2106077_500.JPG

Empresas & Mercados

Cuatro formas para ganar dinero con el alza del petróleo

Cinco Días 25/05/2016

El petróleo sube un 75% desde mínimos y hasta Goldman Sachs, el último gran pesimista, cambió de opinión. Esto puede suponer toda una oportunidad de rentabilidad para los inversores. ¿Cómo moverse en un mercado tan volátil?

El petróleo sube un 75% desde mínimos: hasta Goldman Sachs, el último gran pesimista, se rindió ante la evidencia del mercado. Con las variaciones propias del valor volátil que ha tomado el que alguna vez fue refugio de los inversores, el crudo mantiene su paso firme y semana tras semana escala posiciones que pueden suponer toda una oportunidad de rentabilidad para los inversores. 

Una vez que se detecta el proyecto, elegir el vehículo a través del cual se realizará la inversión es una de las decisiones más importantes. Las diferencias son notables, de hasta un 700%, según los cálculos facilitados por los expertos. El riesgo, eso sí, es también muy diferente, por lo que permite al inversor definir su estrategia conforme a la volatilidad que está dispuesto a asumir.

1. Petroleras. Son la promesa de mayor rentabilidad, especialmente las que sólo están dedicadas a la producción (upstream) que son, asimismo, las que más han sufrido a lo largo de este periodo de crudo barato.

El primer lugar donde hay que mirar este negocio es en Estados Unidos: allí la posibilidad de invertir en petroleras de pura producción justifica para muchos gestores el riesgo de divisas que entraña el dólar. De entre ellas, destaca Apache, que cotiza ahora a casi US$59  por acción tras haber tocado mínimos en los US$34 por título. En las últimas fases correctivas, Apache ha alcanzado una revalorización de hasta el 388% frente al 341% que anotó el crudo.

Para los más arriesgados, también existe la opción de invertir en Denbury Resources, una petrolera que registraba un precio de US$34 por acción en 2007 y ahora cotiza en torno a US$4 el título. Atendiendo a las grandes caídas pasadas del precio del petróleo, Denbury llegó a revalorizarse un 990% frente al 388% que se impulsó el oro negro.

“Lo que es fundamental es que estas empresas no tienen vencimientos de deuda próximos, que es algo que puede comprometer a muchas de las petroleras estadounidenses ahora que los precios del crudo están tan bajos”, señala Félix González, director general de la empresa española de asesoramiento financiero Capitalia Familiar, que avala ambas compañías.

2. Futuros. El petróleo suele comprarse en dos mercado de futuros: la plataforma ICE (Intercontinental Exchange), donde se negocian los contratos del barril de petróleo Brent y el Nymex. En este último se compra el crudo de elección en Estados Unidos, el West Texas.

En ambos casos, el contrato es de 1.000 barriles. Cada punto de movimiento equivale a US$1.000. Esta fórmula para apostar por el alza o caída del petróleo no es práctica para los pequeños inversores, debido a las dificultades para acceder a esos mercados y al importe mínimo de inversión.

Pero existe un hermano pequeño de ese futuro: el mini futuro del petróleo. Ligado a la evolución del West Texas y con un subyacente de 500 barriles cada 0,01 puntos son US$5. La liquidación, a diferencia de los futuros grandes, se realizará siempre por diferencias. Es decir, no hay posibilidad de entrega física del petróleo. La garantía para poder operar es de US$1.870.

3. CFD. Los contratos por diferencias (CFD, por sus siglas en inglés) son otra de las fórmulas para apostar por el petróleo. En este caso, es un derivado OTC (es decir, no cotiza en ningún mercado organizado), si bien está ligado al precio de cotización del petróleo del ICE o del Nymex. Casi todos los proveedores de CFD ofrecen la posibilidad de apostar a favor o en contra del precio del petróleo con este producto.

Los CFD, al igual que el resto de derivados, conllevan siempre el efecto del apalancamiento. Con US$1.115 en la cuenta pueden llegar a apostarse US$11.150. Algunos de los proveedores que proporcionan CFD ligados al crudo son IG o el portugués Dif Broker.

Este último explica así la operativa: la compra de 100 CFD a US$59,9 por barril implica una inversión por US$5.990, pero tan sólo debe dejarse una garantía del 20% de ese importe; es decir, de US$1.198. En caso de que el barril suba hasta US$62,20, la inversión habría subido a US$6.220 y el cierre de la operación conllevaría un beneficio de US$230.

4. Fondos de inversión. Desde la empresa de asesoramiento financiero Capitalia Familiar señalan el ETF (fondo cotizado) iShares Oil & Gas & Exploration, “con el que se puede construir una posición diversificada” en varias compañías petroleras.

Este instrumento tiene entre sus principales posiciones compañías como Conoco Phillips, EOG Resources, Canadian Natural Resources, Pioneer Natural Resources, Anadarko Petroleum Corporation, CNOOC, Apache Corporation Woodside Petroleum, Noble Energy y Concho Resources, entre otras. 

Desde los mínimos que tocó el 20 de enero, cuando el petróleo marcó sus mínimos desde noviembre de 2003 por debajo de los US$28 por barril Brent, el iShares Oil & Gas & Exploration se dispara más de un 50%.

Además de este ETF, también existen fondos de inversión clásicos de gestión activa que apuestan por compañías petroleras que se comportan bien en lo que va de ejercicio. Entre los extranjeros, destacan el Schroder International Selection Global Energy, el Franklin Natural Resources, el Invesco Energy Fund y el Lombard Odier Global Energy con rentabilidades que superan el 8% en lo que va de año, según el ranking elaborado por Morningstar.