2309235_500.jpg

Corredoras cuestionadas por operaciones de fin de año se desmarcan de intención de clientes

Maximiliano Villena 30/06/2016

El pasado viernes 24 de junio el directorio de la Bolsa de Comercio de Santiago votó la recomendación del Comité de Buenas Prácticas de absolver a las intermediarias.

Que las órdenes no fueron simultáneas y las condiciones de liquidación fueron distintas, realizadas en algunos casos por operadores externos, qué están prescritas y, sobre todo, que las corredoras no están en condiciones de conocer la intención de los clientes. Se trata de las principales líneas argumentales de las defensas que presentaron las intermediarias de Penta, Security, MBI, Nevasa, Credicorp, BTG Pactual y LarrainVial, ante la formulación de cargos realizada a fines del año pasado por el Comité de Buenas Prácticas de la Bolsa por las llamadas operaciones de fin de año.

El pasado 7 de junio la instancia recomendó al directorio de la Bolsa de Comercio de Santiago absolver a las mencionadas comisionistas debido a que las transacciones no cumplen con las características técnicas para ser sancionadas bajo el punto 7:I.1 de la Sección B del Manual de Acciones de la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS), el cual castiga el aumento artificial del volumen de transacciones.

Por ello, las siete intermediarias a fines de 2015 presentaron sus descargos en los que, entre otros puntos respecto del cómo se ejecutaron las órdenes y su liquidación, también aludieron a que no cometieron infracción al punto 7:I.1 de la Sección B del Manual de Acciones de la Bolsa de Comercio de Santiago, porque no existió una orden de compra y venta sobre una misma acción, por igual número de unidades y las mismas condiciones de precio y liquidación; porque las órdenes no fueron dadas por un mismo cliente de forma simultánea.

Eso sí, Penta, ante la consulta del Comité, acompañó certificados de los clientes en cuestión que acreditan que la sociedades de estos usuarios “no pagó patente municipal durante los ejercicios 2010 y 2011”.

Por su parte, LarrainVial -que hizo operaciones entre 2009 y 2014- dijo que “resulta improcedente que la formulación de cargos haga responsable a LarrainVial de la intención con que cada uno de los clientes compradores en las operaciones de fin de año realizó tales operaciones”, pues “no es posible hacer responsable al intermediario de la intención particular con que un cliente actúa, la cual se encuentra dentro de su fuero interno. Se trata, además, de información que el corredor no puede solicitar, por cuanto podría instar a obtener información privilegiada”.

A ello, agregó que las transacciones “se habrían efectuado con conocimiento y aprobación de la Bolsa. Explica que mediante carta de fecha 22 de diciembre de 2011 dirigida a la gerencia general de la Bolsa, habría realizado consultas relativas a las operaciones que realizó el 30 de diciembre de 2011 y 2 de enero de 2012, las cuales habrían sido respondidas mediante carta del 28 de diciembre de 2011. Sobre esta base afirma que la bolsa conocía y no veía inconvenientes en la realización de las operaciones bursátiles en comento, pues no le comunicó que se tratase de operaciones prohibidas”.

BTG Pactual, en tanto, aludió que “aún cuando la motivación que se atribuye a un tercero (los clientes) no es oponible ni imputable a BTG, aún cuando no se ha aportado evidencia alguna que permita a lo menos presumir dicha finalidad, la formulación de cargos, igualmente, sobre una mera opinión, suposición o sospecha, construye una presunción de ilicitud contra BTG”.

Credicorp indicó que “no le corresponde a la corredora ejercer un rol fiscalizador respecto de la finalidad de las operaciones, más allá de lo que exige la normativa”.