cmpc 111

Empresas & Mercados

CMPC evalúa construir una nueva planta en Brasil

PULSO 19/12/2017

La principal dificultad para lograrlo, según la firma, es la revisión que se está haciendo a la ley que prohibe la adquisición de tierras por parte de extranjeros en Brasil.

El gerente general de CMPC, Hernán Rodríguez, de visita en Brasil, reconoció el interés de la compañía por instalar en ese país una segunda planta de celulosa que se una a la que ya tiene en Guaiba.

La segunda unidad se ubicaría en Río Grande do Sul. Así lo reportaron varios medios brasileños que participaron en un encuentro con los principales ejecutivos de la compañía y que se realizó en la ciudad de Porto Alegre.

No obstante, explicó que la principal dificultad para lograrlo es la revisión que se está haciendo a la ley que prohibe la adquisición de tierras por parte de extranjeros en Brasil. Según Rodríguez, “siempre escuchamos las buenas intenciones, entendemos que hay plazos legislativos a cumplir, pero esa buena intención hemos estado escuchando desde hace mucho tiempo”.

De acuerdo al ejecutivo, la compañía necesitaría hasta 150 mil hectáreas de bosques plantados para tener una nueva unidad. Cerca de 300 mil hectáreas de tierras serían precisas para llevar adelante el plan. La ubicación de la nueva unidad sería el sur de Rio Grande do Sul, pero la firma no descarta otras regiones del país.

Además, Rodríguez manifestó que la planta de Guaíba – la cual presentó problemas en una de sus calderas durante este año – no tiene condiciones de ser ampliada nuevamente. Esta unidad va a cerrar el año con una producción de 1,1 millón de toneladas. El valor es inferior al total de 1,8 millones de toneladas, capacidad máxima de la planta. La caída de la producción se debió a la paralización de la unidad durante cinco meses, en función de problemas en la caldera de recuperación de la línea dos.

Cabe recordar que la compañía estaba negociando con Mapfre el pago del valor del seguro estimado en 200 millones de dólares, pero la aseguradora informó que el contrato no cubre ni la reparación de la caldera ni la reposición de los valores de las ventas interrumpidas por tres meses.