de un asunto estacional. Siempre en esta época hay salidas del renminbi.

Si es algo estacional, ¿por qué los mercados reaccionaron con tanto pánico esta y la semana pasada?

Lo cierto es que no tenemos claro qué está arrastrando a qué. Vimos debilidad en el mercado de acciones chino, al mismo tiempo que el dólar/reminbi estaba subiendo. Lo importante es lo que pasará de ahora en adelante en China y lo cierto es que ya vemos que se estabilizó el mercado de divisas y que el de acciones está relativamente estable.

¿Qué le parece la postura del banco central chino?

Las autoridades chinas están gestionando la transición y aceptan que una alta volatilidad formará parte del proceso. Pero ellos no dejarán que las cosas escalen a un desequilibrio mayor y que se genere un desorden en medio de estos cambios.

Su forma de control en estos momentos ha sido mediante la fijación de un nivel para el yuan. También, como leemos en la prensa, a menudo aplican intervenciones directas en los mercados, lo que tiene sentido, aunque no tengamos cómo comprobarlo. En definitiva, hay una combinación de estrategias, de las que también forma parte la comunicacional, porque han sido enfáticos al señalar que no están buscando un debilitamiento del yuan. Todo esto está ayudando a la estabilidad de la moneda.

¿Cuál es su perspectiva para el yuan este año?

El dólar/renminbi irá subiendo lentamente. La mayor debilidad se verá en la primera parte del año. Para 2016 las perspectivas apuntan a 6,70 yuanes por dólar. 

Considerando lo ocurrido en China las primeras semanas del año y el factor Fed, ¿qué movimientos veremos en el dólar?

El impacto de China ha sido más bien ambiguo. El dólar se está fortaleciendo contra la canasta de las monedas emergentes, pero se está debilitando frente a otras monedas fuertes como el yen japonés. Por otra parte, la historia de la Fed también se verá afectada por lo que pasa en China, que podría llegar a retrasar una nuevo alza en la tasa y modificar el número de incrementos planificados en el año. Esto también podría presionar negativamente al dólar, pero no de manera significativa.

Así, mantenemos nuestra perspectiva de que el dólar se debilitará este año contra las monedas del G10, pero se apreciará frente a la mayoría de las divisas de los mercados emergentes. El dollar index se debilitará entre 5% y 10% este año.

¿Cómo exactamente la volatilidad en China afectará el plan de la Fed?

Eso dependerá de cuánto se piense que puede durar. Si la volatilidad persiste, entonces también lo hará el nerviosismo, lo cual será considerado por la Fed. La percepción de sus funcionarios, de acuerdo a lo que hemos escuchado estos días, es que los mercados están sobre reaccionando frente a los que sucede en China. Además, el foco de las autoridades en EEUU todavía está en lo que sucede a nivel local, más que a nivel global. 

No obstante, lo que vimos en septiembre pasado da cuenta de que a veces sí pesa lo que está ocurriendo en el mundo. Por lo tanto, es probable que la Fed vuelva a considerar lo que ocurre en los mercados chinos.

En este marco, ¿qué espera para el peso chileno?

La debilidad del tipo de cambio obedece a la debilidad en el precio del cobre y esa relación de mantendrá. Ahora vemos que el precio del metal rojo está en torno a los US$2 la libra, un nivel psicológicamente complicado, lo que juega en contra del peso chileno. Pero el mercado ha sido muy eficiente ajustando el tipo de cambio en función de los movimientos en el cobre, por lo tanto, si tenemos una recuperación espontánea en el metal, por ejemplo si los números de china mejoran en el curso del año, entonces el peso chileno se vería fortalecido. Pero esto también aplica en el sentido contrario, si se debilita más el cobre también lo hará la moneda. Hasta el momento, nuestra perspectiva para el peso chileno es de $710 para el final de este año. 

¿Podría ser más compleja la situación para el real?

Ha sido la moneda más estable en las últimas semanas, lo que resulta un tanto sorprendente porque suele ser de las más sensibles a los problemas de los mercados globales. Parte de eso, es porque el Congreso está en receso legislativo, lo que ha frenado el ruido político que se escuchó con fuerza durante el año pasado. Por lo tanto, la situación podría cambiar en febrero.

Archivos relacionados