1741017_500.jpg

Empresas & Mercados

Chino confiesa en televisión estafa piramidal de US$800 millones que afectaría a 25.000 personas

AFP 16/05/2016

Xu Qin, el "gerente" de una serie de firmas reunidas bajo la sociedad Zhongjin Asset Management -con sede en Shanghai-, fue detenido la semana pasada en el aeropuerto de esta ciudad, desde donde pretendía volar a Italia.

El presunto jefe de una estafa piramidal de  unos US$800 millones reconoció su crimen en una “confesión” televisada,  y vivía en un lujoso apartamento con pavos reales y fuentes, según imágenes de  televisión. 

Xu Qin, presentado como el “gerente” de una serie de firmas reunidas bajo  el paraguas de la sociedad Zhongjin Asset Management, con sede en Shanghai, fue  detenido la semana pasada en el aeropuerto de esta ciudad, desde donde  pretendía volar a Italia. 

Además de Xu, 34 responsables y empleados fueron inculpados la semana  pasada al hilo de este fraude financiero, indicó el fin de semana la televisión  estatal Dragon TV, de Shanghai. 

Zhongjin y las empresas asociadas captaron “ilegalmente” cerca de 40.000  millones de yuanes de unos 25.000 inversores, y actualmente deben unos 5.200  millones de yuanes (US$800 millones) a más de la mitad de ellos,  explicó el canal televisivo. 

“Era el modelo perfecto de una estafa piramidal de tipo Ponzi”, dijo Xu Qin  en su “confesión” televisada difundida el domingo. 

La firma “pagaba los intereses de los primeros inversores con el dinero de  los que llegaban luego”, explicó el hombre, de 35 años. 

Una parte de los fondos captados fue desviada en beneficio propio. Unos 500  millones de yuanes fueron invertidos en lujosas propiedades inmobiliarias y  automóviles, indicó Dragon TV. 

Xu y su esposa arrendaban en Shanghai un apartamento de 1.200 m2, en el que  instalaron fuentes en el salón y donde criaban pavos reales, indicaba este  lunes el diario oficial Jiefang Ribao. 

Las estafas de este tipo no son tan excepcionales en China, y suelen causar  numerosas víctimas entre los ahorristas que buscan rendimientos superiores a  los ofrecidos por los bancos. 

En febrero, las autoridades chinas detuvieron a 21 directivos de una  empresa acusada de haber estafado a unas 900.000 personas, haciéndoles perder  un total de más de 50.000 millones de yuanes (unos US$7.600 millones),  uno de los mayores fraudes jamás descubiertos en el país. 

La “confesión televisada” de Xu forman parte de una práctica bien rodada en  China, donde la televisión suele difundir “confesiones” de sospechosos antes de  su proceso, una práctica enérgicamente denunciada por los defensores de los  derechos humanos.